PORTADA | Introducción Cambios de énfasis en la agenda

Sustentabilidad: tendencias 2021 y un nuevo enfoque

Ya se ha dicho todo sobre la pandemia. Pero hay un punto de partida que recordar desde la perspectiva empresarial: se alteraron las cadenas de suministro, cambiaron dramáticamente los modelos de negocios y millones de empleados fueron protagonistas de una drástica disrupción que transformó sus vidas para siempre.

 

Tuvo un efecto beneficioso, sin duda: vigorizó la idea de que todo lo centrado en torno al ambiente, a la inserción de la empresa en la sociedad y el propio gobierno de las organizaciones era más esencial ahora para pensar en un futuro sustentable.

Al comenzar el año pasado, 2020, todo apuntaba a que fuera un año de grandes logros. La ONU bautizó al período que comenzaba como la Década de la Acción con la mirada puesta en 2030, cuando se deberían conseguir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): acabar con el hambre y la pobreza extrema, erradicar la violencia de género y disminuir la desigualdad, garantizar educación de calidad para todos los niños y trabajos dignos para los adultos, asegurar el acceso universal a la sanidad y seguir habitando el planeta sin destruirlo definitivamente.

Pero entonces el Covid–19 cambió el curso de la historia. Millones de muertos, sistemas sanitarios en crisis, y destrucción masiva de empleos. Con lo que el avance de la pobreza y la desigualdad, tuvieron un avance formidable. Por primera vez desde 1990, el desarrollo humano ha retrocedido.

La esperanza quedó para este 2021 en que se espera en que la humanidad venza al virus y recupere la senda del avance hacia un mundo más justo, pacífico y sostenible, aunque cada día parezca menos posible.

Todo el ecosistema empresarial está afectado por el nuevo escenario. Las empresas se están comprometiendo (más allá de las declaraciones formales) a proteger la naturaleza, combatir el cambio climático y descarbonizar el planeta en la medida que les corresponda.

Tanto en las grandes economías como en las emergentes, crece el respaldo a todo lo que significa negocios sustentables.

Durante 2021, por ejemplo, comenzará a escala mundial la producción industrial del combustible llamado a ser la gran herramienta para la mitigación de las emisiones de CO2 provenientes del transporte y de otras industrias que emplean gasoil o gas natural. El ansiado hidrógeno verde servirá como combustible verdaderamente ecológico y significará uno de los más esperados hitos en la lucha contra las emisiones con efecto invernadero.

Las consecuencias de que las sociedades se ven y se verán cada vez más profundamente afectadas por procesos como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la escasez de agua dulce, la mala gestión de los desechos, la degradación de la tierra y la contaminación atmosférica urbana es que se pondrán en marcha nuevos procesos que poco tendrán que ver con “el retorno a la normalidad”.

Al mismo tiempo, las transformaciones sociales favorecen los cambios ambientales, tanto de manera negativa, mediante modalidades de producción y consumo insostenibles, como de manera positiva, mediante estilos de vida, tecnologías y prácticas sociales inclusivas y sostenibles.

 

10 tendencias en 2021

  1. Gestión del teletrabajo

Empresas y empleados se enfrentan al reto de la regulación interna del teletrabajo para que siga siendo percibido como un beneficio además de una necesidad.

 

  1. Revolución de la digitalización y la ciberseguridad

Si la digitalización era un proceso sin retorno, el Covid–19 lo ha acrecentado: las conexiones a Internet se han convertido en la forma de estar cerca de familiares y amigos, de poder seguir en conexión con el ocio y la cultura y, por supuesto, ha sido la única opción para muchas personas de seguir trabajando y consumiendo bienes y servicios.

Los entornos digitales impactan en la movilidad, los procesos de producción, los hábitos de consumo y las relaciones sociales. Estamos ante la IV revolución industrial.

 

  1. Economía circular

La economía circular y cómo implementarla se ha convertido en el foco de atención de responsables políticos y empresariales que demandan e impulsan un nuevo modelo de producción y consumo que impida la pérdida de valor de los recursos evitando que materiales en desuso, residuos o subproductos de los procesos productivos acaben depositados en los vertederos, sin maximizarse su utilización o aprovechamiento.

 

  1. Inversión ESG

El apoyo de los inversores a las propuestas de accionistas relacionadas con temas ESG se ha visto acrecentada durante estos últimos años, continuando a su vez la convergencia de los asuntos ESG (ambiente, sociedad y gobernanza corporativa) en el activismo de los accionistas a escala mundial.

Temas como la gestión del capital humano, la supervisión de riesgos, la coherencia entre las medidas adoptadas por la compañía en relación con la fuerza laboral versus las relativas a la compensación de sus ejecutivos serán objeto de escrutinio.

 

  1. Apuesta por la empresa saludable

Ya era un tema de empresas líderes en sustentabilidad, en aspectos como la alimentación saludable y el incentivo para la práctica de ejercicio físico entre los empleados. La presión por los meses de confinamiento ha repercutido en la suma de la salud mental a la ecuación de la preocupación por la salud.

 

  1. Lucha contra el cambio climático

El cambio climático lleva tiempo en la agenda de Gobiernos y empresas, y para 2021 se refuerza con la llegada de Biden. Naciones Unidas ha estimado en US$ 300.000 millones el coste anual de fenómenos naturales asociados al cambio climático. Muchas empresas ya han sopesado los riesgos y las oportunidades que supone responder ante este problema y han incorporado a su propósito la sostenibilidad, y el cambio climático a sus estrategias.

  1. La biodiversidad

Ha quedado demostrado que la conservación y uso sostenible de la biodiversidad es una de las mejores vacunas frente a futuros desastres, ya que los ecosistemas equilibrados amortiguan y contienen la dispersión de enfermedades.

 

  1. Movilidad sostenible

La movilidad sostenible se instala entre las estrategias de Responsabilidad Corporativa de las empresas como aliada de la lucha contra el cambio climático, la calidad del aire y la preocupación por la salud pública, la reducción de tiempos de desplazamiento de los empleados, el aumento de la productividad y una mejor calidad de vida de todos en general.

 

  1. Gestión de la diversidad

La lucha contra las desigualdades sociales puede ser abordada desde la generación de empleo y en ese sentido el tejido empresarial ha demostrado un interés sin precedentes por impulsar estrategias que impacten en la integración de diferentes sectores, reflejo de una sociedad cada vez más diversa.

 

  1. Alineación de estrategia empresarial a los ODS

Los ODS se han convertido en una guía o mapa para las empresas, que les permite identificar y cuantificar cómo sus impactos económicos, sociales y medioambientales contribuyen de forma positiva a la sociedad, y en consecuencia fortalecer su reputación y sus relaciones con los distintos grupos de interés. Por este motivo, ya son muchas las empresas que definen, desarrollan y reportan sus actuaciones en materia de Responsabilidad Corporativa empleando como marco de referencia aquellos ODS y metas específicas a los que contribuyen más directamente.

 

A continuación, referentes de empresas destacadas de distintos sectores económicos dan cuenta del desempeño de las compañías en cuanto aspectos centrales vinculados a la sustentabilidad. Estos son: ESG; métricas y minimización del impacto; cadena de valor y comunidad; economía circular; movilidad sustentable, propósito y creación de valor, y diversidad e inclusión.

 

El presente informe estuvo a cargo de Carina Martínez

 


 

ESG (ambiente, sociedad y gobernanza corporativa)

Las exigencias superan la mera performance económica

Se afianza la concepción de que las compañías tendrán más éxito y serán más rentables si son capaces de generar valor para todos los grupos de interés: clientes, cadena de valor, empleados, sociedad en general y, también, el medio ambiente. La creación de valor a largo plazo, en el marco de aspectos ambientales, sociales y de gobernanza, adquiere cada vez más peso en la evaluación de desempeño de las empresas, a la hora de poner en marcha nuevas inversiones.

 

 

PwC

Se requieren grandes transformaciones

 

Mariano Tomatis, socio de PwC Argentina, líder de Sustentabilidad

 

Entendiendo el impacto que nuestro trabajo puede generar en stakeholders, el mercado de capitales y en las comunidades en las que vivimos y trabajamos, apoyamos las iniciativas para que las organizaciones sean más transparentes respecto de su gestión no sólo financiera, sino también social y ambiental. En este sentido, desde PwC hemos colaborado con el World Economic Forum International Business Council para identificar un conjunto universal de indicadores ambientales, sociales y de gobierno corporativo –Estándares ESG, por sus siglas en inglés– que establece un nuevo punto de referencia vinculado a la comunicación del impacto que las organizaciones generan. Nuestra firma lideró el pilar “planeta”, que ha sido desarrollado en colaboración con variedad grupos de interés.

Los estándares ESG se organizan en función a una serie de principios que permiten brindar más información sobre el desempeño de las organizaciones en distintas dimensiones, como gobierno corporativo, planeta, personal y prosperidad y de esta manera accionistas, funcionarios públicos, consumidores y empleados pueden disponer de información más completa, comparable y sólida al momento de tomar decisiones.

En ese marco, en nuestra red de firmas, hemos lanzado a escala global un nuevo enfoque de negocios llamado The New Equation, una estrategia que responde a transformaciones fundamentales en el mundo que incluyen la disrupción tecnológica, el cambio climático, los cambios geopolíticos y los efectos de la pandemia del Covid–19.

La intención de crear valor sostenible a largo plazo impulsa nuevas formas de gestión, medición y comunicación por parte de las empresas. De la misma manera, implica necesariamente la alineación de los objetivos propios a los objetivos de la agenda mundial.

Los objetivos internacionales para la agenda 2030 requieren de ambiciosas transformaciones desde una perspectiva corporativa, lo que promueve el actual compromiso Net Zero 2030 de PwC que, consiste en reducir significativamente la huella de carbono de nuestras operaciones, hasta alcanzar las cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2030.

Este objetivo alcanza a nuestras operaciones con foco interno en la reducción y compensación de nuestra huella de carbono y una perspectiva de trabajo conjunto con nuestros clientes, proveedores y aliados estratégicos; a quienes asesoraremos y apoyaremos para lograr la descarbonización de sus actividades.


 

TGS

Mayores exigencias

 

Mario Yaniskowski, gerente de Relaciones Institucionales

 

En los últimos años, la gestión y rendición de cuentas en materia de ESG (Environmental, Social and Governance, por sus siglas en inglés) ha pasado a primer plano. Los temas ambientales, sociales y de gobernanza toman un lugar más central en la gestión de riesgos y oportunidades del negocio. Y estos indicadores son cada vez más exigidos y analizados por los inversores, los mercados y los organismos multilaterales de créditos.

Las encuestas muestran que los requerimientos de los inversores son actualmente el principal impulso para la rendición de cuentas ESG. Además, estamos viviendo un cambio hacia una forma de capitalismo orientada a los stakeholders, a partir del cual adquirir y retener talento, asegurar la licencia social para operar, gestionar la reputación, e impactar positivamente en la salud del planeta y las personas cobran cada vez más importancia.

Es así como los requerimientos para brindar información precisa y confiable sobre el desempeño de la empresa y su contribución al desarrollo sostenible son cada vez mayor. En respuesta, han surgido múltiples estándares, lineamientos y protocolos para el reporting ESG, y se ven esfuerzos crecientes para vincular y armonizar los distintos enfoques.

En este contexto, el Análisis de Materialidad es considerado un proceso crucial para que las empresas identifiquen, prioricen, gestionen y reporten los riesgos y oportunidades ESG más significativos, focalizándose así en los temas que realmente importan.

Durante 2020, considerando los grandes cambios que vivimos, en TGS revisamos nuestra materialidad. A través de un análisis de las principales tendencias y estándares de la industria– entre ellos el Protocolo en desarrollo de Gas y Petróleo de GRI, SASB, IAPG e IPIECA–, identificamos los temas de sustentabilidad más relevantes, que luego fueron priorizados por nuestros grupos de interés y el management de la empresa. Como resultado, elaboramos una nueva Matriz de Materialidad, definiendo un conjunto de temas de sustentabilidad prioritarios que guiaran nuestra estrategia y reporting en los próximos años.

Así, seguimos avanzando en el camino de mejora continua que trazamos para medir e informar nuestro desempeño ESG, y retroalimentar la gestión sustentable del negocio. A través de nuestro Reporte de Sustentabilidad elaborado según los Estándares GRI brindamos información económica, social y ambiental a todos nuestros públicos, y mostramos nuestra contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Pacto Global de Naciones Unidas. De cara al futuro estamos evaluando empezar a reportar los estándares SASB y lanzar nuestro primer Reporte Integrado, para continuar respondiendo a los requerimientos de información de todos nuestros públicos con un enfoque integrado, estratégico, y transparente.


 

 

Massalin

La sustentabilidad como eje del negocio

 

Matías O’Farrell, vicepresidente y director de Asuntos Externos para el Cluster Sur

 

Con la intención de dar un paso adelante en nuestro compromiso de que la estrategia de sustentabilidad sea eje de nuestro negocio, en Philip Morris International (PMI) decidimos ir más allá de la publicación de nuestros Reportes de Sustentabilidad y ya, por segundo año consecutivo, publicamos recientemente nuestro Informe Integrado a escala global. No se trata de un cambio cosmético: los informes integrados ayudan a los inversores a ver la conexión entre nuestras iniciativas de sustentabilidad y nuestro resultado financiero a lo largo del tiempo.

La firme convicción de la compañía de que la estrategia de sostenibilidad es una estrategia corporativa y que las áreas ambiental, social y de gobierno corporativo (ASG) son temas del negocio se refleja en la decisión de que, desde ahora, el equipo de sostenibilidad global forme parte de la función de finanzas, y dependa directamente del Director Financiero.

Hace solo cinco años, en 2016, nos comprometíamos como compañía global a construir un futuro libre de humo. En 2014 habíamos lanzado nuestra principal alternativa al cigarrillo, IQOS, un dispositivo electrónico que calienta tabaco en lugar de quemarlo y genera un vapor que tiene un 95% menos de componente tóxicos en comparación con el humo del cigarrillo tradicional. En el marco de nuestra estrategia, tenemos como objetivo para 2025 hacer que más de 40 millones de fumadores cambien a estos productos libres de humo y que estas alternativas representen más del 50% de los ingresos netos totales de PMI, acelerando aún más la transformación de la compañía. Actualmente, los productos libres de humo ya representaban casi un 25% de nuestros ingresos netos totales, están presentes en 64 mercados, y más de 12 millones de fumadores dejaron el cigarrillo convencional para comenzar a utilizarlos. Solo en 2020, PMI invirtió más de US$ 495 millones en I+D y casi el 100% se destinó a productos libres de humo.

Logramos estos avances reconociendo los desafíos únicos y difíciles del año pasado, por eso nuestro balance también muestra cómo abordamos los impactos de la pandemia de Covid–19 en nuestros colaboradores, el negocio y la cadena de valor demostrando, en definitiva, que seguimos trabajando para crear un futuro sostenible que beneficie a nuestra compañía, a los accionistas, a los consumidores y a la sociedad.

Propósito y creación de valor

Compromiso y acción

más allá del negocio

En tiempos de cambios acelerados y profundos, la sociedad demanda a las compañías acciones proactivas en pos de aportar positivamente a la resolución de los principales desafíos ambientales y sociales. La integración de la sustentabilidad al propósito y la propuesta de valor resulta clave para su posicionamiento en el mercado y como marca empleadora.


BDO

Impulsor del cambio

 

Gabriela Castro, gerenta de Marketing y líder del Comité de Sustentabilidad, Diversidad e Inclusión

 

La pandemia del Covid–19 aceleró un proceso de transformación organizacional que ya venía siendo apuntalado por el sector de software y perfila a reconfigurar las relaciones laborales. En tiempos donde las organizaciones se replantean los modelos de trabajo, hallar un propósito y ponerlo en el centro puede colaborar significativamente a mantener equipo cohesionados, motivados y con un horizonte claro.

Hoy, las nuevas generaciones se preocupan –además de por cuestiones remunerativas o de búsqueda de un ambiente de trabajo agradable como generaciones anteriores– por encontrar algo que dote de sentido de trascendencia su quehacer cotidiano. La pregunta que se hacen antes de involucrarse en una organización es: “¿En qué medida o desde qué perspectiva mi trabajo va a transformar la realidad? ¿Estoy colaborando para vivir en un mundo mejor?”. Por otro lado, y desde una perspectiva comercial, es cada vez más frecuente la necesidad de entregar documentación no solo que certifique la capacidad del prestador de realizar tal o cual servicio, sino también que permita evaluar el grado de involucramiento de la organización con la comunidad y el ambiente.

En este sentido, cada vez se torna más importante, para organizaciones de todo tipo, hallar un propósito que acompañe el trabajo de todos los días. La identificación del propósito y su centralidad dentro del proyecto han demostrado ser elementos claves para orientar acciones que van desde la captación del talento hasta la definición de productos y servicios.

Desde BDO hace ya varios años que venimos trabajando con nuestro propósito: “personas ayudando a personas a alcanzar sus sueños”, el cual funciona como guía en la creación de valor tanto de cara al cliente como en la propuesta que tenemos de cara a nuestro equipo.

En nuestro caso nos parece fundamental no olvidar nunca que tratamos con personas. A priori puede parecer de sentido común, pero en un contexto de crisis sanitaria y con la vorágine de una digitalización que todo lo arrasa, el ser humano y su hábitat deben volver a la escena protagónica.


Grupo Sancor Seguros

Ciudadanía sustentable

Betina Del Valle Azugna, gerenta de Responsabilidad Social Empresaria

 

Desde hace 15 años, desde Grupo Sancor Seguros venimos trabajando formalmente en una gestión sustentable del negocio, mediante un Proceso de Responsabilidad Social Empresaria sistematizado y transversal a las áreas y empresas que lo conforman. Esa gestión del negocio, basada en una estrategia de largo plazo, nos permite detectar oportunidades, identificar riesgos, crear valor y dar respuestas innovadoras para atender a las necesidades de las personas, aún ante una crisis como la actual.

En tal sentido, contamos con una Estrategia de Sustentabilidad basada en la creación de valor económico, social y ambiental, considerando el largo plazo, para todos nuestros grupos de interés y el desarrollo sustentable de nuestra comunidad y las futuras generaciones. Sus cinco pilares, puestos en práctica a través del proceso de RSE apuntan a dialogar con nuestros grupos de interés, innovar en el desarrollo de productos y servicios sustentables; desarrollar iniciativas de RSE vinculadas a la prevención, seguridad y salud; generar valor a través del conocimiento; y sistematizar y medir nuestro desempeño económico, social y ambiental rindiendo cuentas en forma transparente.

Para materializar dicha estrategia, desde 2015 llevamos adelante el programa “Hacia un Ciudadano Sustentable”, integrador de todas las acciones destinadas a los distintos públicos de interés y que busca promover un ser humano sustentable, en cada persona vinculada al grupo, visto desde la mirada de la prevención, la seguridad y la salud. Cada una de las cinco dimensiones de este programa (Conciencia aseguradora, Preocupación por la prevención, Salud y bienestar, Ética e integridad y Compromiso con el medioambiente) apunta a lograr tanto efectos directos en el negocio, como generar bienestar, seguridad y solidaridad en las personas.

El propósito que perseguimos va incluso más allá de vender seguros y cubrir siniestros, apuntando a mejorar la calidad de vida de cada una de las personas vinculadas a la empresa. Arraigar la gestión sustentable en todas las empresas y los países donde el grupo está presente y representar el horizonte por el cual trabaja, con objetivos que, siendo propios del negocio como la búsqueda de la eficiencia, la seguridad y la salud, también le permite contribuir, desde su propio ámbito, al cumplimiento de metas mundiales.

Así, como grupo empresario asegurador, con este programa buscamos contribuir a la Agenda Mundial 2030 que proponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible, trabajando en pos de un desarrollo sustentable tanto para nuestros grupos de interés particulares como para la sociedad en su conjunto y las generaciones futuras.


Cervecería y Maltería Quilmes

Crear valor para la comunidad

Vanesa Vázquez, gerenta de Crecimiento Inclusivo y Sustentabilidad

 

En Cervecería y Maltería Quilmes tenemos el propósito de “Unir a las personas por una Argentina mejor”. Desde nuestro nacimiento, hace 130 años, el triple impacto estuvo en el centro del negocio, fundando nuestra actividad en valores como el respeto por la naturaleza, el desarrollo de las comunidades, la colaboración y en una mirada sistémica de crecimiento basada en la integridad.

Hoy, ante el momento inédito que atravesamos a escala mundial, es necesario moverse urgentemente hacia nuevos patrones de producción y consumo más sustentables. Son tiempos que exigen reaccionar rápido y de manera efectiva. El rol social de las compañías se vuelve esencial y debemos ser parte activa de nuestras comunidades para acompañar su desarrollo. Es así que en 2019 decidimos lanzar Valor, la plataforma colaborativa de impacto social de Cervecería y Maltería Quilmes, que impulsa la inclusión, la diversidad y la solidaridad para contribuir a reducir la inequidad social en las comunidades. La plataforma se basa en tres ejes centrales para el desarrollo de nuestras comunidades: nutrición, empleabilidad y educación.
Valor es una muestra de que los mejores resultados siempre se logran en conjunto generamos alianzas con el Observatorio Social de la Universidad Nacional de La Matanza y la Asociación Conciencia. Sabemos que, en estos tiempos tan desafiantes, si trabajamos con humildad, empatía, compromiso y solidaridad, lograremos un impacto social verdadero que ponga a las personas en el centro y haga de este mundo un mejor lugar para vivir.

Durante 2020, llegamos con Valor a más de 150 instituciones de 30 ciudades del país y trabajamos con siete Organizaciones de la Sociedad Civil de los barrios Itatí y Azul, cercanos a nuestro centro de trabajo principal en el Municipio de Quilmes, ciudad que nos vio nacer. Nuestro objetivo, de cara a este nuevo año, consiste en seguir trabajando para poder replicar este programa y escalarlo a todas las comunidades cercanas a las cervecerías y plantas que tenemos en el país. La pandemia intensificó las desigualdades sociales y el gran desafío de 2021 es trabajar para reducir esa inequidad fomentando la inclusión y la diversidad.


L’Oréal Argentina

El futuro es hoy

 

Mariana Petrina, CCO

 

El año 2020 dejó al mundo la enseñanza de que ya no es posible pensarnos de forma independiente y que el compromiso con el medioambiente debe renovarse cada día. Además, en los últimos años entendimos que las expectativas sobre cuál debe ser el papel de las empresas han cambiado drásticamente. En este sentido, siento que mi mayor desafío como profesional es poder trabajar no solo en pos de la transformación de la empresa de la que formo parte, sino de toda la industria en la cual L’Oréal opera, para así contribuir a cambios que impacten de manera profunda. Una sola acción individual no es suficiente, tampoco el limitaros a reducir el impacto medioambiental de la empresa que integramos, según los objetivos que nos hayamos autoimpuesto. Si queremos construir un mundo sostenible e inclusivo debemos, además de ayudar a quienes luchan en el plano social o económico, centrarnos en prevenir el cambio climático y la erosión de la biodiversidad, que ahora amenazan con sacudir nuestras vidas, nuestras sociedades y nuestras economías de manera aún más profunda, una vez más con las mujeres como primeras víctimas.

Con este espíritu desarrollamos el programa “L’Oréal por el Futuro” con ambiciones para 2030 en sustentabilidad que se centran en la transformación del negocio, a escala global. Los principales objetivos son respetar cada etapa de la cadena de valor de nuestros productos (agua, biodiversidad, clima y energía), a su vez contribuir a la resolución de los desafíos mundiales dando apoyo a las necesidades sociales y ambientales urgentes a través de tres fondos de inversión destinados a diferentes organizaciones.

Por último, se busca empoderar al ecosistema de negocio de la compañía impulsando empleos y salarios dignos. En Argentina, alcanzamos logros importantes como el de nuestras nuevas oficinas que son CO2 Neutro, ya que se abastecen de energía 100% renovable. También conseguimos reducir el consumo de plásticos de un solo uso, eliminando casi dos toneladas del mismo. A su vez trabajamos junto a nuestros socios estratégicos, recientemente obtuvimos la certificación Leed Platinum por nuestro centro de distribución. La distinción alcanzada destaca los altos estándares de desempeño en el uso eficiente de energía, agua, materiales y por su ubicación estratégica, en el Parque Industrial Norlog.

Pero el camino para llegar a ser una industria más sostenible aún es largo, y creo que se trata de seguir explorando de manera comprometida los beneficios que hay en la llamada química verde, así como eliminando el testeo de productos en animales, entre muchas otras acciones. Si el futuro ya llegó nuestras acciones deben ser mirando no solo al consumidor de hoy sino al mundo que queremos habitar mañana.


 

Adecco

El valor de las agencias de empleo

Leandro Cazorla, CEO para Argentina y Uruguay

 

Tener un propósito se ha convertido en algo casi obligatorio en los últimos años. Pero, muy a menudo, termina siendo una serie de declaraciones inspiracionales con el objetivo de recoger las buenas intenciones de una empresa, más que reflejar su realidad y plantear su finalidad.

En lo que refiere a las agencias de empleo, nuestro fin último es transformar la vida de la gente, conseguirle sus oportunidades laborales y, a la vez, permitir a nuestros clientes encontrar el talento y la manera de potenciar sus negocios.

Las agencias de empleo propician el trabajo, la adaptación, la seguridad y la prosperidad.

Si vamos a los datos cuantitativos centrales, cada año 56 millones de personas en el mundo encuentran trabajo a través de una agencia, según World Employment Confederation. Además de esto, las agencias de empleo proveen una plataforma de lanzamiento para encontrar mejores opciones laborales, ya que lo que comienza como una relación de trabajo temporal tiende a convertirse en una relación de trabajo por tiempo indefinido.

Con el objetivo de lograr que la oferta de recursos pueda corresponderse con la demanda de calificación que propone el mercado, la capacitación de los trabajadores adquiere un lugar central, por ejemplo, en pos de adaptar la fuerza de trabajo disponible a las tendencias de los mercados.

Las agencias de empleo se encargan de confeccionar nuevas soluciones de seguridad social a fin de garantizar la legalidad y protección de los trabajadores.

La integración de los colectivos vulnerables al sistema se da principalmente mediante el trabajo formal que garantiza el sector, dado que se especializan en destacar las aptitudes y el potencial de los candidatos independientemente de su edad, género, discapacidades y condición social.

A partir de la pandemia, tanto las medidas de confinamiento como la ágil evolución del marco regulatorio laboral generaron un shock que no solo afectó a la empleabilidad en términos cuantitativos, sino también a los vínculos entre empleadores y trabajadores que pasaron a desenvolverse en un contexto de incertidumbre y desconfianza mutua. El desafío entonces consistió en reinventar estos vínculos, preservando los puestos de trabajo y garantizando el involucramiento del sector público con miras a la recuperación económica.

El año 2020 fue una clara muestra de que nuestro propósito está aún más vigente que nunca, y tenemos la tranquilidad de haber cumplido nuestra misión en esta etapa.


 

Avon

Generar oportunidades

Rolando Castro, gerente general

 

Nuestro propósito en Avon es crear oportunidades para que las personas, sobre todo las mujeres, superen los retos individuales y estructurales a los que se enfrentan. Utilizamos el poder de la belleza y de nuestro modelo de negocio –la venta directa– para transformar las vidas de las 5 millones de revendedoras en el mundo.

Como empresa, reconocemos el rol social y asumimos el compromiso de incidir positivamente en toda nuestra red. Cuando pienso en cadena de valor, pienso en los colaboradores, proveedores y en todas las piezas que se organizan para que un labial o una fragancia llegue a manos de las revendedoras y sus clientas y la cadena realmente es muy grande. El impacto que generamos en todas estas personas y en las 300.000 emprendedoras independientes que forman parte de la red de Avon en Argentina es lo que nos lleva a trabajar arduamente para brindarles el apoyo necesario, más aún en este contexto.

En 2020, reorganizamos nuestras líneas de producción para acompañar con productos de cuidados esenciales y apoyamos a nuestras revendedoras para acelerar la transición a la venta digital para poder sostener sus ingresos.

En términos sociales, tenemos una trayectoria contundente apoyando el empoderamiento económico de las mujeres. Desde la primera revendedora en 1886, hasta hoy, la situación de las mujeres ha mejorado en términos de acceso a derechos, pero falta todavía para lograr la igualdad de género. La venta directa como industria altamente feminizada tiene la oportunidad de hacer aportes concretos para una mejor calidad de vida.

Además, desde Fundación Avon trabajamos para apoyar a las mujeres de mayor vulnerabilidad. Para promover la detección temprana del cáncer de mama, llevamos más de 165.000 mamografías gratuitas brindadas con nuestro mamógrafo móvil que hoy está activo y atendiendo. Asimismo, como cada año, realizamos donaciones por $3 millones para fortalecer la asistencia y atención a mujeres en situación de violencia.

En términos de sustentabilidad ambiental, hemos logrado muchos avances pero aún tenemos un camino por delante. Estamos adoptando las mejores prácticas de las empresas que forman parte del grupo Natura & Co. que son líderes en materia de cuidado ambiental y nos propusimos conseguir las mismas certificaciones, como la certificación B–Corp para 2025.

Queremos dejar el mundo mejor que como lo encontramos. Seguiremos trabajando hacia la visión de Avon de crear un mundo mejor para las mujeres, que es un mundo mejor para todos.


 

BBVA

La centralidad de reportar

María Martha Deleonardis, subgerente de Negocio Responsable en Argentina

 

Este año, en  BBVA publicamos, por primera vez, nuestro Reporte Integrado 2020, un documento que incluye la información financiera y no financiera de la entidad. Esta publicación se elaboró de acuerdo con los lineamientos del “Marco Internacional”, publicado por el Consejo Internacional de Reporte Integrado (IIRC) en enero de 2021.

El modelo de creación de valor de BBVA responde a los requerimientos del Marco del IIRC, y se propone mostrar la creación de valor en el corto, mediano y largo plazo bajo el esquema de seis capitales: Financiero, Industrial, Intelectual, Humano, Social, y Natural. Este modelo también pone el foco en los riesgos e impactos positivos y negativos del negocio hacia el desarrollo sostenible.

Además, el Modelo de Banca Responsable y la aplicación de los Principios de Banca Responsable (PBR) de la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI) guían la gestión del negocio. De esta manera, la generación de valor se orienta por el propósito “Poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era”, y busca generar una mayor contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y al Acuerdo de París.

En BBVA somos conscientes de que podemos y tenemos la capacidad de realizar una contribución significativa gracias a nuestra posición única para movilizar capital mediante inversiones, préstamos, emisiones y funciones de asesoramiento. Nuestra prioridad y nuestro compromiso es el de acompañar a nuestros clientes y a la sociedad en su conjunto hacia una economía baja en carbono y con foco en los ODS.


 

Naturgy

Conocer las expectativas

Bettina Llapur, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales

 

La irrupción del Covid en el año 2020 ha sido sorpresiva, aceleradora y alteradora del orden que se venía dando en todos los estratos de la vida.

Estos tiempos sin precedentes exigen una acción conjunta de las empresas, los Gobiernos y la sociedad civil para construir un futuro que, seguramente tendrá cambios sustanciales con relación a lo que se venía dando y que demandará de todos más y mejores esfuerzos para que la sociedad sea sustentable en su conjunto.

Por tal motivo, en Naturgy creemos que lo primero e importante es contar con un plan de sostenibilidad alineado al plan estratégico de la compañía, al mercado y a su entorno, plan que deberá irse adaptando permanentemente a la infinidad de circunstancias nuevas que con seguridad surgirán y que hoy desconocemos. También es importante desarrollar un Reporte de Sustentabilidad, que en nuestro caso ya llevamos 17 años y está alineado con los estándares de GRI. Todos tenemos claro que los capítulos vinculados a la sanidad y a las nuevas formas de trabajo tendrán una gran incidencia y por tanto es de esperar que estos cambios impacten en todos los planes de sostenibilidad.

Esta triple rendición de cuentas nos permite fortalecer nuestro sistema de medición de la gestión sustentable del negocio, teniendo como resultados diversos indicadores que nos permiten medir el éxito de los esfuerzos en la creación de valor, no solo económico, sino también social y ambiental. En este camino recorrido, ha sido clave el uso de herramientas y acciones para conocer las expectativas de los grupos de interés, para dar respuesta a las mismas; como así también el desarrollo de diversos programas de responsabilidad social con foco en la educación y en la inclusión. Aquí también es posible sugerir que surgirán nuevos y distintos indicadores vinculados a la pandemia y a sus consecuencias.

Por otra parte, las empresas de servicios públicos somos de vital importancia para el desarrollo sostenible de las comunidades. Está comprobado que, cuando llega el gas natural a un barrio permite un mayor desarrollo del mismo, se establecen nuevos comercios e industrias, mejora el perfil alimenticio de los vecinos, y mejora sensiblemente la calidad de vida en muchísimos aspectos. Simultáneamente la llegada del gas a nuevos barrios y zonas permite la radicación de nuevos establecimientos comerciales, industriales y estaciones de GNC, lo que sin duda aporta al crecimiento y desarrollo del país, dado que el gas natural es la principal fuente energética para la gran mayoría de las industrias de Argentina.

Por ello entendemos que el sector en su conjunto de la mano de los Gobiernos tiene que seguir abocado a expandir el gas natural por redes a todas las zonas del país, hogares e industrias que aún no disponen del mismo. Quedó claro con el Covid–19 que la calidad habitacional de los habitantes es fundamental a la hora de enfrentar y superar los problemas de salud.

Para poder cumplir con lo mencionado, es necesario contar con tarifas sustentables que permitan no solo continuar brindando el servicio óptimamente, sino también expandirlo a nuevas zonas y además seguir adoptando nuevas soluciones tecnológicas, no sólo en atención al cliente, sino también en nuevas herramientas digitales que hacen al control de la red, la medición de consumos y demás aspectos del sistema que hagan a su confiabilidad.

Para lograr los entendemos que suma y contribuye un diálogo abierto y transparente, por el que escuchamos a nuestros públicos para conocer sus inquietudes y así enriquecer la gestión de la empresa; y el rendir cuentas en pos de avanzar en acciones que nos permitan alcanzar una sociedad más justa y próspera. En definitiva, la sustentabilidad será aún más valorada en el mundo empresarial laboral y post–pandemia.


 

Unilever

Propósito en acción

Karen Vizental, VP de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad para Latinoamérica y Cono Sur

 

Unilever lleva 95 años operando en Argentina y lo largo de estos años logramos potenciar nuestro rol económico y social a través de programas que contribuyen a robustecer la cadena de valor y generar un impacto social positivo. Estamos presentes, apostando por la industria nacional; potenciando las economías regionales; fortaleciendo a las pymes y acompañando a las comunidades donde operamos.

Sabemos que las pymes son actores claves en el entramado productivo del país y también lo son para nosotros. Gracias al trabajo que llevamos adelante con las más de 2.000 pymes que forman parte de nuestra cadena de valor logramos que el 93% de los productos que vendemos localmente sean fabricados en el país. Por eso, si bien hace tiempo las acompañamos y apoyamos, en 2020 lanzamos Unipyme, un programa que busca crear un ecosistema que impulse la innovación, la eficiencia y las soluciones disruptivas, preparando a las pymes para el futuro. A través de Unipyme, capacitamos, asesoramos y ofrecemos acceso a herramientas financieras a las pymes. Asimismo, para maximizar la escala, trabajando de forma articulada con el sector público, donde integramos programas gubernamentales en curso, y uniendo esfuerzos con entidades bancarias, educativas y otras industrias. Este año, lanzamos la segunda edición e incorporamos una plataforma propia de e–learning.

Por otro lado, estar cerca de las comunidades donde tenemos operaciones fue siempre una prioridad, pero, con la llegada de la pandemia, intensificamos nuestros esfuerzos. De esta manera nació “Mujeres en acción” un programa que articulamos con los municipios donde operamos. Mediante esta iniciativa, buscamos capacitar, visibilizar y reconocer a las mujeres que lideran merenderos y comedores. Durante la pandemia, llevamos adelante más de 15 capacitaciones sobre manipulación de alimentos, desinfección, hábitos de higiene, nutrición a más de 500 mujeres que asisten a 50.000 personas.
Iniciativas como UniPyME y Mujeres en Acción nos permiten materializar nuestro propósito, aportando a un fin mayor: generar un desarrollo sustentable que refuerce nuestro compromiso de ser ambientalmente correctos, económicamente viables y socialmente justos.


 

CCU Argentina

Experiencias para vivir mejor

Juan Pablo Barrale, gerente de Asuntos Corporativos

 

Hace ya un tiempo, al momento de escribir nuestro propósito, tuvimos un debate sobre qué frase lo representaba mejor. Somos una compañía de bebidas, elaboramos cervezas, sidras y vinos que cada día llegan a millones de personas en Argentina, y en distintos países de la región. Concluimos en que lo que verdaderamente nos proponemos es crear experiencias para compartir juntos un mejor vivir. Porque en definitiva eso es lo que queremos cuando alguien disfruta de una Imperial, de una Heineken, de una 1888, de una copa de vino de la Celia, entre más de 20 marcas que nos representan. Pero las experiencias para un mejor vivir no se agotan ahí: sentimos la responsabilidad de ser agentes de cambio, comprometernos e involucrar a todo nuestro equipo en trabajar de forma colaborativa con nuestros grupos de interés, reduciendo rápidamente cualquier tipo de impacto ambiental y al mismo tiempo, ofreciendo los mejores productos a los ciudadanos.

Para CCU, es una prioridad estratégica. Por esta razón, desde hace tiempo, CCU está comprometida en pensar una producción más sustentable y amigable con el Planeta. Esta voluntad se plasma en nuestra Visión Medioambiental 2030. Comenzamos en 2010, trazando metas ambiciosas en agua, emisiones y residuos, y vamos por un camino muy claro para convertir a CCU en un referente en sustentabilidad ambiental. Entre las principales iniciativas están, reducir el consumo de agua en un 60%, reducir las emisiones de CO2 en 50%, valorizar en un 100% los residuos industriales sólidos, utilizar el 50% de material reciclado en envases y embalajes, disponer 100% de envases y embalajes reutilizables, reciclables o compostables, utilizar en un 75% energías renovables y fomentar la economía circular. En los últimos 10 años se redujo el consumo de agua en un 46%, con el objetivo de poder llegar a reducirlo en un 67% para 2030.

En este contexto de emergencia climática, el primer desafío que tenemos como empresa es consolidar nuestro modelo de gestión de sustentabilidad que involucra tres dimensiones: Planeta; Marcas que nos inspiran y Personas. Para poder lograrlo, es necesario que todas las personas que integramos CCU estemos involucradas y comprometidas, con el fin de alcanzar cada una de las metas e iniciativas del modelo. Buscamos asegurar una visión a largo plazo de sustentabilidad en la compañía a través del cumplimiento de estas metas. Conectarnos con temas ambientales que nos unen con todas las personas que forman parte de nuestra cadena de valor, como clientes, proveedores, trabajadores y comunidades, y a través de nuestras marcas, lograr promover un consumo responsable, brindar información transparente, e impulsar la innovación. Estamos convencidos de que este es el camino que no solo deben tomar las marcas, sino también la industria. Todos podemos ser parte del cambio, pensando en sociedades más justas, más equilibradas, donde vivamos experiencias que mejoren nuestra calidad de vida.


 

Auren

Aportes en tiempo de incertidumbre

Fernando Tezanos Pinto, presidente de Auren Argentina

 

Vivimos tiempos de incertidumbre y pesimismo, que nos llevan a pensar, reflexionar y valorar, no solo desde lo personal sino también como miembros de las organizaciones que formamos parte.

Globalmente se habla de sustentabilidad y el centro de este concepto radica en mejorar la calidad de vida de las personas hoy y en el futuro, para ello es necesario contribuir al desarrollo social y económico, a un medioambiente más sano y a una sociedad más estable y bien informada.

Crear valor es un concepto que venimos escuchando hace tiempo, y que suena cada vez más fuerte dentro de las organizaciones vinculado a distintos ámbitos. Crear valor conviviendo con la pandemia y gobiernos que no ayudan a crecer suena lejano pero las oportunidades están siempre, solo depende de la lectura que le hagan los líderes empresariales a este contexto pesimista. La cuestión es analizar dónde están las oportunidades, no quedarnos en el problema.

Las empresas entienden que su estrategia de negocios además de ser innovadoras y disruptivas debe estar centrada en el bienestar de las personas, sociedad y medio ambiente. Esta realidad que vivimos nos pone a todos frente al desafío de trabajar con un pronóstico sustentable, que ayude a los demás, que genere conciencia de colaboración y responsabilidad social, lograr el equilibrio entre la dimensión económica, social y ambiental.

Hoy lo vemos reflejado como un gran ejemplo en aquellas personas que trabajan y arriesgan la vida para salvar a otros. Y acá surge el concepto de altruismo, una palabra necesaria como base de convencimiento para cualquier desarrollo sustentable público o privado.

Si nos detenemos en su definición, altruismo es la actitud de quien busca o procura el bien de los demás, aun a costa del propio. Es exactamente lo opuesto al egoísmo. Este debe ser el propósito que debemos tener para crear valor.

Hacer política o negocios con altruismo es el camino para mejorar la calidad de vida de las personas más necesitadas principalmente y el cuidado del medioambiente. En Auren trabajamos comprometidos con la responsabilidad social bajo el lema “devolver a la sociedad más de lo que la sociedad nos dio”.

El desafío es que empecemos a priorizar e implementar altruistamente planes de desarrollo sustentable, sin grietas, para ir mejorando primero la tendencia de los indicadores de pobreza y del hambre, objetivos apoyados por los Estados Miembros de las Naciones Unidas. De esta manera también mejoraran los indicadores económicos, sociales y ambientales.


 

Cadena de valor y comunidad

Un acompañamiento imprescindible

No es suficiente que las compañías se comprometan y actúen de manera de minimizar el impacto de las actividades y garanticen las mejores prácticas, externa e internamente. La responsabilidad del desempeño sustentable incluye también a su cadena de valor, que adquiere cada vez más relevancia. Además, las estrategias de las empresas para sostener y potenciar a cada uno de los eslabones, sobre todo a los más débiles, se vuelve central, principalmente en épocas críticas.

 

Camuzzi

Gestionar los impactos

Rodrigo Espinosa, gerente de Relaciones Institucionales

 

En Camuzzi entendemos a la sustentabilidad como un proceso de mejora continua y a largo plazo que procura la construcción de relaciones de confianza y diálogo con nuestros públicos de interés junto a la gestión responsable de nuestros impactos sociales y ambientales. El actual contexto de pandemia ha puesto en relieve la importancia de la gestión empresarial sustentable: prácticas y procesos como tener partes interesadas mapeadas y en constante y fluido diálogo, el análisis y gestión de riesgos posibles, las articulaciones intersectoriales en pos de una mejor gestión de los impactos, así como la mirada sobre desempeño sustentable transversal a todas las áreas de la compañía cobran hoy un nuevo sentido. Por eso, desde Camuzzi hemos tomado el desafío de continuar con este proceso, sin descuidar los compromisos asumidos a largo plazo y, a la vez, responder a la crisis generada por la pandemia sumando nuestros esfuerzos a los de distintos actores.

En este marco, trabajamos para seguir impactando positivamente en las comunidades donde operamos, adaptando cada iniciativa a las nuevas circunstancias. Esto implicó una estrecha labor en conjunto con aliados estratégicos como Asociación Conciencia, Fundación Cruzada Patagónica y Fundación Reciduca, con quienes pusimos el foco en acciones de capacitación virtuales, además de centrarnos en brindar seguimiento y tutorías para acompañar a cada joven participante de nuestros programas y evitar el abandono escolar en este contexto adverso. También organizamos la segunda edición de Energía Itinerante –un concurso de música para fomentar la visibilidad de los músicos emergentes– de manera virtual y, a partir de esta modalidad, logramos ampliar el impacto llegando tanto a Tandil (Provincia de Buenos Aires) como a la zona de Trelew, Rawson y Puerto Madryn (Provincia de Chubut). Asimismo, nos sumamos a campañas como “Seamos uno” y “Una sola hinchada”, que implicaron la articulación entre múltiples actores para responder a la situación de emergencia frente al Covid–19. Por otro lado, en el marco de nuestro relacionamiento con bomberos voluntarios de nuestra área de concesión, realizamos donaciones de barbijos y elementos de limpieza y desinfección para sus cuarteles.
Todas estas acciones que forman parte de nuestra estrategia de sustentabilidad se sumaron a las distintas instancias que creamos o potenciamos para mantener la calidad de nuestro servicio, atención y una comunicación fluida con nuestros usuarios.


 

Pan American Energy

Foco en cada eslabón

Agustina Zenarruza, gerenta de Sustentabilidad

 

Los cambios forzados por la “nueva realidad” obligaron al pequeño empresario y el emprendedor a ser flexible y reinventarse. En Argentina, las pymes representan el 44% del PBI nacional y generan el 70% del empleo privado, de acuerdo con la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Además, hacen un aporte fundamental al entramado productivo ya que, por lo general, brindan productos y servicios de alta calidad y son proveedores claves para empresas de primera línea.

Las compañías desempeñan un rol destacado en las comunidades donde operan. Están llamadas a ser un promotor de desarrollo social, económico y ambiental para la sociedad. Por ello, desde Pan American Energy reforzamos nuestro compromiso con el desarrollo productivo y lo hicimos extensivo a pymes que no forman parte de nuestra cadena de valor.

Un ejemplo de ello es el Programa Pymes PAE, una propuesta que nació en 2005 con el objetivo de fortalecer el entramado productivo local y potenciar las pymes en las localidades donde operamos. Desde sus inicios, el programa busca profesionalizar la gestión de las pymes, certificar sus procesos y desarrollar sus productos y servicios, mediante asesoramientos, capacitaciones y facilidades en el acceso al financiamiento.

En 2020 el programa cumplió 15 años de vida y este aniversario coincidió con la irrupción de la pandemia que afectó profundamente el ecosistema de las pymes. Esta situación inédita fue, para nosotros, una oportunidad para reforzar la escucha y adaptar el programa en formato y contenido.

Así, lanzamos nuestro Plan Integral de Apoyo a las Pymes, 100% virtual, cuya prioridad fue dar respuesta a las nuevas necesidades que emergieron y orientarse hacia el mundo post pandemia. Con ese plan, las pymes accedieron a consultorías gratuitas y asesoramiento en distintas áreas como finanzas, impuestos, reorganización de los recursos humanos, digitalización, marketing y e–commerce, entre otras.

Los resultados nos dieron una enorme satisfacción: durante el último año, brindamos asistencia directa y consultoría a más de 250 pymes de todo el país; realizamos más de 100 capacitaciones abiertas, con más de 12.000 personas inscriptas; y dictamos más de 1.500 horas en contenidos y 2.500 horas de asistencia a pymes.


Roche

Caminata global con impronta local

Lorice Scalise, gerenta general, Roche Pharma Argentina

 

Creemos que un buen negocio tiene que contribuir a crear un mundo mejor. Nos inspira nuestro propósito: “Doing now what patients need next” (haciendo ahora aquello que los que pacientes necesitarán más adelante).

Buscamos transformar la vida de las personas a través de diagnósticos, soluciones médicas y tratamientos innovadores para cáncer, esclerosis y hemofilia, entre otras condiciones, y también dejamos huella de nuestro compromiso con las comunidades en las cuales operamos alrededor del mundo.

Partiendo de esa premisa, colaboradores de la compañía crearon en 2003 un proyecto solidario global que sería compartido por todas las afiliadas de Roche, pensado para construir hoy, un mejor mañana.

Surgió así Children´s Walk, una campaña global en la que los colaboradores se unen con el propósito de recaudar fondos que son destinados a proyectos infantiles relacionados a la nutrición, la atención primaria de salud y el desarrollo social. El total de las donaciones de los empleados es igualado por la filial local de Roche, y ese monto es destinado a una organización civil local. La acción culmina todos los años con una caminata simbólica simultánea en todos los países donde los colaboradores celebran juntos el cierre de la jornada solidaria.

A raíz de este nuevo contexto, en 2020 la tradicional caminata se transformó en un amplio rango de actividades virtuales de las cuales participaron más de 18.000 empleados a lo largo de 63 países en todo el mundo.

Conocemos las diferentes realidades de nuestra comunidad y de poblaciones vulnerables como los niños de nuestro país, donde una gran proporción vive en situación de pobreza. Por eso, desde hace varios años Roche Argentina trabaja en forma conjunta con organizaciones como Fundación Nuevos Caminos, focalizada en el acompañamiento psicológico social de niños, adolescentes y sus familias. Con el apoyo de psicoanalistas, trabajadores sociales y profesores, la organización brinda soporte terapéutico, apoyo escolar y realiza talleres donde los chicos pueden desarrollar su imaginación y creatividad.

Desde la primera caminata en 2003, más de 248.000 colaboradores de Roche alrededor del mundo recaudaron más de 20 millones de francos suizos que fueron invertidos en proyectos de educación, nutrición, atención primaria de la salud y desarrollo social para niños.

Estamos orgullosos del impacto que podemos generar con el esfuerzo y el trabajo colectivo que hacemos día a día, pero también tenemos presente que hay muchos más niños y familias que necesitan ayuda.

Nuestro compromiso está asociado al fortalecimiento de las comunidades donde operamos y al impacto positivo en nuestra sociedad. Children’s Walk es un ejemplo, entre muchos, de cómo lo hacemos tangible.


 

Grupo Arcor

Un trabajo transversal

Claudio Giomi, gerente corporativo de Sustentabilidad

 

En Grupo Arcor promovemos el desarrollo de la sociedad y la conservación del ambiente al momento de impulsar nuestros negocios. La sustentabilidad constituye un enfoque y una estrategia de gestión consolidada que aporta valor en términos de competitividad y sostenibilidad de la compañía a lo largo del tiempo.

La gestión de nuestra cadena de valor es un eje clave de trabajo porque nos permite tener una visión global de todo el ciclo de vida de los productos. A partir de distintas acciones e iniciativas logramos identificar impactos y mapear los procesos y actores involucrados, promover el desarrollo integral de las comunidades en las que actuamos y contribuir específicamente con el desarrollo sustentable de esas regiones.

Desde 2012 implementamos el Programa Agro Sustentable, con el objetivo de asegurar la cantidad, calidad, inocuidad y responsabilidad ambiental y social de las principales materias primas que producimos y adquirimos. Por ejemplo, con la certificación Bonsucro en el Ingenio La Providencia, el más alto estándar de sustentabilidad en la producción azucarera a escala global, logramos estándares internacionales y mejoramos el posicionamiento de la compañía en distintos mercados.

A través del Programa REconocer, los proveedores realizan una autoevaluación en diferentes aspectos de calidad comercial y sustentabilidad, cuyo resultado es considerado para impulsar acciones de mejora continua y para la toma de mejores decisiones de compra.

Por su parte, el Programa de Compras Inclusivas Responsables es una iniciativa que llevamos adelante hace más de 10 años con el objetivo de ampliar y diversificar las fuentes de abastecimiento, favoreciendo la integración a la cadena de valor de grupos productivos en condiciones de vulnerabilidad y/o que tienen menos oportunidades de acceso al mercado. Es decir, a partir de oportunidades de consumo impulsamos procesos de desarrollo local, movilización de recursos en los territorios en los que desplegamos nuestra actividad industrial e inclusión económica de actores locales que intentan salir de situaciones de vulnerabilidad. Un ejemplo de cómo llevamos adelante el programa es el trabajo que realizamos con El Arca, una asociación mendocina que nuclea a más de 60 mujeres emprendedoras y que en la actualidad representa un importante proveedor de prendas textiles para nuestras plantas. Hoy contamos con más de 50 proveedores activos, que generan oportunidades de trabajo a más de 1.000 personas, y que abastecen según las demandas, a todas las plantas de Argentina y bases de Chile, México y Brasil.


 

Barbieri

Alianzas indispensables

Juan Francisco Barbieri, gerente de Innovación y Sustentabilidad

 

En Barbieri asumimos el compromiso de evolucionar hacia un nuevo paradigma empresarial centrado en el triple impacto. Para innovar, desarrollamos “Repensándonos”, una metodología de co–creación abierta, que busca garantizar el diálogo colaborativo y transversal en todas las áreas de la empresa. Los pilares de este modelo son la co–construcción, la pasión, la diversidad y la interdependencia.

Bajo este modo de gestión, generamos un Comité de Sustentabilidad conformado por jóvenes líderes que reportan directamente a la Dirección y buscan maximizar nuestro propósito en cada una de sus respectivas áreas; un Comité de Innovación que propone desafíos a los colaboradores para generar oportunidades de negocio disruptiva hacia el triple impacto; un Comité de Transformación Digital que fomenta la colaboración y agilidad; y un Comité de Economía Circular que lidera un cambio profundo en nuestras formas de producción y consumo.

Los ejes de apoyo de nuestra estrategia de triple impacto son transversales a toda la compañía: Bienestar, Producción Responsable, Comunidad y Liderazgo.

Producción responsable: asumimos una responsabilidad extendida con toda la cadena de valor. Gestionamos e identificamos en nuevas modalidades de producción y consumo sustentable, minimizando los efectos de los productos y servicios que ofrecemos.

Este año lanzamos las EPDs de nuestro porfolio de productos. Específicamente, analizamos el ciclo de vida de la cuna a la tumba y declaramos nuestra huella de impacto.

Comunidad: a través de la innovación, alianzas estratégicas y la educación, buscamos transformar la industria de la construcción promoviendo un sistema constructivo sustentable, que coopere con la integración social, la empleabilidad y mejore la calidad de vida de las personas. Este año, impulsamos en conjunto con Ingeniería Sin Fronteras, la ampliación y restauración del jardín de infantes en San Martín.

Asimismo, estaremos brindando capacitaciones teóricas y prácticas para potenciar la profesionalización y la educación. Otra alianza que desarrollamos es con Mujeres a la Obra, uniendo esfuerzos por la igualdad de género en el rubro constructivo.

 


 

PepsiCo

Agricultura positiva

 

Diego Hekimian, gerente Senior de Asuntos Corporativos para Cono Sur

 

En PepsiCo estamos convencidos de que tenemos la responsabilidad de ayudar a construir un sistema de alimentación más sustentable, generando cambios positivos para el planeta y para las personas. Nuestra agenda social y de sostenibilidad se va adaptando al contexto y a las necesidades locales, y se centra en las áreas donde creemos que podemos tener mayor impacto: agricultura, agua, empaque, clima, productos y gente.

Estamos trabajando a lo largo de todas las etapas de la extensa cadena de valor de la compañía, mediante estrategias que buscan reconsiderar cómo se lleva a cabo el crecimiento y abastecimiento de los cultivos, hacer negocios de forma sostenible e inclusiva, y crear marcas con propósito que sean mejores para los consumidores y para el planeta.

Un ejemplo importante en este camino es “Agricultura Positiva”, un programa que anunciamos globalmente hace unos meses y que incluye una serie de ambiciosos objetivos de impacto positivo en toda nuestra cadena agrícola hacia 2030: Ampliar la adopción de prácticas agrícolas regenerativas a 2,8 millones de hectáreas, casi el equivalente al total de la tierra que utilizan los agricultores para cultivar y proveer insumos para PepsiCo a escala mundial. Estas prácticas contribuirán a la recuperación y conservación del suelo y permitirán reducir al menos 3 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero al final de la década; Mejorar el sustento de más de 250.000 personas en su cadena de valor agrícola y en las comunidades en las que operamos, incluyendo el empoderamiento económico de las mujeres; Producir de forma sostenible el 100% de nuestros ingredientes claves, incluyendo no sólo cultivos de origen directo (papas, maíz, avena), sino también los cultivos de terceros, como aceites vegetales y cereales.

En Argentina, el 100% del suministro de papa, maíz y avena está certificado por el Programa de Agricultura Sostenible de PepsiCo, el cual refleja las mejores prácticas sociales, medioambientales y económicas. Además, el 100% de la producción de papa está certificada por Rainforest Alliance y Global–GAP, sellos de calidad que incluyen el cuidado del medioambiente y de las condiciones de los trabajadores del campo.


Santander

Compromiso con     la comunidad

Vanesa Marignan, gerenta Banca Responsable y Sostenibilidad

 

En Santander contamos con 11 compromisos públicos que guían nuestras acciones para impulsar el crecimiento inclusivo y sostenible en la comunidad. En alianza con más de 20 reconocidas organizaciones y fundaciones, llevamos adelante iniciativas enfocadas en la educación, empleabilidad, apoyo a emprendedores, medioambiente e inclusión financiera, con el voluntariado como eje transversal.

Con el objetivo de impulsar el acceso al empleo formal, acompañamos programas con foco en la educación primaria, financiera, ambiental y la programación digital. Contamos con iniciativas de voluntariado corporativo para diferentes proyectos, a través de nuestras redes de Mentores y Educadores Financieros. Desarrollamos una categoría para emprendedores sustentables, llamada SuperClub Comprometidos, con más de 40 emprendimientos de triple impacto. Hasta el presente, nuestros clientes canjearon más de 56.000 productos elaborados por emprendedores y organizaciones que generan recursos a partir de negocios responsables y que tienen la vidriera de nuestros más de 4 millones de clientes.

Asimismo, asumimos el compromiso de reducir nuestro impacto ambiental. Por ello, somos neutros en carbono, eliminamos los plásticos de un solo uso y separamos nuestros residuos para su posterior reciclaje en alianza con distintas cooperativas. Impulsamos el financiamiento sostenible, acompañando a nuestros clientes en la transición hacia una economía baja en carbono. Lideramos la colocación del primer bono sustentable de Argentina y fuimos colocadores de todos los bonos corporativos en el mercado local que tienen como destino de fondos proyectos sociales, verdes y/o sustentables.

Finalmente, en Santander concebimos a la educación como herramienta transformadora, y a la educación financiera como herramienta para la inclusión y el empoderamiento. En el último año, incorporamos a más de 280.000 personas al sistema financiero, capacitamos a más de 1.200 estudiantes en habilidades digitales y programación, y a 4.000 alumnos en e–commerce.

Nuestro compromiso con la sociedad en la que estamos presente se ve reflejado en las ocho Sucursales de Integración Social que hemos inaugurado en distintos barrios vulnerables de Buenos Aires, con equipos de trabajo que están integrados por vecinos.

Queremos ser parte de la solución para los problemas que la pandemia ha generado, en línea con nuestra misión que es contribuir al progreso de las personas y las empresas, impulsando el crecimiento inclusivo y sostenible.


 

 

Métricas y minimización del impacto

Metas y acciones concretas para maximizar la gestión sustentable

“Lo que no se mide, no puede gestionarse” se repite casi como un mantra en las compañías. Los objetivos de corto, mediano y largo plazo, para minimizar los efectos negativos que pueden ocasionar las actividades, organizan el accionar y aportan a la transparencia. Casi la totalidad de las empresas, principalmente las más trascendentes, se encuentran trabajando en planes exhaustivos para mejorar su performance en el cuidado del medio ambiente, lo antes posible.

 

 

Rizobacter

Agricultura más sustentable

Ricardo Yapur, CEO

 

En Rizobacter, compañía de Grupo Bioceres Crop Solutions, estamos comprometidos con el desarrollo de una agricultura baja en emisiones de carbono. En el corazón de nuestro negocio está la producción de tecnologías microbiológicas que aumentan la biodiversidad y mejora la resiliencia de los ambientes productivos agropecuarios. Además, incrementan la captura de carbono y con ello se mejora el contenido de materia orgánica de los suelos y se reduce los impactos negativos de los gases de efecto invernadero.

Hoy más del 25% de la soja del mundo es tratada con

nuestros inoculantes, un insumo clave ya que promueve la Fijación Biológica del Nitrógeno (FBN), principal nutriente para el crecimiento de las plantas leguminosas.

Este proceso puede aportar el 50% del total de nitrógeno que demanda un cultivo durante su ciclo productivo. Por ejemplo, para un cultivo como la soja en condiciones de la pampa húmeda argentina y tomando un rendimiento medio de 4 Tn/Ha, la acción de la FBN reemplaza a casi 350 Kg/Ha de urea, un fertilizante que proviene del petróleo que genera unos 320 kg de CO2e para su producción. En cambio, la producción de las bacterias de nuestros inoculantes requiere hasta 10 mil veces menos cantidad de CO2e.

Estos resultados se logran por cómo producimos nuestras biotecnologías. En nuestra planta iniciamos el camino hacia la certificación de la Huella de Carbono corporativa bajo el marco de la norma ISO 14064. Con el fin de facilitar la gestión con un seguimiento continuo de nuestra huella y de los planes de reducción, planteamos digitalizar tanto el proceso de contabilidad y reporting como la automatización del proceso de exploración e introducción de los datos de actividad requeridos para el cálculo, siendo SAP el origen de dichos datos.

Como parte de las acciones de reducción de emisiones estamos incorporando nuevos envases reciclables que reemplazarán a los convencionales multicapas polietileno–poliamida. Con esta acción vamos a reducir un 50% la cantidad de envases que actualmente es necesario someter a un proceso de incineración.

Nuestra planta cumple con toda la legislación ambiental vigente. Gran parte de los envases plásticos de insumos se reciclan y, para el caso de los residuos líquidos, son tratados en la propia Planta de Tratamiento de Efluentes. También somos socios de Campolimpio, el programa de manejo de envases de fitosanitarios vacíos que en el primer semestre del año logró recuperar más de un millón de kilogramos de plástico. Otro objetivo central de nuestra compañía es promover la calidad de las aplicaciones agrícolas y evitar los riesgos ambientales asociados. Para esto invertimos US$ 550.00 para inaugurar recientemente LEAF, el primer laboratorio que brindará datos objetivos, medibles y reproducibles para lograr calidad y eficacia en las aplicaciones agrícolas.


Holcim Argentina

“Ambición Empresarial por 1,5°C”

 

María Belén Daghero, gerenta de Desarrollo Sustentable y Asuntos Públicos

 

En 2020 reafirmamos nuestro compromiso de ofrecer un Informe de Desarrollo Sostenible cercano, que refleje cómo Holcim Argentina, compañía integral en la producción de cemento, hormigón, agregados pétreos y servicios para la construcción, integra la sustentabilidad a su estrategia de negocio, en un trabajo conjunto con todos sus públicos de interés.

Desde este período, comenzamos a reportar anualmente como una muestra más de transparentar nuestro compromiso con las comunidades y los clientes, y el cuidado de las operaciones en favor del medio ambiente de toda la compañía en Argentina, compuesto por: Holcim (Argentina) S.A.; Fundación Holcim Argentina; y Geocycle, gestión sustentable de residuos mediante el método de co–procesamiento.

En estos tiempos tan particulares impactado por la pandemia, nuestra rendición de cuentas toma un valor aún mayor. Con la misma responsabilidad con la que asumimos nuestro trabajo en sustentabilidad, abrimos este espacio de comunicación para presentar nuestra gestión a todos los públicos con los que nos vinculamos.

El informe que se realizó sigue las directrices de Global Reporting Initiative (GRI) en su última versión, y cumple con los requisitos exigibles para la modalidad de conformidad exhaustiva. También incluimos nuestros aportes al Pacto Global de Naciones Unidas y el compromiso de la compañía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Para su elaboración, se relevaron y sistematizaron los resultados de la gestión y los aspectos del negocio que más les preocupa a los distintos grupos de interés, identificando el impacto de nuestro modelo de negocio y priorizando criterios de acuerdo a su importancia.

El análisis de materialidad permitió observar que internamente la atención se dirige a los ODS vinculados a la gestión del negocio y estrategia de sustentabilidad, de acuerdo a los indicadores GRI.

Mientras que externamente, hacia los ODS que se relacionan al desarrollo y los requerimientos de la industria, y al impacto que la producción tiene en la generación de empleos y contrataciones.

En 2020, Holcim se convirtió en la primera empresa global de soluciones de construcción en firmar el compromiso de “Ambición Empresarial por 1,5°C”, con objetivos intermedios aprobados por Science Based Targets initiative (SBTi) y alineados con una hoja de ruta para la neutralidad en carbono (Net Zero), comprometiéndose a reducir sus emisiones de carbono en un 20% para el 2030 vs 2018. Holcim Argentina dentro de su “Ambición 2030” en Desarrollo Sostenible, se enfoca en cuatro pilares: Clima y Energía, Economía Circular, Ambiente y Comunidades.
Informar y compartir nuestro compromiso con colaboradores/as, comunidades, proveedores/as, clientes y medio ambiente es parte de la responsabilidad de Holcim con la transparencia y el desarrollo sostenible a escalas país y global.


 

Unipar

Precisión, innovación y crecimiento

 

Guillermo Petracci, director industrial

 

El camino de la sustentabilidad es una prioridad para todas las compañías, pero representa un objetivo aún más importante para el sector petroquímico, fundamental para la sociedad en la generación de empleo, el desarrollo de la economía y la producción de insumos indispensables.

En esta línea, desde Unipar trabajamos permanentemente en la optimización de nuestros procesos para minimizar el impacto ambiental. Desde 2005, utilizamos el hidrógeno (subproducto de nuestro proceso de producción de cloro y soda cáustica) como combustible alternativo para nuestras calderas generadoras de vapor, reemplazando y disminuyendo el consumo de gas natural.

Por otra parte, nos asociamos con AES Brasil para la construcción del Parque Eólico El Tucano (Bahía,Brasil), que tendrá una capacidad instalada de 322 Megavatios (MW) y que servirá para el abastecimiento eléctrico de nuestras plantas en Brasil.

En los últimos 10 años redujimos el consumo de agua de nuestra planta de Bahía Blanca en un 25% a través de procesos más eficientes y el uso de efluentes tratados, al mismo tiempo que invertimos US$ 7 millones en obras que mejoren la cantidad y calidad del efluente, reduzcan el consumo de agua y optimicen el consumo energético.

Tanto la producción de PVC y soda cáustica como de otros insumos de la industria petroquímica permiten el normal funcionamiento de múltiples industrias del país, y a través de mediciones que controlan y reducen el impacto sobre el medio ambiente.

El crecimiento del sector es fundamental para el desarrollo de Vaca Muerta y la extracción del litio, dos campos con grandes proyecciones de cara al futuro. Por este motivo, hoy más que nunca es necesario un compromiso a nivel corporativo a desarrollar estrategias que tengan como foco principal el cuidado ambiental, siempre priorizando el bienestar de las comunidades que nos rodean.

Hoy, el cuidado medioambiental es uno de nuestros pilares en Unipar, sobre el que se sostienen nuestra planificación. Buscamos seguir mejorando nuestros procesos, que ya tienen un muy alto nivel; avanzar en el camino de la energía limpia y seguir formando alianzas que nos permitan avanzar en el camino de la sustentabilidad.

Seguimos apostando fuerte como parte de una industria que es el futuro del país. Somos conscientes de nuestro rol en la cadena productiva y de la importancia de tomar la sustentabilidad como parte de toda la estrategia de negocio.


 

Genneia

“Hay que tomar en serio las energías renovables”

 

Gustavo Castagnino, director de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de

 

Ese fue el pedido que las principales empresas y asociaciones eólicas del mundo hicimos, a través de la Coalición Global de Energía Eólica, a los líderes del G20, para introducir el tema en la agenda de las reuniones ministeriales sobre Ambiente, Clima y Energía que se celebraron en Italia, y preparando el terreno para las discusiones que se darán a fin de año en la COP26. Estamos convencidos de que, hacia 2050, la energía eólica será la principal fuente de generación eléctrica global junto con la energía solar fotovoltaica. Ambas desempeñarán un papel fundamental para descarbonizar el sistema energético.

En los últimos 20 años, la energía eólica demostró su capacidad para aumentar la producción, crear empleos calificados y catalizar la renovación e inversión de infraestructura a gran escala. Y, en los próximos 10, el despliegue eólico anual deberá cuadruplicar los 93 GW instalados en 2020.
Pero ¿por qué si la experiencia es y ha sido positiva hemos hecho este reclamo al G20? Lejos de la orientación que ofrecen los ODS#7 (energía limpia y asequible), vemos con preocupación que el crecimiento actual de la energía eólica está muy por debajo de lo que se requiere para experimentar una real transición energética. A este ritmo, no podremos desarrollar la capacidad eólica necesaria para lograr la neutralidad en carbono. Estaremos condenados a fallar en nuestros objetivos climáticos colectivos. Por eso, vemos que es necesario un cambio de política decisivo y urgente.

Estudios internacionales señalan que existe potencial eólico terrestre y marino casi ilimitado. 56.000 GW de potencial técnico eólico marino fijo y flotante en los países que integran el G20. Y, al menos, 296.000 GW de potencial eólico terrestre, solo en Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Japón, Indonesia, México, Sudáfrica y los Estados Unidos.

A pesar de los compromisos “net zero”, el mundo muestra una tendencia de calentamiento global de 2,4 °C en este siglo. El G20 representa a la mayor parte de la población mundial y a más del 80% de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía. Por ello, su deber público de tomar en serio la mitigación del cambio climático.

En Argentina, el sector de renovables invirtió más de US$ 7.000 millones en los últimos cinco años, de los cuales, más de US$ 4.000 millones corresponden a la energía eólica. Todavía nos queda el desafío de duplicar la participación de las energías limpias en la matriz energética nacional, para lograr en los próximos cinco años, alcanzar el 20% comprometido.

Contribuyendo a este cambio de paradigma mundial, del cual Argentina no va a quedar afuera, las energías renovables hemos tomado acción y esperamos continuar impulsando a otros actores a hacerlo de igual forma.


 

Ternium

Descarbonización: hacia un futuro sostenible

 

Por José Fonrouge, director global de Medio Ambiente

 

La descarbonización es el proceso de disminución de emisiones netas de CO2 producto de procesos industriales y actividades económicas. Tiene como objetivo cumplir con el compromiso del Acuerdo de París, y estabilizar el aumento de la temperatura global en menos de 2°C con respecto a los niveles preindustriales, para 2050.

El sector industrial se encuentra trabajando en ese sentido, dado que el cuidado del medio ambiente es clave en la gestión diaria de las operaciones. Este año Ternium anunció una ruta de descarbonización, con el objetivo de reducir en 20% las emisiones específicas para 2030 con una inversión estimada en US$ 214 millones. Asimismo, comunicó otro plan de inversión de US$ 500 millones, que se implementará en proyectos para la minimización de otros aspectos ambientales cómo mejoras en gestión de co productos, efluentes y emisiones.

Además, desde ProPymes, el programa corporativo que institucionaliza el vínculo de Ternium, Tenaris, Techint Ingeniería y Construcción y Tecpetrol, empresas del grupo Techint, con las pymes clientes y proveedoras, se está implementando una nueva línea de apoyo que busca acompañar a la cadena de valor en la incorporación de mejoras en sus procesos productivos que reduzcan el impacto ambiental de sus operaciones. Recientemente, finalizó la capacitación en contenido normativo y de desarrollo productivo medioambiental que se gestionó junto al IAE Business School y de la cual participaron 25 pymes. La siguiente fase incluye la incorporación de cambios a través de asistencias industriales específicas, para que todo el sector productivo vinculado a nuestra empresa pueda alcanzar los objetivos en la mejora continua de su desempeño ambiental.

Hace mucho tiempo las empresas y las industrias comenzaron a dar pasos en ese sentido y la descarbonización es parte del camino a recorrer. La estrategia de largo plazo contará con una migración de ruta productiva del acero basada en un mayor uso de porcentaje de chatarra como materia prima y de gas natural e hidrógeno verde como agente reductor.

El acero es el material preferido de la economía circular por ser un recurso proveniente del mineral de hierro, por su reciclabilidad infinita y su aplicabilidad a diversos productos y servicios. Este material está presente en cada espacio de la vida: vivienda, transporte, provisión de agua, alimento, producción de energía renovable, herramientas, cuidado sanitario.

Es omnipresente, un metal altamente versátil, con capacidad de continuar desarrollando productos cada vez más livianos.

En este sentido, la innovación tecnológica en la industria siderúrgica está llevando a aceros sofisticados, permitiendo estructuras más fuertes y livianas, con menor huella de carbono en sus aplicaciones. La chatarra ha ido creciendo como materia prima alternativa para producir acero porque, además, su reciclaje reduce el consumo eléctrico, reduce el consumo de materias primas vírgenes y en consecuencia ahorra emisiones de CO2 en el ciclo de vida de los productos, lo que conduce a este material a liderar las estadísticas de reciclaje.

Como líderes del sector, trabajamos para que las operaciones sean más amigables con el medio ambiente, derramando estos objetivos a todas las comunidades con las que operamos.


Banco Itaú

Financiar proyectos de transformación

Mariana Woloszyn, International Finance Institutions – Senior Officer

 

Inspirados por los Compromisos de Impacto establecidos por nuestra casa matriz, en Itaú Argentina también buscamos hacer un mundo más sustentable.

Mediante una gestión integradora de los aspectos ambiental, social y financiero, nuestras acciones y metas han sido definidas a largo plazo, formando parte de la cultura corporativa al ser entendidas como parte de un buen negocio.

En 2018 lanzamos la primera línea de crédito verde junto a IFC (Corporación Financiera Internacional) financiando proyectos de eficiencia energética y generación de energía renovable por US$ 35 millones. Fuimos el primer banco de la región en obtener la certificación GLP (Green Loan Principles). Contar con la certificación es un logro, pero también un compromiso y responsabilidad tanto para el banco como para el proyecto.

El lanzamiento de estos créditos verdes o Green Loans nos transformó internamente, generando un equipo de trabajo especial para el seguimiento de cada proyecto.

Luego del análisis crediticio y socio ambiental, se revisan los procedimientos y métodos aplicables a cada proyecto. Cuando todo está aprobado, se realizan los desembolsos, y luego el seguimiento anual mediante reportes de impacto, donde se busca evaluar y evidenciar que el destino y aplicación de los fondos está siendo cumplida.

Estos proyectos, ya en desarrollo, comienzan a mostrar su impacto positivo en términos de reducción de emisiones en el ambiente por 86,730 tonsCO2/yr, según las cifras que nos provee IFCs por medio de CAFI tool. El detalle que a diciembre de 2020 presentan estos proyectos en reducción de dióxido de carbono en la atmósfera se representa de la siguiente manera:

  • Bioeléctrica Leales mediante la generación de energía por biomasa 6,389 tCO2
  • Hospital Universitario: 8,133
  • Seeds Energy – mediante la generación de energía por medio de biogás 18,221 tCO2
  • Genergiabio por medio de la central termoeléctrica por biomasa 53,984 tCO2
  • El Club Estudiantes de La Plata por medio de la construcción sostenible 203,06tCO2 que certificó el proyecto como EDGE por la eficiente de agua y energía eléctrica.

Creemos en proyectos que se enfocan en crear valor para la sociedad.

Como institución financiera entendemos que, para que el cambio se realice, deben existir fondos que impulsen y financien estos proyectos transformadores. Manteniendo este compromiso, es que estamos trabajando fuertemente con BICE (Banco de Inversión y Comercio Exterior) a través de Fondeo de Segundo Piso para continuar financiando proyectos ESG (Environment Social Governance), consiguiendo apoyo financiero de otros organismos multilaterales como Banco Mundial y BID/Green Climate Fund (GCF)

Estamos alineados con las metas de los Objetivos de Desarrollo sostenibles a 2030 y buscamos ayudar a que las empresas crezcan con un sistema productivo amigable con el ambiente, seguimos trabajando en las finanzas sostenibles y los impactos positivos. Internacionalmente somos miembros del Dow Jones Sustainability Index desde hace 20 años.


 

Google

De neutralidad cero a emisión cero

Eduardo López, presidente de Google Cloud para América Latina

 

No es novedad que el calentamiento global y el efecto invernadero generan un efecto dramático en todo el planeta. Creo que todos, desde nuestro lugar, debemos plantearnos qué estamos haciendo en concreto para dejarles un mundo mejor a las nuevas generaciones. En Google Cloud estamos actuando ahora para cambiar esta realidad. Y no lo estamos haciendo solos. Cada vez más empresas argentinas,  al subirse a la nube, no solo pueden aprovechar sus beneficios para el negocio, sino que además realizan un aporte fundamental a un futuro libre de emisiones de carbono.

Google Cloud opera la nube más limpia de la industria. Esto es resultado de un largo proceso que, en 2017, convirtió a la compañía en la primera empresa en comprar suficiente energía renovable (solar y eólica) para igualar el 100% de su consumo global de electricidad. Aún con un incremento mundial del tráfico de internet producto de la pandemia, y un incremento en el uso de herramientas de Google por parte de los usuarios, logramos mantener la compra de energía renovable suficiente como para seguir siendo 100% neutrales en emisiones de carbono.

Esto tiene alta relevancia para nosotros, pero aún más para nuestros clientes porque ofrecer servicios limpios tiene implicancias directas en el negocio de las compañías con las que trabajamos. En primer lugar, les ayuda a alcanzar sus propias metas de sustentabilidad. Además, les permite elegir en qué región de Google Cloud desean ejecutar sus aplicaciones en función de la energía libre de carbono que les suministra (la de San Pablo, por ejemplo, utiliza hoy 87% de energía libre de carbono). Incluso, operar con nosotros les ofrece un mayor nivel de transparencia, ya que Google Cloud comparte el porcentaje específico de uso de energía libre de carbono en cada hora del día (% de Carbon Free Energy Percentage).

Nuestro trabajo continúa creciendo a la par de nuestro compromiso para continuar impactando positivamente en el planeta, por eso nos fijamos como meta para 2030 ser el primer proveedor de servicios en la nube que funcione con energía libre de emisiones de carbono 24/7 en todos sus data centers.

Esto nos representa el desafío de pasar del modelo de “neutralidad cero” (cuya idea es “emitir y compensar”) a un modelo de “generación cero”, es decir, sin ningún tipo de emisión de carbono en ningún momento. En una época histórica en que nuevos retos nos han puesto a prueba, somos más optimistas que nunca acerca de nuestra capacidad colectiva como empresas, Gobiernos e individuos, y estamos convencidos de que trazar unidos un camino sostenible libre de carbono para nuestro planeta es posible.


Pura

Un puente hacia un futuro sustentable

Leandro Barrionuevo, co–fundador

 

En Pura desarrollamos productos con tecnología e innovación para el tratamiento de agua y poder garantizar así el acceso al agua de calidad, cumpliendo con nuestra tarea de forma sustentable.

Queremos dar un nuevo sentido a los negocios generando triple impacto, promoviendo nuevas formas de consumo consciente, saludable y menos contaminantes para el planeta.

Creemos en esta manera de relacionarnos con nuestro entorno, de modo consciente, sabiendo cuál es el uso que le damos a los recursos y por eso nos comprometernos con este camino de muchos desafíos que estamos dispuestos a lograr.

Para ello, nuestra meta es compensar cada vez más nuestra huella de gases de efecto invernadero en todo el proceso operativo.

Para poder hacerlo, calculamos nuestra Huella de Carbono total de Pura a partir de septiembre 2019 hasta agosto 2020 siendo de 86 tnCO2e. En base a esta medición, compensamos nuestra huella durante el primer trimestre del año 2021 a través de un proyecto de reforestación, conservación y restauración de bosque nativo, llamado Corredor de los Cedros (GMF) en el norte de Argentina, con la compra de 1 hectárea, equivalente a 90 tnCO2.

Así, logramos superar nuestro objetivo de carbono neutral y nos comprometemos a ser carbono positivo en la totalidad de las acciones que implica nuestra labor para el año 2030.

Cada día cuenta para crear el futuro que todos queremos, por eso además de donar el 1% de nuestra facturación anual a proyectos de cuidado medio ambiental, no nos olvidamos de las pequeñas acciones como reciclar y separar los residuos de nuestras operaciones, así logramos mes a mes, resultados como estos: Ahorrar 9.477 litros de consumo de agua; Ahorrar 1.439 kWh de energía; Ahorrar el consumo de 13 kg de plástico.

Sabemos que este es el camino, estamos felices de emprender esta tarea y ser parte del cambio que logre una nueva conciencia ambiental y conseguir limitar el aumento de la temperatura global a 1,5° centígrados.

Porque nuestro propósito es cambiar el mundo a través del agua.


 

Mondelez International

Metas alineadas

 

Ignacio Santurio, director de Legales y Asuntos Corporativos y Gubernamentales, Cono Sur

 

Es innegable el rol que las compañías cumplen en la sociedad y la responsabilidad que tenemos de generar un crecimiento sustentable, creando valor a largo plazo.

En Mondelēz International seguimos enfocados en construir una compañía de snacks sostenible, minimizando nuestro impacto en el medio ambiente y convirtiéndonos día a día en una organización más diversa, equitativa, inclusiva y transparente.

Para lograrlo, estamos convencidos que la definición de objetivos claros es fundamental ya que nos brinda un norte y nos permite medir de forma precisa nuestro progreso. Por eso, contamos con metas puntuales de sustentabilidad, diversidad y bienestar para 2025, cuya evolución analizamos anualmente en nuestro reporte “Snacking Made Right

En 2020 logramos un importante avance en estos compromisos, tanto a escala local como global.

Respecto a nuestro objetivo de utilizar ingredientes sostenibles para nuestros productos, el 100% del aceite de palma que empleamos en Cono Sur ya procede de proveedores certificados, lo que garantiza la trazabilidad de su origen y la sostenibilidad de su producción. Además, el 68% del volumen de cacao a nivel global es obtenido a través del programa Cocoa Life, una iniciativa emblema en nuestra industria que permite transformar las comunidades productoras de esta materia prima.

Reducir nuestro impacto ambiental es otra de nuestras prioridades en la que estamos avanzando desde tres dimensiones en forma simultánea. En nuestras plantas productivas de Argentina disminuimos en un 28% las emisiones de CO2 y redujimos en un 40% los desechos de las operaciones, superando el objetivo del 29%. Además, a escala global, disminuimos en más del 30% el uso de agua en las áreas donde el recurso es más escaso.

Por otro lado, seguimos enfocados en que todos los packs de nuestros productos sean sustentables. El 94% del packaging global, y 85% de Cono Sur ya está diseñado para ser reciclable. En Argentina, además, redujimos 65.000 toneladas de empaque en el último año.

También avanzamos en nuestras iniciativas de bienestar, creadas para alinear el portafolio de productos de la compañía con las necesidades contemporáneas y para promover hábitos de snackeo consciente. Lanzamos nuevos productos de porción controlada, ampliamos nuestro catálogo de opciones sin TACC y mejoramos las fórmulas de productos como Tang y Clight.

Si bien estamos avanzando a pasos firmes, aún tenemos un camino por recorrer. El horizonte que perseguimos, materializado en nuestras metas de impacto 2025, es nuestra fuente de energía de todos los días.


 

 

CNH Industrial Argentina

Oportunidades y calidad de vida

Lorena Eberhardt, coordinadora de Medio Ambiente

 

Tener una visión medioambiental hoy es una manera de pararse frente a un mundo que exige rápida capacidad de adaptación y acciones concretas. Nuestra industria no es la excepción y por eso desde CNH Industrial estamos permanentemente creando e implementando proyectos tendientes al cuidado de los recursos y la preservación del medioambiente.

El Polo Industrial que la firma posee en Córdoba se caracteriza por sus altos estándares de calidad, en línea con el World Class Manufacturing, uno de los más exigentes estándares globales de procesos de fabricación, seguridad, eficiencia de costos, controles de calidad y, por supuesto, medioambiente.

En ese marco, durante los últimos años la compañía ha desarrollado una serie de procesos y medidas con foco en la reutilización de los recursos y la implementación de acciones asociadas a la economía circular. A través de su política de gestión de residuos, la compañía implementa las “5 R” (Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar), reciclando más del 98% de los desechos producidos con el objetivo de convertirlos en materia prima para otro proceso.

Así, a través de nuestro programa “GO” (Grandes Oportunidades), desarrollamos un listón de madera que luego se utiliza en los porta–cubiertas de los camiones pesados. Esa pieza es el resultado del reciclaje de los desechos de los embalajes, reemplazando a los de madera virgen que antes se adquirían específicamente para ese uso. Lo mismo sucede con los guardabarros de maniobra, elemento con el que los camiones llegan hasta los concesionarios y que se produce a partir de plástico corrugado. Gran parte de estos procesos de reutilización se llevan a cabo en la carpintería de nuestra planta, que tiene el objetivo de dar una segunda vida a la madera en distintos proyectos, y que logra reutilizar alrededor de 176 toneladas de madera.

Además, trabajamos para generar proyectos con foco en la reducción del consumo de agua, consiguiendo recircular hasta el 100% de este recurso en el proceso de fabricación de camiones. A esta acción se suma la recuperación de agua de lluvia de los techos del comedor de planta, que luego se utiliza para riego del predio y para la limpieza de los espacios comunes, con una estimación de ahorro de 5.000 litros al año.

Desde CNH Industrial alentamos la aplicación de iniciativas sustentables en toda nuestra cadena de producción y, desde ya, en toda la industria.

Tuvo un efecto beneficioso, sin duda: vigorizó la idea de que todo lo centrado en torno al ambiente, a la inserción de la empresa en la sociedad y el propio gobierno de las organizaciones era más esencial ahora para pensar en un futuro sustentable.

Al comenzar el año pasado, 2020, todo apuntaba a que fuera un año de grandes logros. La ONU bautizó al período que comenzaba como la Década de la Acción con la mirada puesta en 2030, cuando se deberían conseguir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): acabar con el hambre y la pobreza extrema, erradicar la violencia de género y disminuir la desigualdad, garantizar educación de calidad para todos los niños y trabajos dignos para los adultos, asegurar el acceso universal a la sanidad y seguir habitando el planeta sin destruirlo definitivamente.

Pero entonces el Covid–19 cambió el curso de la historia. Millones de muertos, sistemas sanitarios en crisis, y destrucción masiva de empleos. Con lo que el avance de la pobreza y la desigualdad, tuvieron un avance formidable. Por primera vez desde 1990, el desarrollo humano ha retrocedido.

La esperanza quedó para este 2021 en que se espera en que la humanidad venza al virus y recupere la senda del avance hacia un mundo más justo, pacífico y sostenible, aunque cada día parezca menos posible.

Todo el ecosistema empresarial está afectado por el nuevo escenario. Las empresas se están comprometiendo (más allá de las declaraciones formales) a proteger la naturaleza, combatir el cambio climático y descarbonizar el planeta en la medida que les corresponda.

Tanto en las grandes economías como en las emergentes, crece el respaldo a todo lo que significa negocios sustentables.

Durante 2021, por ejemplo, comenzará a escala mundial la producción industrial del combustible llamado a ser la gran herramienta para la mitigación de las emisiones de CO2 provenientes del transporte y de otras industrias que emplean gasoil o gas natural. El ansiado hidrógeno verde servirá como combustible verdaderamente ecológico y significará uno de los más esperados hitos en la lucha contra las emisiones con efecto invernadero.

Las consecuencias de que las sociedades se ven y se verán cada vez más profundamente afectadas por procesos como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la escasez de agua dulce, la mala gestión de los desechos, la degradación de la tierra y la contaminación atmosférica urbana es que se pondrán en marcha nuevos procesos que poco tendrán que ver con “el retorno a la normalidad”.

Al mismo tiempo, las transformaciones sociales favorecen los cambios ambientales, tanto de manera negativa, mediante modalidades de producción y consumo insostenibles, como de manera positiva, mediante estilos de vida, tecnologías y prácticas sociales inclusivas y sostenibles.