Repsol cesa exploraciones en Bolivia

La petrolera española suspendió temporalmente sus exploraciones en un campo boliviano por la falta de presión del yacimiento. Habían invertido unos US$ 15 millones en el proyecto.

(EFE).- La empresa Repsol-YPF decidió suspender temporalmente sus operaciones en el pozo Eva Eva X-1, en la amazonía boliviana, tras comprobar que el yacimiento de crudo existente no tiene la suficiente presión para ser explotado, informaron ayer (miércoles 09) fuentes oficiales.

La división de exploración de Repsol en la zona confirmó que el pasado 30 de abril se procedió a abandonar temporalmente el pozo, situado en el departamento del Beni y en el que se habían invertido más de US$ 15 millones.

La decisión se adoptó después de concluir las operaciones de perforación, que llegaron a los 5.800 metros de profundidad, y las pruebas realizadas al yacimiento.

Los resultados señalan que en la estructura geológica se puede extraer petróleo con un potencial para producir caudales mayores a los 300 barriles diarios, según un informe de la compañía.

Técnicos de la oficina de Hidrocarburos explicaron que, a pesar de haber encontrado crudo en el yacimiento, no existe la suficiente energía, por la ausencia de gas, para realizar una explotación sostenida.

Para explotar Eva Eva, una serranía del Beni, habría que inyectar gas en el pozo o aprovechar corrientes subterráneas de agua, aunque estos procesos encarecerán las operaciones de la empresa petrolera, señalaron los técnicos.

Adicionalmente, existe una posibilidad de hacer la perforación de otro pozo en la misma zona, pero dependerá de los exámenes finales que realiza la empresa sobre la zona geológica.

Repsol participó en la exploración de este pozo con 58,8%, mientras que 41,2% restante correspondió a British Petroleum Bolivia.

(EFE).- La empresa Repsol-YPF decidió suspender temporalmente sus operaciones en el pozo Eva Eva X-1, en la amazonía boliviana, tras comprobar que el yacimiento de crudo existente no tiene la suficiente presión para ser explotado, informaron ayer (miércoles 09) fuentes oficiales.

La división de exploración de Repsol en la zona confirmó que el pasado 30 de abril se procedió a abandonar temporalmente el pozo, situado en el departamento del Beni y en el que se habían invertido más de US$ 15 millones.

La decisión se adoptó después de concluir las operaciones de perforación, que llegaron a los 5.800 metros de profundidad, y las pruebas realizadas al yacimiento.

Los resultados señalan que en la estructura geológica se puede extraer petróleo con un potencial para producir caudales mayores a los 300 barriles diarios, según un informe de la compañía.

Técnicos de la oficina de Hidrocarburos explicaron que, a pesar de haber encontrado crudo en el yacimiento, no existe la suficiente energía, por la ausencia de gas, para realizar una explotación sostenida.

Para explotar Eva Eva, una serranía del Beni, habría que inyectar gas en el pozo o aprovechar corrientes subterráneas de agua, aunque estos procesos encarecerán las operaciones de la empresa petrolera, señalaron los técnicos.

Adicionalmente, existe una posibilidad de hacer la perforación de otro pozo en la misma zona, pero dependerá de los exámenes finales que realiza la empresa sobre la zona geológica.

Repsol participó en la exploración de este pozo con 58,8%, mientras que 41,2% restante correspondió a British Petroleum Bolivia.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades