¿Por qué el euro pasa ya de 1,50 vulnerables dólares?

A mediados de marzo, el valor del dólar contra seis monedas relevantes rozaba 89,1 puntos, máximo del año. Por el contrario, el euro cedía a US$ 1,255 y el dólar costaba 0,797 euros. Días atrás, los precios eran US$ 1,505 y € 0,664, con índice 75,2.

26 octubre, 2009

<p>No es, claro, un colapso, pero genera preocupaciones. Naturalmente, los exportadores estadounidenses &ndash;no los canadienses- se tornan m&aacute;s competitivos. En particular, contra los de Europa occidental. Esto los hace felices.</p>
<p>Por lo mismo, la producci&oacute;n local se ve beneficiada por el encarecimiento de importaciones. Tambi&eacute;n los turistas encuentran precios m&aacute;s bajos respecto de la Eurozona y, por ello, prosperan los paseos de compras en fin de semana, un golpe de suerte para las aerol&iacute;neas econ&oacute;micas.</p>
<p>No obstante, una ulterior declinaci&oacute;n de la divisa referencial puede acentuar inquietudes en China, Jap&oacute;n, Taiw&aacute;n, Brasil o Rusia. Al tener sus reservas mayormente en d&oacute;lares y bonos norteamericanos, para ellos ser&aacute; fuerte la tentaci&oacute;n de diversificarlas. A ello apuntaba, ya en septiembre, un proyecto originado la Uni&oacute;n de Emiratos &Aacute;rabes (UEA) e inspirado por Saudiarabia, Kuwait y Qatar: pasar a una canasta d&oacute;lar-euro-yen.</p>
<p>La semana pasada, Brasil impon&iacute;a un gravamen de 2% ad valorem sobre ingreso de capitales especulativos. Por supuesto, las inquietudes sobre un d&oacute;lar vulnerable no son novedad. En 2007, antes de la crisis crediticia occidental, muchos tem&iacute;an un colapso del d&oacute;lar y una paralela alza de rindes en letras de tesorer&iacute;a.</p>
<p>Antes, entonces, el horizonte inclu&iacute;a un desmesurado d&eacute;ficit fiscal y su correlativa explosi&oacute;n inflacionaria. Ahora, el colapso hipotecario, el apalancamiento financiero y la crisis sist&eacute;mica pueden prolongar lo que ya es la mayor recesi&oacute;n desde los a&ntilde;os 30.</p>
<p>En el presente caso, esa recesi&oacute;n afecta el bolsillo de la gente, reduce importaciones y mejora los balances comercial o de cuenta corriente. Pero, ir&oacute;nicamente, acent&uacute;a le debilidad del d&oacute;lar. Otro contrasentido: desde marzo, la divisa cede pero el mercado burs&aacute;til vive un auge similar al de 1995/99, aunque el Dow Jones 30 siga lejos de los 14.200 puntos marcados en enero de 2000 o los 13.000 de mayo pasado. Por otra parte, son valores corrientes y, desde hace un tiempo, Wall Street (y Londres) van perdiendo protagonismo a manos de Shanghai, San Pablo o Singapur. <br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades