Ventas y cuentas: ¿Buenas o Malas?

Las ventas totales de las cadenas de supermercados y los cierres de cuentas corrientes son dos índices que pueden tomarse como buenas o malas noticias. ¿La jarra está medio llena o vacía?. Algunos indicadores para pensar.

Dos fueron los datos que provocaron cierta polémica. El Indec dio las cifras que reflejan el devenir de las ventas totales de los supermercados, y la Organización Veraz informó sobre la evolución del fenómeno de cierre de cuentas corrientes. Ambas informaciones pueden tomarse como signos alentadores o negativos, de acuerdo a como se los mire.

Según una encuesta del Indec, las ventas totales de las cadenas de supermercados cayeron 1,7% en relación con el año pasado y acumulan una baja de 2,3% respecto al primer trimestre de 1999. Esta es la información en crudo. Si se analizan un poco más los datos podrá observarse lo siguiente:

· en marzo la facturación de los supermercados fue 12,2% mayor a la de febrero.

· debido a la deflación de precios, las ventas a precios constantes del primer trimestre superan en 3,2% a las del mismo período del año anterior.

Esto implica que los supermercados vendieron más unidades, aunque a un menor precio. Por ello se observa la baja en las ventas totales. Otro dato a tener en cuenta es el aumento del consumo de alimentos, bebidas y artículos de limpieza –durante febrero y marzo–, 3,5% si se lo compara con igual período del año anterior.

En cuanto a las cuentas corrientes, la Organización Veraz informó que durante el mes de abril se registraron 2.302 casos de cierre. Este número implica una baja de 83% contra marzo del 2000 y del 69% contra abril de 1999, lo que podría verse como un buen indicio.

Algunas voces de expertos, por el contrario, observan con preocupación este fenómeno. A partir de marzo comenzó a regir a pleno el nuevo sistema de inhabilitaciones por emisión de cheques, que dificulta el cierre de una cuenta corriente; este hecho hacía esperar a los analistas, una reducción más marcada en el número de cuentas cerradas durante este mes.

Con el nuevo sistema de inhabilitaciones, para cerrar una cuenta corriente se deben cumplir tres condiciones:

· librar cinco cheques sin fondos y no levantarlos en un plazo de 15 días.

· no pagar las multas correspondientes.

· disposición judicial.

Habrá que esperar la evolución de estos indicadores durante mayo y podrá verse si la jarra de abril estaba mitad llena o mitad vacía.

Dos fueron los datos que provocaron cierta polémica. El Indec dio las cifras que reflejan el devenir de las ventas totales de los supermercados, y la Organización Veraz informó sobre la evolución del fenómeno de cierre de cuentas corrientes. Ambas informaciones pueden tomarse como signos alentadores o negativos, de acuerdo a como se los mire.

Según una encuesta del Indec, las ventas totales de las cadenas de supermercados cayeron 1,7% en relación con el año pasado y acumulan una baja de 2,3% respecto al primer trimestre de 1999. Esta es la información en crudo. Si se analizan un poco más los datos podrá observarse lo siguiente:

· en marzo la facturación de los supermercados fue 12,2% mayor a la de febrero.

· debido a la deflación de precios, las ventas a precios constantes del primer trimestre superan en 3,2% a las del mismo período del año anterior.

Esto implica que los supermercados vendieron más unidades, aunque a un menor precio. Por ello se observa la baja en las ventas totales. Otro dato a tener en cuenta es el aumento del consumo de alimentos, bebidas y artículos de limpieza –durante febrero y marzo–, 3,5% si se lo compara con igual período del año anterior.

En cuanto a las cuentas corrientes, la Organización Veraz informó que durante el mes de abril se registraron 2.302 casos de cierre. Este número implica una baja de 83% contra marzo del 2000 y del 69% contra abril de 1999, lo que podría verse como un buen indicio.

Algunas voces de expertos, por el contrario, observan con preocupación este fenómeno. A partir de marzo comenzó a regir a pleno el nuevo sistema de inhabilitaciones por emisión de cheques, que dificulta el cierre de una cuenta corriente; este hecho hacía esperar a los analistas, una reducción más marcada en el número de cuentas cerradas durante este mes.

Con el nuevo sistema de inhabilitaciones, para cerrar una cuenta corriente se deben cumplir tres condiciones:

· librar cinco cheques sin fondos y no levantarlos en un plazo de 15 días.

· no pagar las multas correspondientes.

· disposición judicial.

Habrá que esperar la evolución de estos indicadores durante mayo y podrá verse si la jarra de abril estaba mitad llena o mitad vacía.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades