Alimentos 2.0

Siguiendo el credo de Steve Jobs según el cual “la gente no sabe lo que quiere hasta que no lo ve” un grupo de alta tecnología  están a punto de revolucionar el sistema alimentario ingenierizando carne y huevos a partir de compuestos de plantas pulverizadas o trozos de tejido animal.

Una de ellas imagina un mundo futuro sin cocinar y sin masticar. El mundo, dice, podrá alimentarse con un líquido hecho con subproductos de algas. Hecho por ellos, por supuesto.

Esto va en contra del movimiento en pro de  la comida artesanal, natural y lo menos procesada posible. Pero, a pesar de sus posiciones opuestas, ambos campos culinarios comparten el deseo de crear una oferta alimentaria más sostenible.

“Desde el día en que Sylvester Graham inventó la galletita de Graham, la gente ha tratado de materializar su posición ética en alimentos moral o ideológicamente más puros”, dijo Heather Paxson, antropóloga del MIT. “La galletita de Graham  se suponía que aumentaba la fibra moral de los humanos dando una sensación de saciedad para que no se deseara comer carne y otros alimentos ricos en calorías.

Muchos mencionan el fracaso reciente del reemplazante de huevo y de la carne alternativa, que no lograron un grado aceptable de penetración hogareña. La gran diferencia que introducen los alimentos 2.0 es que no usan sustitutos de proteínas sino algoritmos computarizados para analizar cientos de miles de plantas para averiguar qué compuestos se pueden combinar y recombinar para crear lo que dicen  son fuentes más sabrosas de proteínas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades