Medio Oriente: tratan de poner fin a la violencia

Luego de que el ejército israelí bombardeara la franja de Gaza, el Gobierno exige que los palestinos finalicen con sus ataques, mientras la ANP pone como condición que se reanuden las negociaciones.

(EFE).- Israelíes y palestinos han mantenido varias reuniones en los últimos días para intentar poner fin a la violencia, que continúa en Gaza y Cisjordania, pero ni siquiera se ponen de acuerdo sobre el objetivo del encuentro mantenido hoy (miércoles 4) o de los que celebrarán de ahora en adelante.

El primer encuentro reunió en Atenas al jefe de la diplomacia israelí, Simón Peres; los ministros palestinos de Planificación y Cooperación Internacional, Nabil Shaat, y de Gobernación Local, Saeb Erekat, además de con el responsable de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, el español Javier Solana.

Después de la entrevista, Peres declaró a la prensa israelí que analizó con los dos ministros palestinos las formas de poner fin a la violencia, mientras que representantes de la ANP aseguraron que la entrevista giró en torno a asuntos políticos y la reanudación de las negociaciones.

Por su parte, Solana dijo que “estamos tratando la actual situación, en un intento de detectar las vías de romper la peligrosa espiral de violencia”.

En opinión del responsable europeo, “ahora el objetivo es ver las formas de mejorar las condiciones en materia de seguridad y económicas, con la esperanza de que se reabra el camino hacia las negociaciones”.

La reunión de Atenas se celebró apenas 12 horas después de que el Ejército israelí bombardeara por tierra y aire la franja de Gaza, causando heridas a al menos 70 palestinos.

El bombardeo se efectuó en respuesta a un ataque de milicianos palestinos contra un asentamiento judío de la franja de Gaza, a media tarde de ayer martes, en el que resultó herido de gravedad un bebé israelí de 15 meses, su madre y una tercera persona.

También hoy la Oficina del Primer Ministro de Israel confirmó hoy que Omri Sharón, hijo del jefe del Ejecutivo, Ariel Sharón, se entrevistó recientemente con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yaser Arafat, en otro intento de frenar la violencia.

Además, el jefe máximo de los Servicios Generales de Seguridad de Israel (el secreto “Shin Bet” o “Shabak”, según las siglas en hebreo), Avi Dichter, y su homólogo palestino, Amin al-Hindi, se reunirán esta noche para tratar de reanudar la cooperación en materia de seguridad.

Estas reuniones son las primeras que se celebran desde que Sharón, líder del partido de derechas Likud, asumió el poder, hace casi un mes.

Sin embargo, israelíes y palestinos no rompen el círculo vicioso en el que han entrado, tanto en lo que respecta a la reanudación de la cooperación en materia de seguridad como de las negociaciones.

Los israelíes exigen que los palestinos pongan fin a la violencia de inmediato y sin condiciones, a lo que se niega la ANP.

Por su parte, los palestinos condicionan el fin de la violencia a que Israel reanude las negociaciones desde el punto en el que se interrumpieron, cuando en ese país gobernaba el primer ministro laborista Ehud Barak, lo que Sharón rechaza tajantemente.

La ANP también exige que Israel cumpla los acuerdos firmados hasta ahora y que ponga fin a los asentamientos judíos en Gaza y Cisjordania, donde los palestinos aspiran a establecer su futuro Estado independiente, con capital en Jerusalén oriental.

En todo caso, varios miembros ultranacionalistas del Gobierno israelí denuncian que el primer ministro “ha comenzado a negociar con los palestinos mientras éstos siguen en armas, exactamente como hacía Barak”.

Además, anunciaron que pedirán explicaciones al primer ministro sobre las reuniones celebradas, tanto públicas como secretas.

(EFE).- Israelíes y palestinos han mantenido varias reuniones en los últimos días para intentar poner fin a la violencia, que continúa en Gaza y Cisjordania, pero ni siquiera se ponen de acuerdo sobre el objetivo del encuentro mantenido hoy (miércoles 4) o de los que celebrarán de ahora en adelante.

El primer encuentro reunió en Atenas al jefe de la diplomacia israelí, Simón Peres; los ministros palestinos de Planificación y Cooperación Internacional, Nabil Shaat, y de Gobernación Local, Saeb Erekat, además de con el responsable de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, el español Javier Solana.

Después de la entrevista, Peres declaró a la prensa israelí que analizó con los dos ministros palestinos las formas de poner fin a la violencia, mientras que representantes de la ANP aseguraron que la entrevista giró en torno a asuntos políticos y la reanudación de las negociaciones.

Por su parte, Solana dijo que “estamos tratando la actual situación, en un intento de detectar las vías de romper la peligrosa espiral de violencia”.

En opinión del responsable europeo, “ahora el objetivo es ver las formas de mejorar las condiciones en materia de seguridad y económicas, con la esperanza de que se reabra el camino hacia las negociaciones”.

La reunión de Atenas se celebró apenas 12 horas después de que el Ejército israelí bombardeara por tierra y aire la franja de Gaza, causando heridas a al menos 70 palestinos.

El bombardeo se efectuó en respuesta a un ataque de milicianos palestinos contra un asentamiento judío de la franja de Gaza, a media tarde de ayer martes, en el que resultó herido de gravedad un bebé israelí de 15 meses, su madre y una tercera persona.

También hoy la Oficina del Primer Ministro de Israel confirmó hoy que Omri Sharón, hijo del jefe del Ejecutivo, Ariel Sharón, se entrevistó recientemente con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yaser Arafat, en otro intento de frenar la violencia.

Además, el jefe máximo de los Servicios Generales de Seguridad de Israel (el secreto “Shin Bet” o “Shabak”, según las siglas en hebreo), Avi Dichter, y su homólogo palestino, Amin al-Hindi, se reunirán esta noche para tratar de reanudar la cooperación en materia de seguridad.

Estas reuniones son las primeras que se celebran desde que Sharón, líder del partido de derechas Likud, asumió el poder, hace casi un mes.

Sin embargo, israelíes y palestinos no rompen el círculo vicioso en el que han entrado, tanto en lo que respecta a la reanudación de la cooperación en materia de seguridad como de las negociaciones.

Los israelíes exigen que los palestinos pongan fin a la violencia de inmediato y sin condiciones, a lo que se niega la ANP.

Por su parte, los palestinos condicionan el fin de la violencia a que Israel reanude las negociaciones desde el punto en el que se interrumpieron, cuando en ese país gobernaba el primer ministro laborista Ehud Barak, lo que Sharón rechaza tajantemente.

La ANP también exige que Israel cumpla los acuerdos firmados hasta ahora y que ponga fin a los asentamientos judíos en Gaza y Cisjordania, donde los palestinos aspiran a establecer su futuro Estado independiente, con capital en Jerusalén oriental.

En todo caso, varios miembros ultranacionalistas del Gobierno israelí denuncian que el primer ministro “ha comenzado a negociar con los palestinos mientras éstos siguen en armas, exactamente como hacía Barak”.

Además, anunciaron que pedirán explicaciones al primer ministro sobre las reuniones celebradas, tanto públicas como secretas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades