Terminó el exilio financiero

Excluida de los mercados internacionales desde 2001, Argentina obtiene lo necesario para saldar sus deudas pendientes y hacer frente a los problemas más urgentes del país.

Después de acordar la postergada finalización del conflicto con los holdouts, cambió la calificación del crédito que dan a Argentina las grandes calificadoras como Standard & Poor’s, Moody’s (elevó la nota a B3) y Fitch, el país quedó en buena posición para conseguir crédito en los mercados internacionales.

 

La prueba más cabal de que Argentina es vista con buenos ojos por la comunidad internacional es que salió a pedir US$ 15.000 millones y le ofrecen más de US$ 65.000.

 

La emisión de deuda, luego de 15 años de congelamiento que coincidieron con un momento internacional en que las tasas estuvieron casi en cero, se hizo luego de que cambiara la calificación del crédito. Los títulos ofrecen alta rentabilidad: 6,75 para los préstamos a 3 años, 7,5% a 10 años y 8% para las emisiones a 30 años. Son tasas más altas que las que ofrecen a otros países más creíbles.

 

Con el financiamiento que entre, aproximadamente US$ 15.000 millones, pagará la deuda con los bonistas que no aceptaron el canje (muy multiplicada luego de tantos años) más la contraída con los que habían aceptado pero que luego de que el juez Griesa de Estados Unidos le impidiera en 2014 cumplir con ellos si antes no pagaba a los holdouts.

Con el dinero restante afrontará las necesidades de las provincias y otorgar líneas de crédito al sector privado.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades