Momento complicado para lanzar un avión de 800 plazas

Con capacidad de 550 a 840 pasajeros, presentan en Tolosa, Francia, el Airbus A 380, el avión comercial más grande del mundo. Y el más caro: su desarrollo llevó diez años y costó US$ 13.000 millones. Entretanto, Boeing vive un súbito auge.

28 abril, 2005

Literalmente, el A 380 le arrebata al Boeing 747 (o sea, el Jumbo) un cetro que retuvo durante 36 años: el de mayor avión de pasajeros. Con 75 metros de largo y 80 de envergadura, todavía le falta un poco para alcanzar al carguero ruso Antónov-225 (88,5 por 84 metros). Pero existe sólo uno. ¿Por qué? Porque su objeto era llevar un transbordador espacial y el proyecto jamás cristalizó.

Donde iguala al mastodonte soviético es en altura: unos 24 m hasta la punta de la cola. Más o menos, siete pisos. A partir del estreno, el fabricante cifra sus esperanzas en tentar a suficientes aerolíneas y colocar órdenes a un ritmo capaz de cubrir costos. A su vez, los transportistas que compren semejante máquina también deben analizar posibilidades de obtener rentabilidad en plazos razonables.

Mientras el Jumbo puede llevar hasta poco más de 400 pasajeros, el A 380 llega a 550 (en tres clases) o hasta 840 en clase única, versión que posiblemente interese a las aerolíneas de descuento. Otra ventaja será descongesionar a3eripuerto recargados, problema típico en Europa occidental, Estados Unidos y Japón. Según Airbus, los costos por asiento y kilómetro son 15 a 20% inferiores a los de 747. En realidad, los A 350 y 380 fueron diseñados partirndo del Jumbo, todo un clásico.

Hay ya pedidos en firme por 150 unidades y la primera empresa que lo volará, en 2006, es Singapore Airlines. Pero el repentino interés por dos modelos Boeing (777, 787) puede repercutir negativente en futuras ventas de A 350 y 380. París, en verdad, está procupado: en apenas dos días, esta semana, la alicaida Boeing colocó dos órdenes por un total de US$ 12.900 millones con Air Canada y Air India.

Hasta hoy, Boeing fue líder en innovaciones. Hace 51 años, con el 707, primera máquina comercial a reacción, estrenada en julio de 1954. Luego vino el 747 (1969). Ese mismo año, se presentó en Tolosa el Concorde, único avión supersónico de pasajeros –fruto de la cooperación anglofrancesa-, pero fue un fracaso económico y dejó de prestar servicios hace algunos años.

Literalmente, el A 380 le arrebata al Boeing 747 (o sea, el Jumbo) un cetro que retuvo durante 36 años: el de mayor avión de pasajeros. Con 75 metros de largo y 80 de envergadura, todavía le falta un poco para alcanzar al carguero ruso Antónov-225 (88,5 por 84 metros). Pero existe sólo uno. ¿Por qué? Porque su objeto era llevar un transbordador espacial y el proyecto jamás cristalizó.

Donde iguala al mastodonte soviético es en altura: unos 24 m hasta la punta de la cola. Más o menos, siete pisos. A partir del estreno, el fabricante cifra sus esperanzas en tentar a suficientes aerolíneas y colocar órdenes a un ritmo capaz de cubrir costos. A su vez, los transportistas que compren semejante máquina también deben analizar posibilidades de obtener rentabilidad en plazos razonables.

Mientras el Jumbo puede llevar hasta poco más de 400 pasajeros, el A 380 llega a 550 (en tres clases) o hasta 840 en clase única, versión que posiblemente interese a las aerolíneas de descuento. Otra ventaja será descongesionar a3eripuerto recargados, problema típico en Europa occidental, Estados Unidos y Japón. Según Airbus, los costos por asiento y kilómetro son 15 a 20% inferiores a los de 747. En realidad, los A 350 y 380 fueron diseñados partirndo del Jumbo, todo un clásico.

Hay ya pedidos en firme por 150 unidades y la primera empresa que lo volará, en 2006, es Singapore Airlines. Pero el repentino interés por dos modelos Boeing (777, 787) puede repercutir negativente en futuras ventas de A 350 y 380. París, en verdad, está procupado: en apenas dos días, esta semana, la alicaida Boeing colocó dos órdenes por un total de US$ 12.900 millones con Air Canada y Air India.

Hasta hoy, Boeing fue líder en innovaciones. Hace 51 años, con el 707, primera máquina comercial a reacción, estrenada en julio de 1954. Luego vino el 747 (1969). Ese mismo año, se presentó en Tolosa el Concorde, único avión supersónico de pasajeros –fruto de la cooperación anglofrancesa-, pero fue un fracaso económico y dejó de prestar servicios hace algunos años.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades

    [honeypot honeypot-mercado-1 id:honeypot-mercado-1]

    Revista Mercado