Chicos, familiares y flexibles

Con su clientela reducida por la crisis del comercio tradicional, los mayoristas siguen manejando un negocio de imponentes dimensiones: entre US$ 4.000 y 5.000 millones anuales en los rubros de alimentos, bebidas, artículos de limpieza y perfumería. Aunque el sector está muy atomizado (ninguna empresa controla más de 10%) el proceso de concentración ya se inició. Los fondos de inversión no están presentes en la actividad. Y, entre las multinacionales, sólo la holandesa Makro y la norteamericana Wal-Mart pusieron un pie en el mercado local. Las empresas familiares controlan cerca de 90% de las ventas mayoristas. Casi todas las empresas grandes del sector ofrecen líneas de productos de marca propia, cuentan con servicios 0-800 y de telemarketing y están empezando a incorporar management profesional en sus puestos jerárquicos. Los clubes de compra, que funcionan con éxito en Europa y Estados Unidos, no logran imponerse en la Argentina, como pudo comprobarlo Wal-Mart con su sistema Sam

17 noviembre, 2012

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.