Ni efectividad ni eficiencia

Finalmente, todo indica que el futuro ha llegado

El cepo llegó a fines de 2011 para impedir que el desequilibrio de la balanza de pagos forzara el ajuste de la política económica local, vía su impacto en el mercado cambiario y monetario. En consecuencia, otorgó espacio de maniobra adicional a la política monetaria, para que ella pudiera priorizar en el corto plazo el financiamiento al Tesoro Nacional.

19 febrero, 2014

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.

Compartir: