Fiat Auto, ahora a manos de un alemán duro

Tras la incorporación al grupo de un ex Ford, impuesto por General Motors, Fiat Auto también deja de tener cabeza italiana. Herbert Demel, ex Volkswagen Brasil, asume como CEO en la división clave.

15 octubre, 2003

Desde el 15 del mes próximo, Demel se desempeñará como administrador
delegado en Fiat Auto. El título equivale a director gerente en Europa
continental o “chief executive officer” (CEO) en Estados Unidos.

El profesional germano sustituye a Giancarlo Boschetti, hombre allegado al
clan Agnelli y al actual gobierno italiano. A su vez, el alemán se hizo
fama de duro por los drásticos recortes -especialmente de personal y
ejecutivos- efectuados durante su quinquenio de gestión en Brasil.

Según señalan analistas en Turín, Munich y Detroit, la
llegada de Demel profundiza la “estrategia renovadora” iniciada tras
el fallecimiento de Giovanni Agnelli. Lo curioso es que esté en manos
de Umberto, su hermano, en estrecha alianza con Giuseppe Morchi, CEO de Fiat
SpA.

“El arribo de Demel es una señal fuerte de que los cambios en marcha
buscan remontar años de malos balances”, dijo el propio Morchio,
segunda autoridad del holding. La clave reside en una renovación de líneas,
modelos y marketing, cuyo costo total se estima en € 19.500 millones en
el cuadrienio 2003-6. La suma incluye indemnizaciones por 12.300 despedidos
(2002-6).

Desde el 15 del mes próximo, Demel se desempeñará como administrador
delegado en Fiat Auto. El título equivale a director gerente en Europa
continental o “chief executive officer” (CEO) en Estados Unidos.

El profesional germano sustituye a Giancarlo Boschetti, hombre allegado al
clan Agnelli y al actual gobierno italiano. A su vez, el alemán se hizo
fama de duro por los drásticos recortes -especialmente de personal y
ejecutivos- efectuados durante su quinquenio de gestión en Brasil.

Según señalan analistas en Turín, Munich y Detroit, la
llegada de Demel profundiza la “estrategia renovadora” iniciada tras
el fallecimiento de Giovanni Agnelli. Lo curioso es que esté en manos
de Umberto, su hermano, en estrecha alianza con Giuseppe Morchi, CEO de Fiat
SpA.

“El arribo de Demel es una señal fuerte de que los cambios en marcha
buscan remontar años de malos balances”, dijo el propio Morchio,
segunda autoridad del holding. La clave reside en una renovación de líneas,
modelos y marketing, cuyo costo total se estima en € 19.500 millones en
el cuadrienio 2003-6. La suma incluye indemnizaciones por 12.300 despedidos
(2002-6).

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades