Pedirán a Griesa el embargo de exportaciones argentinas

Tres estudios de abogados estadounidenses que representan a los tenedores de bonos argentinos en default están elaborando el borrador de una presentación formal ante el juez, solicitando el embargo de las exportaciones argentinas a ese país.

12 febrero, 2004

Los estudios, entre los que está el que asesora al fondo
“buitre” del magnate Kenneth Dart, trabajan en conjunto para idear
un marco legal que les abra la posibilidad de quedarse con las
retenciones que le corresponden al Estado argentino por las
exportaciones a Estados Unidos.
En tanto, el gobierno argentino envió una nota
al Departamento de Estado norteamericano en la que expresó su
“enérgica protesta” y urgió a la administración de George Bush a
tomar las “medidas pertinentes” para evitar “nuevas violaciones a
las normas vigentes”.

El documento que recibirá Thomas Griesa de parte de los abogados de
los acreedores está basado en los casos de intento de embargos a
exportaciones que cayeron sobre Perú, en 1998, y Nicaragua, un año
después, según se señaló.

La idea de los abogados es que se imponga el embargo cuando la
empresa importadora realiza el pago al exportador, con la excusa
de que una parte corresponde al Estado Argentino.

Los representantes legales de los fondos creen que si esos pagos se realizan a través de bancos estadounidenses no existiría ningún tipo de inconvenientes, mientras que si interviene alguna sucursal en Argentina, la medida se complicaría. Por ese motivo, intentarán que el juez Griesa expida una orden para que cualquier entidad bancaria de Estados Unidos o sucursal, deba informar antes de cursar una operación de comercio exterior con la Argentina.

La estretegia de Deveboise & Plimpton, el “bufet” de abogados
que representa a Dart, Gleason & Koats y Dreier LLP, ambos de
menor rango y abogados de bonistas particulares, es lograr ahora
embargos sobre cantidades importantes, a diferencia de las
inhibiciones “simbólicas” de propiedades en Washington y Maryland
dispuestas en los últimos días por pedido de otro fondo “buitre”.

El pedido de embargo a los exportaciones podría ser la vía más
factible de las tres que barajan desde diciembre de 2003 los
abogados de esos fondos, y que en los próximos días podrían
presentar ante la Justicia de Estados Unidos.

Antes de inclinarse por las retenciones que le corresponden al
Estado por exportaciones, los abogados evaluaron solicitar el
embargo a los pagos realizados al Fondo Monetario Internacional,
algo poco probable, ya que ese organismo goza de la condición de
“acreedor privilegiado”.

La otra alternativa era la cancelación de bonos, también
descartada porque actualmente la única deuda importante en bonos
que el país paga regularmente son los Boden y sus tenedores están
mayoritariamente en Argentina.

De todos modos, se cree que es poco probable que los acreedores
estadounidenses logren que la Justicia de ese país falle en favor
de los embargos a las exportaciones.

Los estudios, entre los que está el que asesora al fondo
“buitre” del magnate Kenneth Dart, trabajan en conjunto para idear
un marco legal que les abra la posibilidad de quedarse con las
retenciones que le corresponden al Estado argentino por las
exportaciones a Estados Unidos.
En tanto, el gobierno argentino envió una nota
al Departamento de Estado norteamericano en la que expresó su
“enérgica protesta” y urgió a la administración de George Bush a
tomar las “medidas pertinentes” para evitar “nuevas violaciones a
las normas vigentes”.

El documento que recibirá Thomas Griesa de parte de los abogados de
los acreedores está basado en los casos de intento de embargos a
exportaciones que cayeron sobre Perú, en 1998, y Nicaragua, un año
después, según se señaló.

La idea de los abogados es que se imponga el embargo cuando la
empresa importadora realiza el pago al exportador, con la excusa
de que una parte corresponde al Estado Argentino.

Los representantes legales de los fondos creen que si esos pagos se realizan a través de bancos estadounidenses no existiría ningún tipo de inconvenientes, mientras que si interviene alguna sucursal en Argentina, la medida se complicaría. Por ese motivo, intentarán que el juez Griesa expida una orden para que cualquier entidad bancaria de Estados Unidos o sucursal, deba informar antes de cursar una operación de comercio exterior con la Argentina.

La estretegia de Deveboise & Plimpton, el “bufet” de abogados
que representa a Dart, Gleason & Koats y Dreier LLP, ambos de
menor rango y abogados de bonistas particulares, es lograr ahora
embargos sobre cantidades importantes, a diferencia de las
inhibiciones “simbólicas” de propiedades en Washington y Maryland
dispuestas en los últimos días por pedido de otro fondo “buitre”.

El pedido de embargo a los exportaciones podría ser la vía más
factible de las tres que barajan desde diciembre de 2003 los
abogados de esos fondos, y que en los próximos días podrían
presentar ante la Justicia de Estados Unidos.

Antes de inclinarse por las retenciones que le corresponden al
Estado por exportaciones, los abogados evaluaron solicitar el
embargo a los pagos realizados al Fondo Monetario Internacional,
algo poco probable, ya que ese organismo goza de la condición de
“acreedor privilegiado”.

La otra alternativa era la cancelación de bonos, también
descartada porque actualmente la única deuda importante en bonos
que el país paga regularmente son los Boden y sus tenedores están
mayoritariamente en Argentina.

De todos modos, se cree que es poco probable que los acreedores
estadounidenses logren que la Justicia de ese país falle en favor
de los embargos a las exportaciones.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades