Microsoft afronta ahora una coalición mundial de empresas

Firmas de computación, telecomunicaciones y electrónica presionan a la Comisión Europea para que actúe contra Microsoft. Arguyen intentos supuestamente ilegales para restringir la competencia en algunas franjas.

12 febrero, 2003

En lo que parece la apertura de un nuevo frente regulatorio o, al menos, una formidable
coalición contra la empresa de Bill Gates, el grupo elevó una protesta
en forma confidencial al terminar enero. Recién esta semana ha tenido difusión,
coincidiendo con gestiones de abogados de Microsoft para llegar a arreglos en
torno de demandas anteriores por restricciones a la competencia.

Esta vez, convergen las propias autoridades reguladoras con empresas que se
sientes afectadas. Nuevamente, la clave es el sistema operativo Windows y las
nuevas modificaciones que podría verse obligada a efectuar Microsoft,
tras las realizadas en 2002. La queja fue suscripta por la Communications &
Computer Industry Association (CCIA), un "lobby" que abarca, entre
otras, a Nokia -primera fabricante mundial de celulares-, Ericsson (igual en
equipos telefónicos), Eastman Kodak, Fujitsu, dos grandes rivales de
Gates -Sun Microsystems, Oracle-, AOL Time Warner y NTT Communications.

La ofensiva se enfoca en la supuesta amenaza que representa la última
versión del sistema operativo, o sea Windows XP. En particular para mercados
en desarrollo, por ejemplo redes inalámbricas, distribución digital
de audio y video, dispositivos manuales de III generación y nuevos servicios
por Internet.

Además, los objetores sostienen que el Office, un software dominante,
está diseñado para obstruir aplicaciones que no sean Windows,
por ejemplo Linux. El sustento jurídico es el artículo 82 del
tratado de Maastricht (1992) y sus disposiciones complementarias sobre defensa
de la competencia. Naturalmente, la demanda está dirigida a Mario Monti,
alto comisionado de la UE para esos temas.

En lo que parece la apertura de un nuevo frente regulatorio o, al menos, una formidable
coalición contra la empresa de Bill Gates, el grupo elevó una protesta
en forma confidencial al terminar enero. Recién esta semana ha tenido difusión,
coincidiendo con gestiones de abogados de Microsoft para llegar a arreglos en
torno de demandas anteriores por restricciones a la competencia.

Esta vez, convergen las propias autoridades reguladoras con empresas que se
sientes afectadas. Nuevamente, la clave es el sistema operativo Windows y las
nuevas modificaciones que podría verse obligada a efectuar Microsoft,
tras las realizadas en 2002. La queja fue suscripta por la Communications &
Computer Industry Association (CCIA), un "lobby" que abarca, entre
otras, a Nokia -primera fabricante mundial de celulares-, Ericsson (igual en
equipos telefónicos), Eastman Kodak, Fujitsu, dos grandes rivales de
Gates -Sun Microsystems, Oracle-, AOL Time Warner y NTT Communications.

La ofensiva se enfoca en la supuesta amenaza que representa la última
versión del sistema operativo, o sea Windows XP. En particular para mercados
en desarrollo, por ejemplo redes inalámbricas, distribución digital
de audio y video, dispositivos manuales de III generación y nuevos servicios
por Internet.

Además, los objetores sostienen que el Office, un software dominante,
está diseñado para obstruir aplicaciones que no sean Windows,
por ejemplo Linux. El sustento jurídico es el artículo 82 del
tratado de Maastricht (1992) y sus disposiciones complementarias sobre defensa
de la competencia. Naturalmente, la demanda está dirigida a Mario Monti,
alto comisionado de la UE para esos temas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades