Toman el pulso al desarrollo global

Los temas que desvelan a los responsables de instituciones de desarrollo

La Brooking Institution, un think tank de investigaciones en Estados Unidos, entrevistó el año pasado a 93 líderes en cuestiones de desarrollo para preguntarles cómo ven el cambio en desarrollo global, qué avizoran para el futuro inmediato y de mediano plazo y cómo se están adaptando sus respectivas organizaciones. Los entrevistados – funcionarios de gobierno, de empresas, de organizaciones multilaterales y no gubernamentales — se manifestaron sobre una serie de temas.

 

El problema más mencionado fue el futuro del financiamiento para el desarrollo. Se estanca la ayuda oficial para el desarrollo y en general es inadecuado el financiamiento de áreas específicas de necesidad. Hay bastante entusiasmo pero incertidumbre sobre fuentes alternativas de financiamiento.

 

Otro tema es la proliferación de jugadores en el campo del desarrollo: china, India y otros países de medianos ingresos; fundaciones y filántropos; corporaciones e inversores sociales. En general, esta expansión de jugadores es vista como positiva porque acercan más recursos, experiencia y procedimientos alternativos para los desafíos del desarrollo. Pero a la vez preocupa que los nuevos jugadores incorporan diferentes normas, expectativas e incentivos.

 

Todo el panorama del desarrollo está cambiando con rapidez de una manera mucho más profunda de la que se advierte en el financiamiento y los actores. Esto está generando una brecha entre los países que se están desarrollando y los atascados en la pobreza y la inestabilidad. Este mundo de dos pistas genera incertidumbre en cuanto a los modelos de desarrollo que las organizaciones de desarrollo deberían priorizar hacia delante. Y cómo deberían posicionarse para lograr el mayor impacto posible.

 

El nivel histórico de refugiados y de personas que se desplazan por el mundo – una cifra que se acerca a los 70 millones – es un enorme desafío para las organizaciones que buscan servir a aquellos que se ven forzados a abandonar sus hogares y sus comunidades. Como mucha de esa gente queda dislocada por años o incluso en forma permanente los viejos modelos de ayuda humanitaria son insuficientes y es necesario encontrar métodos más sostenibles en el tiempo.

 

Los líderes mencionaron la localización como una tendencia positiva. Esto quiere decir que cada vez más son actores locales los que poseen el conocimiento, el talento y las instituciones para atender desafíos locales y los que están mejor posicionados para encarar su solución.

 

La demografía está cambiando el desarrollo, todavía más que la explosión de la migración. Muchas regiones tienen un boom de juventud sin precedentes, a menudo combinado con aumento de la urbanización. En general, en los países en desarrollo la juventud es vista positivamente. Ofrece la posibilidad de tener más trabajadores y mejor capacitados y de cambiar las normas culturales sobre democracia y mujeres. Ideas nuevas y creativas pueden acelerar el crecimiento y el cambio positivo.

 

Los encuestados mencionaron unas 30 tecnologías diferentes cuando se les preguntó por innovación. Algunos ven a la tecnología como generador de cambio positivo que da a las organizaciones de desarrollo mejores herramientas para comunicarse con comunidades diferentes. Pero hay preocupación por líderes autocráticos que usan la tecnología para reforzar su poder. También hay mucha frustración por la incapacidad de los actores de desarrollo para mantenerse al día con la rapidez del cambio.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades