El lucrativo mercado de la seguridad hogareña

El monitoreo constante puede ser tranquilizante para el usuario, pero no para el vecino que pasa cotidianamente delante de las cámaras.

27 octubre, 2021

En Estados Unidos, no hay instaladas muchas cámaras en la calle o en lugares públicos. Hay, en cambio, numerosas cámaras instaladas por algunos vecinos en las puertas de los edificios de departamentos. Eso quiere decir que cada vez que una persona entra o sale del edificio su imagen queda grabada en el sistema de seguridad de esas familias.

Si bien los grupos que luchas por las libertades civiles protestan fuertemente contra la vigilancia del gobierno, no parecen preocuparse demasiado por esta vigilancia privada.

Shoshana Zuboff, profesora de la Harvard Business School y autora de The Age of Surveillance Capitalism, cree que la recopilación de datos intrusivos por parte del Estado es menos digerible para los norteamericanos que la intrusión, igualmente perniciosa, por parte de empresas o particulares. La popularidad de los parlantes inteligentes de Amazon, que pueden escuchar todas las conversaciones que se producen dentro de un hogar, sugiere que esto es verdad.

Estados Unidos está a la par de China en penetración de cámaras de seguridad por persona, según una investigación de IHS Markit. Pero la vigilancia urbana representa solamente 3% de toda la red. El resto lo instalan empresas y particulares.

Amazon es líder desde hace unos en cámaras diminutas para la seguridad hogareña. En 2018 compró una empresa llamada Ring, especializada en la fabricación de timbres con video. Sus productos son muy simples. Una pequeña cámara viene integrada al timbre y tiene un sensor de movimiento y un micrófono para que el usuario vea, escuche y hable con quien sea que esté en la puerta. Todo desde el celular.

La expansión de la vigilancia se defiende como una forma de aumentar la seguridad personal. Los timbre son apenas un producto. Amazon espera tener pronto drones que vuelen dentro de la casa y un robot, Astro, que puede reconocer la cara y la voz de todos los integrantes de la familia.

Cuando Amazon compró ring se pensó que la finalidad estaba relacionada con las entregas a domicilio. La seguridad que brinda una cámara Ring, en teoría, podía integrarse en los servicios de Amazon para que los conductores pudieran entrar a la casa del usuario y dejar los paquetes allí dentro. Pero ring se sigue publicitando como un producto de seguridad.

La seguridad hogareña es un mercado lucrativo que Research and Markets calcula que llegará a US$ 51.000 millones el año próximo. Google se apresta a competir con Nest Aware, un sistema de video seguridad y timbre inteligente.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades