Publicidad en tarjetas telefónicas

En este terreno los límites los pone la imaginación, la creatividad y el ingenio para llegar a la gente de la manera menos pensada. Los medios existen. Son diversos y versátiles. Hay que aplicarlos con originalidad.

Cuando la gente piensa en una tarjeta telefónica como medio publicitario, piensa en avisitos impresos sobre su superficie. Pero a la tarjeta también se le pueden grabar mensajes.

Uncle Dave´s Kitchen, una pequeña firma que vende salsas finas, pone en sus canastas de regalos una tarjeta telefónica de larga distancia. Quien recibe el regalo y va a usar la tarjeta en un teléfono público escucha primero las gracias de Uncle Dave, que le da el nombre de la tienda donde se vendió la canasta y dónde puede encontrar más productos Uncle Dave.

Una comedia musical de Broadway, How to Succeed in Business Without Really Trying, usó tarjeta telefónica para vender entradas. Gastaron US$ 24.000 en diseñar y producir una tarjeta y enviarla por correo a 7.500 jefes de ventas grupales.

La tarjeta servía para cinco minutos de llamadas de larga distancia. Pero con ella venía un folleto que explicaba que se le podían agregar minutos gratis si vendían cierto número de entradas. Los usuarios que hacían una llamada primero escuchaban la voz de la estrella del show, el actor Mathew Broderick, quien les pedía que eligieran de un menú de mensajes de marketing, que incluía grabaciones de las canciones, reseñas de críticos y una conexión directa con la boletería para entradas grupales.

La promoción les hizo vender US$ 240.000 en entradas, y con el número PIN llevaban la cuenta del desempeño de cada vendedor.

Otra buena combinación es combinar publicidad impresa y correo por voz. Es cierto que no hay nada de nuevo en la idea de incluir un teléfono al que la gente pueda llamar, sea para pedir información o para hablar con un vendedor.

Lo que es nuevo y diferente en el aviso de un fondo mutual es que muestra una foto del gerente y un teléfono al que los lectores pueden llamar para escucharlo explicar su estrategia de inversiones. El que llama escucha al gerente Paul Stephens dar una charla seria y fascinante de 5 minutos en la que no hace ningún esfuerzo por hacer una venta.

Usado así, el mensaje grabado adquiere una nueva dimensión, como un sistema de entrega de información extremadamente efectivo y hasta ahora menospreciado.

MaxiMarketing Insights

Cuando la gente piensa en una tarjeta telefónica como medio publicitario, piensa en avisitos impresos sobre su superficie. Pero a la tarjeta también se le pueden grabar mensajes.

Uncle Dave´s Kitchen, una pequeña firma que vende salsas finas, pone en sus canastas de regalos una tarjeta telefónica de larga distancia. Quien recibe el regalo y va a usar la tarjeta en un teléfono público escucha primero las gracias de Uncle Dave, que le da el nombre de la tienda donde se vendió la canasta y dónde puede encontrar más productos Uncle Dave.

Una comedia musical de Broadway, How to Succeed in Business Without Really Trying, usó tarjeta telefónica para vender entradas. Gastaron US$ 24.000 en diseñar y producir una tarjeta y enviarla por correo a 7.500 jefes de ventas grupales.

La tarjeta servía para cinco minutos de llamadas de larga distancia. Pero con ella venía un folleto que explicaba que se le podían agregar minutos gratis si vendían cierto número de entradas. Los usuarios que hacían una llamada primero escuchaban la voz de la estrella del show, el actor Mathew Broderick, quien les pedía que eligieran de un menú de mensajes de marketing, que incluía grabaciones de las canciones, reseñas de críticos y una conexión directa con la boletería para entradas grupales.

La promoción les hizo vender US$ 240.000 en entradas, y con el número PIN llevaban la cuenta del desempeño de cada vendedor.

Otra buena combinación es combinar publicidad impresa y correo por voz. Es cierto que no hay nada de nuevo en la idea de incluir un teléfono al que la gente pueda llamar, sea para pedir información o para hablar con un vendedor.

Lo que es nuevo y diferente en el aviso de un fondo mutual es que muestra una foto del gerente y un teléfono al que los lectores pueden llamar para escucharlo explicar su estrategia de inversiones. El que llama escucha al gerente Paul Stephens dar una charla seria y fascinante de 5 minutos en la que no hace ningún esfuerzo por hacer una venta.

Usado así, el mensaje grabado adquiere una nueva dimensión, como un sistema de entrega de información extremadamente efectivo y hasta ahora menospreciado.

MaxiMarketing Insights

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades