Kia se instala en la Argentina

La nueva importadora de la marca coreana prevé abrir 25 concesionarios en los próximos seis meses, realizar inversiones por unos US$ 10 millones, y espera captar, en el mediano plazo, 1,5% del mercado.

27 septiembre, 2001

(NA). – Kia Argentina comenzó en forma oficial a operar en el país e invertirá alrededor de US$ 10 millones para reposicionar aquí la marca coreana y aumentar su participación en el competitivo segmento de los monovolúmenes y los utilitarios deportivos.

El nuevo importador de Kia en el país, el grupo español Bergé, que controla más de 50 empresas en el ámbito mundial, prevé abrir 25 concesionarios en los próximos seis meses y abarcar casi la totalidad del territorio nacional.

Esta red representará una cobertura geográfica del mercado de 90%, con presencia en la Capital Federal, y en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, San Juan, San Luis, Santiago del Estero, Mendoza, Salta, Corrientes, Tucumán, Misiones, Chaco, La Pampa, Río Negro, Tierra del Fuego, Chbut, Neuquén y Santa Cruz.

Con la representación oficial y exclusiva de Kia Motors, Kia Argentina Sociedad Anónima comercializará seis modelos aquí: los monovolúmenes de siete plazas Carens, las minivans Carnival, los utilitarios deportivos doble tracción Sportage y Grand Sportage, los camiones de pequeño porte K2700 y el Pregio, en las opciones de minibús para 12 pasajeros y furgón.

Según trascendió, el grupo Bergé, que tiene a su cargo 14 marcas de automóviles en España, planea invertir alrededor de US$ 10 millones en la Argentina, entre el stock de vehículos que venderá en el país, la compra de repuestos y las actividades de márketing y promoción que desarrolle.

En tanto, el presidente de la nueva compañía, Jorge Guerra, se ilusiona con poder capturar en el mediano plazo una participación de mercado de 1,5%.

Kia pretende competir con mayor protagonismo aquí con otras marcas “importadas” de Oriente, como la japonesa Daihatsu, y sus compatriotas Ssangyong y Hyundai, que también buscan acrecentar sus ventas en el rubro utilitarios.

Pero la batalla es dura, porque los ya afincados en la Argentina Honda, Isuzu, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Suzuki no están dispuestos a ceder terreno ante sus coterráneos asiáticos y menos en plena época de crisis.

Por estos días, uno de los segmentos más peleados del mercado es el correspondiente a los utilitarios deportivos 4 x 4 y a los monovolúmenes, donde además quieren pisan fuerte Renault, Seat, Citroën, Peugeot y Volkswagen.

El grupo Bergé está presente también en Portugal, Perú y Chile, pero Kia Motors –fundada en 1944– carece de respaldo industrial en la región y en la Argentina.

Sin embargo, Guerra se mostró optimista a la hora de difundir los planes de la empresa y precisó que la nueva importadora de la marca coreana aspira a aumentar en forma considerable la cantidad de ventas en el país.

La idea es pasar de las poco más de mil unidades vendidas este año a 3.300 en 2002 –en la primera temporada completa de la firma en acción– y a 3.900 en 2003.

El mercado total de vehículos importados concentra 7,3% de las ventas de automóviles en el país, con alrededor de 180.000 rodados.

Finalmente, todos los productos Kia están amparados por una garantía de dos años o 50.000 kilómetros, y sus precios oscilan entre los siguientes valores: el modelo Sportage, entre $ 26.300 y 29.900; Grand Sportage, entre 27.900 y 30.800; Carens, entre 18.900 y 23.600; Carnival, entre 31.900 y 34.600; Pregio 23.800 (el furgón) y 23.800 (en la opción minibús); y K2700, entre 17.950 y 19.400. En todos los casos se incluye el IVA pero no el costo de patentamiento ni flet.

(NA). – Kia Argentina comenzó en forma oficial a operar en el país e invertirá alrededor de US$ 10 millones para reposicionar aquí la marca coreana y aumentar su participación en el competitivo segmento de los monovolúmenes y los utilitarios deportivos.

El nuevo importador de Kia en el país, el grupo español Bergé, que controla más de 50 empresas en el ámbito mundial, prevé abrir 25 concesionarios en los próximos seis meses y abarcar casi la totalidad del territorio nacional.

Esta red representará una cobertura geográfica del mercado de 90%, con presencia en la Capital Federal, y en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, San Juan, San Luis, Santiago del Estero, Mendoza, Salta, Corrientes, Tucumán, Misiones, Chaco, La Pampa, Río Negro, Tierra del Fuego, Chbut, Neuquén y Santa Cruz.

Con la representación oficial y exclusiva de Kia Motors, Kia Argentina Sociedad Anónima comercializará seis modelos aquí: los monovolúmenes de siete plazas Carens, las minivans Carnival, los utilitarios deportivos doble tracción Sportage y Grand Sportage, los camiones de pequeño porte K2700 y el Pregio, en las opciones de minibús para 12 pasajeros y furgón.

Según trascendió, el grupo Bergé, que tiene a su cargo 14 marcas de automóviles en España, planea invertir alrededor de US$ 10 millones en la Argentina, entre el stock de vehículos que venderá en el país, la compra de repuestos y las actividades de márketing y promoción que desarrolle.

En tanto, el presidente de la nueva compañía, Jorge Guerra, se ilusiona con poder capturar en el mediano plazo una participación de mercado de 1,5%.

Kia pretende competir con mayor protagonismo aquí con otras marcas “importadas” de Oriente, como la japonesa Daihatsu, y sus compatriotas Ssangyong y Hyundai, que también buscan acrecentar sus ventas en el rubro utilitarios.

Pero la batalla es dura, porque los ya afincados en la Argentina Honda, Isuzu, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Suzuki no están dispuestos a ceder terreno ante sus coterráneos asiáticos y menos en plena época de crisis.

Por estos días, uno de los segmentos más peleados del mercado es el correspondiente a los utilitarios deportivos 4 x 4 y a los monovolúmenes, donde además quieren pisan fuerte Renault, Seat, Citroën, Peugeot y Volkswagen.

El grupo Bergé está presente también en Portugal, Perú y Chile, pero Kia Motors –fundada en 1944– carece de respaldo industrial en la región y en la Argentina.

Sin embargo, Guerra se mostró optimista a la hora de difundir los planes de la empresa y precisó que la nueva importadora de la marca coreana aspira a aumentar en forma considerable la cantidad de ventas en el país.

La idea es pasar de las poco más de mil unidades vendidas este año a 3.300 en 2002 –en la primera temporada completa de la firma en acción– y a 3.900 en 2003.

El mercado total de vehículos importados concentra 7,3% de las ventas de automóviles en el país, con alrededor de 180.000 rodados.

Finalmente, todos los productos Kia están amparados por una garantía de dos años o 50.000 kilómetros, y sus precios oscilan entre los siguientes valores: el modelo Sportage, entre $ 26.300 y 29.900; Grand Sportage, entre 27.900 y 30.800; Carens, entre 18.900 y 23.600; Carnival, entre 31.900 y 34.600; Pregio 23.800 (el furgón) y 23.800 (en la opción minibús); y K2700, entre 17.950 y 19.400. En todos los casos se incluye el IVA pero no el costo de patentamiento ni flet.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades