¿Será posible gobernar países mediante redes virtuales?

“La era de la burocracia gubernamental jerárquica--el modelo de organización predominante en servicios públicos y en política por más de dos siglos-- llega a su fin.” Así sostiene un trabajo de Deloitte, difundido en Buenos Aires.

En su lugar, va surgiendo un modelo fundamentalmente diferente, que algunos definen como “gobernar mediante redes”. En ese esquema, los funcionarios superiores redefinen el centro de responsabilidades. Desde la gestión social hasta la coordinación de recursos para generar “valor público”.

Por cierto, instancias, agencias, departamentos y oficinas tienden ya a tener menor relevancia como proveedores directos de servicios, pero pesan en el otro aspecto. El futuro modelo se caracterizará por relaciones web múltiples ntre sectores, que se convertirán en una forma dinámica de gestión.

De un modo u otros, la tercerización tendra un papel. Los ejemplos en su uso en el sector privado y organizaciones no gobernamientalñes o sin fines de lucro ofrecen son opciones para la prestación de servicios públicas. Cada año, el gobierno estadounidense gasta cerca de US$ 100.000 millones de dólares más en sueldos. A la inversa, en Gran Bretaña, el porcentaje dedicado a prestaciones sociales por firmas privadas u ONG ha crecido de casi cero a 40% en veinte años.

Una segunda tendencia consiste en la provisión de servicios por organizaciones gubernamentales fusionadas. Ello presupone servicios mejor integrados a la ciudadanía y el desmantelamiento de trabas burocráticas. El futuro sistema permitirá a las agencias puedan compartir mejor la información y coordinar esfuerzos. Ya en la actualidad, Internet y tecnologías convergentes han afinado enormemente la comunicación y colaboración entre estructuras, que se vuelven más rápidas y menos onerosa-

.

So bien esas tendencias fueron ganando impulso en los últimos diez años, sólo recientemente su convergencia ha marcado cambios en el modelo organizativo y el gerenciamiento en mucas áreas de gobierno. Gestionar un gobierno formado por redes de proveedores es algo totalmente distinto a manejar compartimientos estancos. Pero, como todo cambio de envergadura, presenta retos serios para quienes estén a cargo de las reformas.

Verbigracia, el problema de la responsabilidad es uno de los desafíos más difíciles que afrontará un gobierno por medio de redes. Con autoridad y facultades dividida, ¿quién rendirá cuentas si algo no anda bien? ¿cómo obtener resultados cuando existen limitaciones en el contralor? Por ende, es preciso hacer bien al trtarse de: incentivos, parámetros, confianza y riesgo. Con un buen socio de redes para gerenciamiento, esos cuatro aspectos estarán claramente enfocados.

En su lugar, va surgiendo un modelo fundamentalmente diferente, que algunos definen como “gobernar mediante redes”. En ese esquema, los funcionarios superiores redefinen el centro de responsabilidades. Desde la gestión social hasta la coordinación de recursos para generar “valor público”.

Por cierto, instancias, agencias, departamentos y oficinas tienden ya a tener menor relevancia como proveedores directos de servicios, pero pesan en el otro aspecto. El futuro modelo se caracterizará por relaciones web múltiples ntre sectores, que se convertirán en una forma dinámica de gestión.

De un modo u otros, la tercerización tendra un papel. Los ejemplos en su uso en el sector privado y organizaciones no gobernamientalñes o sin fines de lucro ofrecen son opciones para la prestación de servicios públicas. Cada año, el gobierno estadounidense gasta cerca de US$ 100.000 millones de dólares más en sueldos. A la inversa, en Gran Bretaña, el porcentaje dedicado a prestaciones sociales por firmas privadas u ONG ha crecido de casi cero a 40% en veinte años.

Una segunda tendencia consiste en la provisión de servicios por organizaciones gubernamentales fusionadas. Ello presupone servicios mejor integrados a la ciudadanía y el desmantelamiento de trabas burocráticas. El futuro sistema permitirá a las agencias puedan compartir mejor la información y coordinar esfuerzos. Ya en la actualidad, Internet y tecnologías convergentes han afinado enormemente la comunicación y colaboración entre estructuras, que se vuelven más rápidas y menos onerosa-

.

So bien esas tendencias fueron ganando impulso en los últimos diez años, sólo recientemente su convergencia ha marcado cambios en el modelo organizativo y el gerenciamiento en mucas áreas de gobierno. Gestionar un gobierno formado por redes de proveedores es algo totalmente distinto a manejar compartimientos estancos. Pero, como todo cambio de envergadura, presenta retos serios para quienes estén a cargo de las reformas.

Verbigracia, el problema de la responsabilidad es uno de los desafíos más difíciles que afrontará un gobierno por medio de redes. Con autoridad y facultades dividida, ¿quién rendirá cuentas si algo no anda bien? ¿cómo obtener resultados cuando existen limitaciones en el contralor? Por ende, es preciso hacer bien al trtarse de: incentivos, parámetros, confianza y riesgo. Con un buen socio de redes para gerenciamiento, esos cuatro aspectos estarán claramente enfocados.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades