Fuerte recorte importador de países de América del Sur

Las importaciones en el mundo crecerán modestamente en 2015, pero en nuestra región descenderán, según avizora la OMC en las previsiones más moderadas y analiza el informe "DNI" Nro 120.

Las exportaciones argentinas a América del Sur y Central rondan el 36% del total en el primer semestre pasado. A Sudamérica, la Argentina exporta el 33,69% del total.

 

Pero ocurre que si se consideran sólo las industriales, Argentina envía a América del Sur dos tercios del total (66% en el primer semestre del año, aun con la caída de las compras de estos mercados). Sólo a América del Sur, Argentina exporta el 62,38% del total de manufacturas industriales, señala Marcelo Elizondo, director general de Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

 

En ningún otro rubro (primarios, alimentos elaborados, grasas y aceites, energía o servicios) tiene nuestra propia región una tan alta incidencia (concentración) en nuestras exportaciones.

 

Brasil y Argentina son los dos países de Latinoamérica con mayor dependencia de la propia región en las exportaciones de mayor contenido tecnológico: el 43% de las exportaciones argentinas de contenido tecnológico medio y alto se dirige a Sudamérica, mientras el porcentaje es de 30% en Colombia, 28% en Chile, 15% en Ecuador o 12% en Perú.

 

Un caso especial es el de las ventas a Brasil (se estima que su PBI caiga 2% este año) que no solo es el principal destino de nuestras exportaciones en general, sino que absorbe casi la mitad de todas las exportaciones industriales argentinas (Brasil es el vigesimoquinto principal importador en el mundo, importa 1,2% del total mundial y el año pasado sufrió un descenso de sus compras desde el exterior de 7%).

 

Nuestro gran vecino del norte padece recesión, un profundo ajuste cambiario y un periodo de inquietudes políticas.

 

Como consecuencia de la incidencia de Brasil, la Argentina exporta al Mercosur (aun en tiempos de debilidad de la demanda del bloque) más de la mitad del total de sus exportaciones industriales (52%).

 

La región, pues, padece desaceleración de la economía, devaluaciones, caída de su comercio exterior (además del descenso de sus importaciones, la OMC previó que las exportaciones de América del Sur y Central tampoco crezcan este año), y reducciones en sus ingresos de capitales.

 

Aunque debe decirse, por su parte, que, además de las razones exógenas descriptas, las exportaciones industriales argentinas padecen serias dificultades endógenas (evidenciadas en los efectos de la brecha cambiaria, inflación de costos, restricciones en el acceso a insumos importados, etc.).

 

Exportaciones industriales en descenso

 

Las manufacturas de origen industrial (MOI) representaron 32% de las exportaciones argentinas en el primer semestre del corriente año (9.533 millones de dólares). Y en este medio año ya muestran una caída de 18% comparándolas con el mismo lapso del año anterior (se deben resaltar los descensos de exportaciones -MOI- de metales comunes y sus manufacturas, caucho y sus derivados, máquinas y aparatos, y productos de la industria automotriz).

 

Las caídas referidas de exportaciones de bienes industriales en el semestre son especialmente motivadas por descensos en los volúmenes despachados, amén de la caída (adicional) de los precios (los volúmenes despachados descienden 16%; y además los precios de las MOI han caído 2%, lo que explica la baja total del 18%).

 

Medidas en volúmenes, las exportaciones de productos primarios crecen en el mismo lapso 23%, y las de productos manufacturados de origen agropecuario aumentan 2% (en ambos casos, la caída de precios es de un porcentaje algo mayor, y eso lleva a un resultado total de descensos en estas ventas).

 

Así, en los despachos de productos industriales el descenso se produce tras la suma de menores volúmenes y menores precios,a diferencia de lo que ocurre con las exportaciones de origen agropecuario (caída de precios, pero alzas en los volúmenes).

 

La concentración en destinos de nuestras exportaciones industriales es una consecuencia de problemas de competitividad de la industria argentina, dado que el comercio global está compuesto esencialmente de productos industriales.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades