Caso Xerox: KPMG y 4 socios acusados de fraude por la SEC

KPMG LLP, tercer estudio contable del mundo, y cuatros socios auditores han sido acusados de fraude ante el fuero civil por la Securities & Exchange Commission. La causa se origina en irregularidades detectadas en los balances de Xerox.

La demanda sostiene que el estudio y sus socios externos sabían que Xerox
Corporation manipulaba libros e, igual, subscribían los estados financieros
de la firma. Los auditores son Michael Conway, Ronald Safran, Joseph Boyle y Anthony
Dolanski.

Xerox ha sido obligada a descontar ingresos inflados por US$ 6.400 millones de
1997 a 2001. Esto es parte de un convenio con la SEC, por el cual los directivos
de la empresa se declararon culpables de algunos cargos, a cambio de rehacer los
balances. Por otra parte, KPMG (que audita a Citigroup, General Electric y otras
2.000 firmas que cotizan en bolsa) fue despedida por Xerox en 2001, luego de 30
años de colaboración.

"El espectacular cambio del escenario empresarial y contable, operado en
2002, subraya las responsabilidades decisivas de los auditores externos en la
preparación y la divulgación de balances", comentó Stephen
Cutler, director jurídico de la SEC. "KPMG y sus socios no cumplieron
con sus obligaciones en el caso Xerox".

KPMG anunció anoche que contestará los cargos afirmando que su proceder
había sido correcto y ajustado a derecho. A su vez, la decisión
de la SEC significa un cambio de tácticas. Hasta ahora, la entidad prefería
multar, acusar o demandar a auditores y contadores, no a estudios enteros. Una
rara excepción fue la multa de US$ 7.000.000 impuesta a Arthur Andersen
por sus omisiones en la auditoría de Waste Management (junio de 2001).

Cutler mismo se encargó de anticipar el cambio. En diciembre, sostuvo:
"es hora de que las firmas contables sean responsables por los actos de sus
socios auditores". En cuanto a Xerox, la SEC manifiesta que ya en 1997 empleaba
trucos contables para maquillar ingresos originados en arriendo de equipos. "Los
auditores externos transmitieron sus dudas sobre esas prácticas a KPMG,
pero la firma no impulsó acciones más directas", explica la
presentación.

Safran calificó de inexactos los cargos. Boyle, nexo entre el estudio y
el directorio de Xerox, no quiso hablar. Tampoco Conway ni Dolanski, ahora director
financiero de Internet Capital Group y socio gerente en esas auditorías
en 1995-7.

La demanda sostiene que el estudio y sus socios externos sabían que Xerox
Corporation manipulaba libros e, igual, subscribían los estados financieros
de la firma. Los auditores son Michael Conway, Ronald Safran, Joseph Boyle y Anthony
Dolanski.

Xerox ha sido obligada a descontar ingresos inflados por US$ 6.400 millones de
1997 a 2001. Esto es parte de un convenio con la SEC, por el cual los directivos
de la empresa se declararon culpables de algunos cargos, a cambio de rehacer los
balances. Por otra parte, KPMG (que audita a Citigroup, General Electric y otras
2.000 firmas que cotizan en bolsa) fue despedida por Xerox en 2001, luego de 30
años de colaboración.

"El espectacular cambio del escenario empresarial y contable, operado en
2002, subraya las responsabilidades decisivas de los auditores externos en la
preparación y la divulgación de balances", comentó Stephen
Cutler, director jurídico de la SEC. "KPMG y sus socios no cumplieron
con sus obligaciones en el caso Xerox".

KPMG anunció anoche que contestará los cargos afirmando que su proceder
había sido correcto y ajustado a derecho. A su vez, la decisión
de la SEC significa un cambio de tácticas. Hasta ahora, la entidad prefería
multar, acusar o demandar a auditores y contadores, no a estudios enteros. Una
rara excepción fue la multa de US$ 7.000.000 impuesta a Arthur Andersen
por sus omisiones en la auditoría de Waste Management (junio de 2001).

Cutler mismo se encargó de anticipar el cambio. En diciembre, sostuvo:
"es hora de que las firmas contables sean responsables por los actos de sus
socios auditores". En cuanto a Xerox, la SEC manifiesta que ya en 1997 empleaba
trucos contables para maquillar ingresos originados en arriendo de equipos. "Los
auditores externos transmitieron sus dudas sobre esas prácticas a KPMG,
pero la firma no impulsó acciones más directas", explica la
presentación.

Safran calificó de inexactos los cargos. Boyle, nexo entre el estudio y
el directorio de Xerox, no quiso hablar. Tampoco Conway ni Dolanski, ahora director
financiero de Internet Capital Group y socio gerente en esas auditorías
en 1995-7.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades