Crisis en Italia pone en riesgo a la eurozona

El empate técnico entre la centro izquierda y centro derecha, amaos en contra de las medidas de austeridad impulsadas por Alemania para salvar a la eurozona de la crisis, podría erosionar los frágiles lazos que hoy unen a los países de la Unión Europea y prolongar la recesión.

27 febrero, 2013

Después de tres años de medidas de austeridad y recortes en el gasto público impulsadas por Alemania para salvar a la eurozona, los resultados de las elecciones generales en Italia parecen demostrar que todo ha sido en vano. El virtual empate entre las dos fuerzas de centro – el partido Democrático de centro izquierda, por un lado, y el de centro derecha liderado por el ex Premier Silvio Berlusconi- indica que los italianos podrán estar divididos ideológicamente pero algo tienen claro: no quieren el recorte en el gasto público ni el aumento en los impuestos que impulsó el gobierno de tecnócratas de Mario Monti.

Lo cierto es que después de seis meses de relativa estabilidad este rechazo podría significar, para la eurozona, una verdadera catástrofe. Para Italia también: la recesión en ese país, que ya lleva dos años, podría alargarse aún más. Ayer los mercados cayeron 7% en Milán y hubo rebotes en Alemania, Francia y Gran Bretaña, que también cayeron.

Aunque Pier Luigi Bersani, líder del partido Democrático, se llevó la mayoría de los votos todavía es incierto si logrará o no formar gobierno teniendo en cuenta que Silvio Berlusconi sorprendió en la cámara alta y el ex comediante Beppe Grillo dio el batacazo haciéndose con 25% de los votos.

A pesar del veredicto popular en Bruselas y en Berlín siguen insistiendo en que Italia deberá adaptarse al camino de la austeridad. Francia, sin embargo, comentó que se debe escuchar a la voluntad popular y usaron los resultados de las elecciones para impulsar su propio programa político que implica relajar las medidas de austeridad en Europa.

Bersani, por lo pronto, tiene una tarea difícil: tratar de tentar a Grillo para formar una coalición de izquierda y así gobernar Italia más allá de la recesión. El eslogan del Movimiento 5 estrellas, el partido de Grillo, hace que este cometido resulte difícil de alcanzar: “que se vayan todos”. “Hasta ahora Grillo solo dice “que se vayan todos”. Pero ahora son parte del proceso. Así que o se van a sus casas también o hacen lo suyo para ayudar a los desfavorecidos de este paísâ€, dijo Bersani. Grillo contestó diciendo que una coalición está fuera de sus planes pero que podrían apoyar al gobierno, estudiando las leyes caso por caso. Por lo pronto, descarta una alianza política con Silvio Berlusconi.

Mientras tanto, en Berlín están un poco agitados. Angela Merkel quiere ser Canciller por tercera vez en septiembre pero su plataforma de relativa calma en la eurozona está siendo puesta a prueba por los italianos. La Comisión Europea cree que es crucial que el próximo presidente italiano siga con las medidas de austeridad de Monti, más allá de cualquier ideología. El apoyo de Francia para relajar estas medidas podría tener repercusiones inciertas en el resto de Europa, especialmente en economías frágiles como la española.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades