Netflix registra récord mundial de suscriptores

Es la gran excepción en este difícil momento de la actividad del entretenimiento provocado por la pandemia.

Con el distanciamiento social y la cuarentena, los consumidores se encuentran encerrados y esa situación, sumada al contexto de crisis económica que ya arrastraba el país, ha sido un duro golpe para la industria de medios, aunque el impacto no ha sido igual en todas las actividades.

La cuarentena ha sido una buena noticia para aquellos que sirven o brindan contenido en el hogar, según Superdata, las ventas mundiales de videojuegos digitales alcanzaron su total mensual más alto en marzo (US$ 10 mil millones, un 11% más que el año anterior).

Las plataformas de video OTT también han visto un aumento en las nuevas suscripciones. Netflix, por ejemplo, registró un récord de 15,7 millones de suscriptores a escala mundial en los primeros tres meses del año. Otros servicios como música on-line, podcasts y acceso a internet también han visto incrementos.

Por otro lado, no son buenas las noticias para los servicios que requieren que las personas salgan de casa, como cine, eventos, música en vivo, diarios y revistas que se venden en kioscos, y publicidad exterior.

En ausencia de cine, los estudios están probando nuevos lanzamientos directamente al hogar, utilizando una variedad de plataformas OTT propias o de terceros y observan con interés cómo funcionan los “lanzamientos directos a casa”, por dos razones. Primero, para ver si las películas resultan económicamente viables, comparando con las expectativas de ingresos de los estrenos en salas. En segundo lugar, para detectar si los nuevos comportamientos del espectador rompen el hábito de ir al cine cuando se levanten las restricciones de la pandemia.

“A pesar del aumento de la audiencia televisiva y de radio, especialmente para los programas de noticias, estos medios enfrentan tiempos difíciles debido al declive en los ingresos publicitarios. El entorno económico más débil está provocando una fuerte reducción en el gasto publicitario de muchas marcas importantes, particularmente de viajes y ocio. Mientras tanto, para la televisión por suscripción, el aplazamiento temporal de todo el contenido deportivo en vivo, en particular el fútbol, está afectando el gasto de suscripción” explica Alejandro Javier Rosa, socio de PwC Argentina.

Aun así y teniendo en cuenta que toda crisis es una oportunidad, existen algunas posibles acciones que pueden tomar las empresas de medios en este contexto, a saber:

  • Reorientarse hacia los valores del consumidor que están cada vez más comprometidos con marcas locales, significativas y transparentes que demuestran los valores correctos. Las marcas de medios deben reorientar sus propuestas, mensajes y contenido para abordar mejor estos comportamientos del consumidor, y desarrollar contenido relevante o atractivo para fomentar la interacción continua.
  • Repensar el mix de medios publicitarios: a medida que la publicidad se recupere en 2021, los anunciantes y las agencias pueden estar más abiertos a cambiar su elección de medios. Con el quiebre que significará la pandemia, habrá menos tendencia a “siempre se ha hecho de esta manera”.
  • Diversificar los flujos de ingresos y generar ingresos recurrentes: la crisis ha traído problemas a quienes dependen solo de un tipo de ingresos, como la publicidad. Si bien algunos medios ya están enfocados en los ingresos por suscripción, otros pueden buscar repensar una combinación en esa dirección.
  • Pensar en canales potenciales: la popularidad de las nuevas aplicaciones de comunicaciones de video abre la posibilidad de nuevos modelos de ingresos y formas de interactuar con el público. En marzo, por ejemplo, el CEO de Zoom anunció que sus usuarios habían aumentado a 200 millones (¡desde los 10 millones!). Sobre la base de estos nuevos hábitos, muchos eventos de la industria podrían encontrar un nuevo lugar, aunque sea temporal.
  • Generar nuevas asociaciones en la industria: existe la posibilidad de que aparezcan nuevas mixturas de activos o asociaciones con dueños de contenido “en casa”. Renovadas combinaciones entre contenido y distribución podrían, por ejemplo, incorporar servicios de transmisión en equipo con fabricantes de dispositivos, o creadores de videojuegos asociados con proveedores de telecomunicaciones, entre otras.
  • Explorar las oportunidades de M&A: la consolidación suele ser un resultado de las crisis. Los jugadores más grandes, incluidas las plataformas digitales, son más resistentes a las interrupciones a corto plazo y pueden buscar adquirir competidores más pequeños. Las empresas con capacidad de comprar deben buscar pivotar hacia nuevas áreas de crecimiento y diversificar las fuentes de ingresos.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades