Vaca Muerta puede aportar 0,5% anual del PIB hasta 2035

Según un informe realizado por Accenture, el desarrollo de la industria del shale oil y shale gas en Argentina podría aportar, en promedio, entre $62.200 y $67.800 millones de dólares al crecimiento anual del PBI.

30 octubre, 2014

Si bien hace seis meses el barril de crudo estaba en US$ 115 y ahora se redujo a US$ 85, lo cual incidirá de algún modo en la explotación del shale, que es más cara que la convencional, Accenture previó un crecimiento adicional promedio anual del PBI de 0,5%, y en la creación de 19.900-21.700 puestos de trabajo promedio anuales hasta 2035.

 

Que las oportunidades de la industria de shale en Argentina están a la vista y son indudables son parte de las conclusiones que se pueden obtener de “Reimaginando Argentina – Una mirada no convencional hacia el 2035”, el más reciente estudio de Accenture, donde se ahonda en puntos sustanciales de esta temática para tener una mayor apertura de conocimiento sobre el proyecto de Vaca Muerta y su impacto en la economía y en la sociedad hacia 2035. “Según estimaciones hechas por Accenture, se calcula que alrededor de U$S 65.000 millones podrían aportarse anualmente al PBI, proveniente de la industria del shale oil y gas, lo que tendría un importante impacto para los sectores económicos clave de la Argentina. La nueva riqueza aumentaría  el crecimiento del PBI del país en un 0.5% promedio por año y, en consecuencia, el bienestar de su gente”, comentó Pablo Pereira, director ejecutivo y líder de la industria de energía de Accenture. Para 2035, y como resultado de una explotación sostenida y creciente, con un desarrollo exitoso del shale en el área de Vaca Muerta, Accenture proyecta que la producción de petróleo de Argentina habrá aumentado de aproximadamente 550.000 a más de 1,8 millones de barriles diarios (b/d),  y una producción de gas natural superior a 317 millones de metros cúbicos diarios (actualmente en 100 millones).

 

La proyección realizada para la producción de petróleo es positiva y pronostica que la Argentina podría llegar a autoabastecerse entre 2020 y el 2025.

 

Para el caso del gas natural, el autoabastecimiento también comenzaría a principios de la próxima década, bajo los supuestos considerados.

 

Según el estudio realizado, Vaca Muerta tiene suficiente tracción para agregar promedio un 0.5% al crecimiento anual del PBI y crear más de 22.000 puestos de trabajo cada año por las próximas dos décadas.

 

Además, dado que Vaca Muerta tiene mucho más gas “que lo que Argentina podría consumir”, las exportaciones o industrialización del gas natural deberían ser el camino a seguir, siendo sus principales clientes los países vecinos que carecen de gas o experimentan escasez de energía. Por otra parte, el estudio también indica que para que Argentina alcance todo su potencial en términos de su industria de shale, no solo se requiere una importante inversión inicial, sino también el apoyo de una gran cantidad de otros sectores.  Los recursos humanos disponibles capacitados para esta actividad resultarán fundamentales. El desarrollo de Vaca Muerta en Argentina constituye una oportunidad única para el país.

 

El tamaño y la calidad de la formación ya atrajo una importante cantidad de nuevas inversiones hacia el país y, en las próximas décadas, existirá un aumento importante de las mismas.

 

También se espera que el desarrollo de los recursos de shale de Argentina revierta la tendencia que convirtió al país en un importador neto, con miras a un autoabastecimiento de petróleo y gas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades