Crudo a US$ 97 por crisis pakistaní y ataques en el norte de Irak

Tras rozar US$ 97,70, los tejanos intermedios (WTI) promediaban US$ 97 para entrega en febrero. En Londres, el Brent nórdico marcó a US$ 95 el barril. Tres factores pesan: el descenso de existencias norteamericanas, Pakistán y ataques turcos a los kurd

28 diciembre, 2007

La peculiar zaña empleada para eliminar a la máxima dirigente opositora de Pakistán (costó dos decenas de vidas) y la rampante hipocresía del presidente Pervez Musharraf agravaban una situación ya de suyo crítica. Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia temen que estalle una guerra civil o se amplíe la que azota Afganistán. Por supuesto, nuevas incursiones otomanas en el norte iraquí no ayudan.

Este clima presiona sobre los precios de hidrocarburos en los mercados principales y, de paso, afecta las bolsas. Nuevas señales recesivas (bienes durables, empleo, menos venta de viviendas) impedían quer Wall Street reaccionara. En cuanto a los inventarios norteamericanos, la secretaría de energía y combustibles señaló que se hallan al mínimo desde enero de 2005. Esto es, hace casi tres años.

Por ende, las existencias al viernes pasado habían bajado 3.300.000 barriles en una semana. La cifra más que triplica los pronósticos de varios expertos y se conoce justo cuando varias zonas del país sufren un invierno muy duro.

En cuanto a combustibles refinados (eso abarca aceite de calefacción), disminuyeron en 2.800.000 barriles. Tampoco ahí los analistas estuvieron felices: habían estimado sólo 800.000 de caída. Estos números y lo de Bhutto también elevaban el oro a US$ 830 la onza.

La peculiar zaña empleada para eliminar a la máxima dirigente opositora de Pakistán (costó dos decenas de vidas) y la rampante hipocresía del presidente Pervez Musharraf agravaban una situación ya de suyo crítica. Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia temen que estalle una guerra civil o se amplíe la que azota Afganistán. Por supuesto, nuevas incursiones otomanas en el norte iraquí no ayudan.

Este clima presiona sobre los precios de hidrocarburos en los mercados principales y, de paso, afecta las bolsas. Nuevas señales recesivas (bienes durables, empleo, menos venta de viviendas) impedían quer Wall Street reaccionara. En cuanto a los inventarios norteamericanos, la secretaría de energía y combustibles señaló que se hallan al mínimo desde enero de 2005. Esto es, hace casi tres años.

Por ende, las existencias al viernes pasado habían bajado 3.300.000 barriles en una semana. La cifra más que triplica los pronósticos de varios expertos y se conoce justo cuando varias zonas del país sufren un invierno muy duro.

En cuanto a combustibles refinados (eso abarca aceite de calefacción), disminuyeron en 2.800.000 barriles. Tampoco ahí los analistas estuvieron felices: habían estimado sólo 800.000 de caída. Estos números y lo de Bhutto también elevaban el oro a US$ 830 la onza.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades