Petróleo: nuevo salto de precios y crudo en US$ 39,65 el barril

Los hidrocarburos marcan récords e inquietan al FMI. Un recálculo de reserva rusas no impidió que, en Nueva York, el crudo tocase US$ 39,65 el barril. Esto anticipa presiones inflacionarias en Estados Unidos, China y la Unión Europea.

En el mercado a término neoyorquino, la nafta común con entrega a fines de mes estaba en 33,5 centavos de dólar, mientras arranca la temporada favorita de los automovilistas y la demanda sube. Máxime porque hay señales de que las disponibilidades estadounidenses bajan más de lo previsto. “Los precios del petróleo y derivados pueden ser un problema difícil este año”, señalaba Rodrigo Rato, tras ser elegido director gerente del Fondo Monetario Internacional.

El promedio citado es el máximo desde que existe ese mercado (1984). Mientras, en la misma plaza, los crudos livianos alcanzaban US$ 39,65 (+5 en la semana) el barril de 161 litros. Este precio desborda el récord registrado en 1991 (38,10).

La Agencia Internacional de Energía y Combustibles, que sigue los mercados por cuenta de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE, “club de los potentados”), ha criticado a la Organización de Países Exportadores de Petróleo. A su juicio, la OPEP no logra que sus miembros aumenten extracción o refinación, con lo cual fomentarán ulteriores alzas. Pero las propias empresas creen que la actitud de la OCDE es política.

“Si Moscú no hubiese anunciado un recálculo que triplica las reservas cubicadas de crudos, el precio neoyorquino estaría cerca de US$ 43”, comentaban en la plaza a término. Similar impresión tenían operadores de las principales compañías petroleras del mundo.

Lo cierto que ya el lunes circulaban nuevas estimaciones en Rusia. Según una de ellas, las reservas verificadas de petróleo rondan los 180.000 millones de barriles. Es decir, casi el triple de las declarada y un volumen muy próximo al del líder, Saudiarabia. Las claves fueron Yukos y la auditoría externa realizada por el estudio norteamericano DeGoyler & McNaughton.

Siguiendo las estrictas pautas de la Comisión Federal de Valores estadounidense, el gigante ruso reveló que sus reservas cubicadas pasaron de 11.200 en 2001 a 13.000 millones de barriles en 2003. Ello hizo que TNK-British Petroleum anticipase que su cálculo subiría de 6.100 a 9.000 millones en el corto plazo y a 30.000 millones en el largo. Entretanto, una fuente británica sostiene que, a fines de 2003, Rusia contaba con reservas probadas por 60.000 millones de barriles y el equivalente de 280.000 millones de barriles en gas natural.

En realidad, la cifra de 180.000 millones proviene de Brunswick UBS, filial rusa de Union des Banques Suisses. A criterio de sus expertos, ése será el monto aproximado una vez que todas las compañías hayan revisados sus cálculos.

En el mercado a término neoyorquino, la nafta común con entrega a fines de mes estaba en 33,5 centavos de dólar, mientras arranca la temporada favorita de los automovilistas y la demanda sube. Máxime porque hay señales de que las disponibilidades estadounidenses bajan más de lo previsto. “Los precios del petróleo y derivados pueden ser un problema difícil este año”, señalaba Rodrigo Rato, tras ser elegido director gerente del Fondo Monetario Internacional.

El promedio citado es el máximo desde que existe ese mercado (1984). Mientras, en la misma plaza, los crudos livianos alcanzaban US$ 39,65 (+5 en la semana) el barril de 161 litros. Este precio desborda el récord registrado en 1991 (38,10).

La Agencia Internacional de Energía y Combustibles, que sigue los mercados por cuenta de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE, “club de los potentados”), ha criticado a la Organización de Países Exportadores de Petróleo. A su juicio, la OPEP no logra que sus miembros aumenten extracción o refinación, con lo cual fomentarán ulteriores alzas. Pero las propias empresas creen que la actitud de la OCDE es política.

“Si Moscú no hubiese anunciado un recálculo que triplica las reservas cubicadas de crudos, el precio neoyorquino estaría cerca de US$ 43”, comentaban en la plaza a término. Similar impresión tenían operadores de las principales compañías petroleras del mundo.

Lo cierto que ya el lunes circulaban nuevas estimaciones en Rusia. Según una de ellas, las reservas verificadas de petróleo rondan los 180.000 millones de barriles. Es decir, casi el triple de las declarada y un volumen muy próximo al del líder, Saudiarabia. Las claves fueron Yukos y la auditoría externa realizada por el estudio norteamericano DeGoyler & McNaughton.

Siguiendo las estrictas pautas de la Comisión Federal de Valores estadounidense, el gigante ruso reveló que sus reservas cubicadas pasaron de 11.200 en 2001 a 13.000 millones de barriles en 2003. Ello hizo que TNK-British Petroleum anticipase que su cálculo subiría de 6.100 a 9.000 millones en el corto plazo y a 30.000 millones en el largo. Entretanto, una fuente británica sostiene que, a fines de 2003, Rusia contaba con reservas probadas por 60.000 millones de barriles y el equivalente de 280.000 millones de barriles en gas natural.

En realidad, la cifra de 180.000 millones proviene de Brunswick UBS, filial rusa de Union des Banques Suisses. A criterio de sus expertos, ése será el monto aproximado una vez que todas las compañías hayan revisados sus cálculos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades