Más de US$ 16.000 millones perdidos en 2014

Si la performance exportadora argentina hubiera sido igual a la de la región, no se necesitaría el cepo cambiario, limitar las importaciones ni se hubiese restringido el envío de dividendos al exterior, según DNI.

El informe DNI Nro. 11 (Desarrollo de Negocios Internacionales), con la firma del director general, Marcelo Elizondo, compara los resultados de las exportaciones argentinas del año pasado con las del resto de Latinoamérica.

 

Conforme los datos relevados, la Argentina ha mostrado una performance sustancialmente inferior en términos cuantitativos a la del subcontinente. Esto es: puede sostenerse que la falencia no obedece (exclusivamente al menos) a razones exógenas, en la medida que la región no ha mostrado similares descensos en los resultados.

 

En otras palabras; pudo haberse esperado que Argentina lograra resultados en el período que fueran, al menos, similares que los del resto de Latinoamérica.

 

En este caso, puede afirmarse que si las exportaciones argentinas hubiesen crecido desde 2005 hasta 2014 (último decenio) al mismo ritmo que las latinoamericanas, el año pasado Argentina hubiese exportado 76.628 millones de dólares (4.693 millones de dólares más que los que exportó).

 

Y si hubiesen crecido desde el inicio de la década (2010) hasta 2014 al mismo ritmo que el que generó en promedio Latinoamérica y el Caribe (las exportaciones argentinas crecieron 5% mientras las latinoamericanas 24,11%), el país hubiese exportado -en 2014- 16.515 millones de dólares más que los que hubo.

 

Por ende, estamos ante una clara situación de diferencia ente lo que ocurrió a Argentina y a sus vecinos. Y esa diferencia ha hecho perder dólares comerciales a nuestro país.

 

Introducción

 

Las exportaciones mundiales (según la Organización Mundial de Comercio) crecieron 2,8% en 2014. Y se prevé (según la misma fuente) que este año aumentarán 3,3%.

 

Sin embargo, las exportaciones argentinas decrecieron 11% el año pasado, y este año están cayendo 17%. Una estimación razonable haría prever que para el final de 2015 las exportaciones totales argentinas caerán al menos alrededor de 11%.

 

Se advierte claramente que el comportamiento de las exportaciones argentinas se ha desacoplado del total de exportaciones mundiales.

 

Es indubitable que, pese a que se suele adjudicar la caída de las ventas externas argentinas a circunstancias externas (“el mundo se nos cayó encina”), en verdad esas supuestas circunstancias no están impactado a los demás países de nuestra región (comparables con Argentina) del mismo modo (crecen las exportaciones mundiales, y este año especialmente las asiáticas que crecerán 5%, mientras las norteamericanas crecerán 4,5%, y las europeas subirán 3%; a la vez que el total de exportaciones de países emergentes y en desarrollo crecerá 3,6%).

 

La caída de las ventas externas argentinas, si bien encuentra algunos motivos externos (caída de precios internacionales o estancamiento de la demanda en Brasil, por ejemplo), tiene muchas explicaciones endógenas.

 

Por ello la performance es tanto peor que la que exhibe el mundo y la región; y pese a que según la OMC Latinoamérica será la región del mundo con peor performance en 2014, aún así la región tendrá un alza en las ventas de (apenas) 0,2%, mientras Argentina –como se expresó- probablemente muestre caídas de -al menos- 11%.

 

Lo expuesto conduce a admitir que por un lado Argentina pierde incidencia en el total de exportaciones de Latinoamérica, a la vez que también resigna exportaciones si se compara con lo que podría obtener si siguiera el ritmo de alza del resto del continente al que pertenece.

 

Comparación con América Latina

 

Si se analiza el último decenio (período 2005/2014), se da cuenta de un movimiento creciente de ventas externas de manufacturas en Latinoamérica y el Caribe.

 

Las exportaciones totales del continente pasaron de 584.114 millones de dólares en 2005 a 1.109.255 millones de dólares el año pasado.

Se trata de un crecimiento destacado; de 89,9%.

 

En el mismo período, Argentina mostró dos subperíodos. Por un lado, desde 2005 hasta 2009 fue ganando participación relativa en el total de exportaciones de la región.

 

Así, en 2005 las exportaciones argentinas representaban el 6,9% del total de Latinoamérica y el Caribe, y en 2008 llegaron a representar un 7,95% del total del contiene. Pero luego, y desde 2010 en adelante.

 

Argentina fue perdiendo relevancia relativa en el total y cayó en incidencia porcentual año a año, hasta llegar especialmente el año pasado a una participación de apenas 6,48% del total, la peor de toda la serie -decenio-.

 

 

En el período, el crecimiento de las exportaciones argentinas fue de 78,26% (una cifra que es casi de 12 puntos porcentuales menor que la que exhibe el subcontinente). Y esta realidad es especialmente explicable por los malos resultados del último tiempo.

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades