Típico: exportamos a los que no crecen

La Argentina padece una deficiencia estructural en materia de inserción comercial externa. Las exportaciones cayeron pr razones exógenes y también endógenas.

Las exportaciones de bienes en el último ejercicio anual (2015) fueron casi US$ 27.000 millones menores que las del año récord de 2011 (de alrededor de US$ 84.000 millones en 2011 se pasó a unos 57.000 millones en 2015).

Es cierto que las exportaciones han descendido por razones exógenas (caída del comercio mundial, descenso de precios en mercados internacionales, problemas económicos en Brasil, devaluaciones en buena parte de los mercados de destino, etc.). Y también que el comercio mundial medido en dólares ha descendido el año pasado.

Pero Argentina a la vez exhibe inconvenientes endógenos. Así lo explica Marcelo Elizondo, director general de la consultora DNI.

Una manera de entenderlo es descubrir que, aunque el comercio mundial cayó en 2015, ese descenso -medido en dólares generados por movimientos comerciales transfronterizos (según la OMC)- fue de 13,5% pero la razón de ese descenso está esencialmente en la baja de los precios internacionales porque si se descuenta el efecto de los menores precios, el comercio mundial (sólo medido en volúmenes físicos despachados) continuó su alza y se incrementó en 2,8% comparado con 2014). Mientras tanto la Argentina exhibe caída de exportaciones medidas en precios (16% el año pasado) y en volúmenes (1% el año pasado y ya 10%el anterior).

Esto se demuestra en que según la OMC, la evolución de las exportaciones mundiales -medidas en dólares generados- entre el inicio de la década, en 2010, y el año 2015, fue positiva: 5.5%. Mientras, la de Argentina es muy negativa: -16,7%. Lo que produce una pérdida de participación relativa de Argentina en el comercio global.

En efecto, mientras Argentina representaba en 2010 -al inicio de la década- el 0,46% del total de las exportaciones mundiales (participación porcentual que se mantenía sin grandes cambios desde hacía varios años), comenzó en ese tiempo un debilitamiento de esa participación, hasta llegar al resultado de 2015, en el que la baja de las exportaciones de nuestro país y los resultados del comercio mundial pusieron a esa participación en un mínimo ratio de apenas 0,35% de total global.
 

Del mismo modo, puede observarse que mientras hace diez años, en 2005, las exportaciones argentinas representaban 6,9% del total de Latinoamérica y el Caribe, y en 2008 llegaron a representar 7,95% del total del continente; luego y desde 2010 en adelante, Argentina fue perdiendo relevancia relativa en el total y cayó en incidencia porcentual año a año, hasta llegar especialmente en 2015 a una participación de apenas 6,6 % del total, la peor de toda la serie -decenio-.

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades