Canadá puso en órbita un nuevo satélite

El Anik F1, construido por la empresa estadounidense Hughes/Boeing, dispone de 84 transpondedores, de los cuales 28 están destinados a América del Sur y los 56 restantes a América del Norte.

21 febrero, 2001

(EFE).- Uno de los mayores satélites de comunicaciones puesto en órbita hasta el momento, el Anik F1 de la empresa canadiense Telesat, incrementará la capacidad de las conexiones de Internet en América del Sur, cuya demanda está creciendo “de manera exponencial”.

El Anik F1, construido por la empresa estadounidense Hughes/Boeing y puesto en órbita en noviembre por el lanzador europeo Ariane, dispone de 84 transpondedores, 28 de los cuales (16 de banda Ku y 12 de banda C) están destinados al mercado sudamericano y los 56 restantes (32 de banda Ku y 24 de banda C) a América del Norte.

De los 28 canales dedicados a América del Sur, más de la mitad estarán dedicados a Internet, cinco o seis a emisiones de televisión y entre tres y cuatro a telefonía, poniendo de manifiesto la pujanza de la Red frente a otras formas de comunicación más tradicionales.

Dennis Billard, vicepresidente de Desarrollo Empresarial de Telesat, confirmó ayer (martes 20) el que satélite había entrado en funcionamiento el pasado lunes.

Billard aseguró que la compañía canadiense ha vendido de momento “11 transpondedores a proveedores de Internet que de hecho actúan como conductos de alta velocidad para proporcionar capacidad en Sudamérica y aceptar peticiones de vuelta a Canadá y Estados Unidos”.

Según Billard, Telesat ha concentrado las labores de venta de los canales del satélite en América del Sur tanto entre proveedores de Internet como en compañías telefónicas de larga distancia y a emisoras de televisión.

Para ello, durante los últimos meses la empresa canadiense ha establecido dos organizaciones de venta en el sur del continente, una en Brasil y la otra en la Argentina, que trabajan principalmente entre los proveedores de Internet.

A pesar de su concentración en Brasil y la Argentina, Billard recalcó que el Anik F1 “es el satélite más poderoso que jamás haya cubierto Sudamérica, y su alcance cubre todos los países de la zona, de costa a costa”.

Billard señaló que Telesat considera que el mercado sudamericano no cuenta con un servicio adecuado en materia de telecomunicaciones, por lo que “nuestra perspectiva es que hay oportunidades de negocio en el terreno de infraestructuras”.

“La economía está empezando a estabilizarse aunque hay algunos sectores bastante delicados -añadió Billard-. Desde luego vemos que la economía es lo bastante fuerte como para permitir una nueva compañía y la demanda de Internet está creciendo de manera exponencial”.

Las razones de este crecimiento son la necesidad de las empresas de estar presentes en Internet, pero también el aumento del interés gubernamental por proporcionar todo tipo de servicios, desde telemedicina hasta aplicaciones educativas, por medio de la Web.

“Estamos empezando a ver esas actividades en la Argentina, Chile y Brasil”, dijo Billard.

Con respecto al conflicto comercial entre Brasil y Canadá, Billard indicó que la situación no ha afectado el desarrollo de las ventas del Anik F1 en Brasil.
“No hemos recibido ninguna indicación de los reguladores brasileños ni de los políticos con los que estamos en contacto que la situación puede dañar nuestra posición en el mercado de telecomunicaciones. Pero estoy preocupado por si el conflicto se desboca”, declaró Billard.

(EFE).- Uno de los mayores satélites de comunicaciones puesto en órbita hasta el momento, el Anik F1 de la empresa canadiense Telesat, incrementará la capacidad de las conexiones de Internet en América del Sur, cuya demanda está creciendo “de manera exponencial”.

El Anik F1, construido por la empresa estadounidense Hughes/Boeing y puesto en órbita en noviembre por el lanzador europeo Ariane, dispone de 84 transpondedores, 28 de los cuales (16 de banda Ku y 12 de banda C) están destinados al mercado sudamericano y los 56 restantes (32 de banda Ku y 24 de banda C) a América del Norte.

De los 28 canales dedicados a América del Sur, más de la mitad estarán dedicados a Internet, cinco o seis a emisiones de televisión y entre tres y cuatro a telefonía, poniendo de manifiesto la pujanza de la Red frente a otras formas de comunicación más tradicionales.

Dennis Billard, vicepresidente de Desarrollo Empresarial de Telesat, confirmó ayer (martes 20) el que satélite había entrado en funcionamiento el pasado lunes.

Billard aseguró que la compañía canadiense ha vendido de momento “11 transpondedores a proveedores de Internet que de hecho actúan como conductos de alta velocidad para proporcionar capacidad en Sudamérica y aceptar peticiones de vuelta a Canadá y Estados Unidos”.

Según Billard, Telesat ha concentrado las labores de venta de los canales del satélite en América del Sur tanto entre proveedores de Internet como en compañías telefónicas de larga distancia y a emisoras de televisión.

Para ello, durante los últimos meses la empresa canadiense ha establecido dos organizaciones de venta en el sur del continente, una en Brasil y la otra en la Argentina, que trabajan principalmente entre los proveedores de Internet.

A pesar de su concentración en Brasil y la Argentina, Billard recalcó que el Anik F1 “es el satélite más poderoso que jamás haya cubierto Sudamérica, y su alcance cubre todos los países de la zona, de costa a costa”.

Billard señaló que Telesat considera que el mercado sudamericano no cuenta con un servicio adecuado en materia de telecomunicaciones, por lo que “nuestra perspectiva es que hay oportunidades de negocio en el terreno de infraestructuras”.

“La economía está empezando a estabilizarse aunque hay algunos sectores bastante delicados -añadió Billard-. Desde luego vemos que la economía es lo bastante fuerte como para permitir una nueva compañía y la demanda de Internet está creciendo de manera exponencial”.

Las razones de este crecimiento son la necesidad de las empresas de estar presentes en Internet, pero también el aumento del interés gubernamental por proporcionar todo tipo de servicios, desde telemedicina hasta aplicaciones educativas, por medio de la Web.

“Estamos empezando a ver esas actividades en la Argentina, Chile y Brasil”, dijo Billard.

Con respecto al conflicto comercial entre Brasil y Canadá, Billard indicó que la situación no ha afectado el desarrollo de las ventas del Anik F1 en Brasil.
“No hemos recibido ninguna indicación de los reguladores brasileños ni de los políticos con los que estamos en contacto que la situación puede dañar nuestra posición en el mercado de telecomunicaciones. Pero estoy preocupado por si el conflicto se desboca”, declaró Billard.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades