Principio de acuerdo por los fondos electorales

El Gobierno y la Corte Suprema llegaron a un principio de acuerdo sobre la partida presupuestaria que será destinada para financiar el proceso electoral. Rondará los 10 millones de pesos y abarcará las elecciones internas y las generales.

12 septiembre, 2002

Así lo revelaron fuentes
oficiales, que además estimaron que este entendimiento será
convalidado la semana que viene por el presidente de la Corte,
Julio Nazareno, y el ministro del Interior, Jorge Matzkin.

El principio de acuerdo entre los poderes Ejecutivo y Judicial
llegó tras una fuerte queja de la Cámara Nacional Electoral, que
el lunes pasado había exhortado públicamente a la gestión de
Eduardo Duhalde a enviarle los fondos necesarios para la
organización del próximo proceso electoral.

Pero ayer la tensión entre ambos poderes cedió tras una reunión
que mantuvieron el secretario de Interior, Cristian Ritondo, y el
administrador de la Corte, Nicolás Reyes, quienes acordaron que la
Nación girará una partida de 1.250.000 pesos por mes hasta los
comicios generales de marzo para financiar el proceso electoral.

Con estas partidas
la Justicia electoral dispondrá de horas extras para sus empleados
y contrará personal temporario, con el objetivo de cumplir con
todos los pasos legales que establece el cronograma electoral.

Ese cronograma, que el presidente Duhalde fijó por decreto,
establece las elecciones internas de los partidos políticos el
próximo 15 de diciembre y los comicios generales para el 30 de
marzo de 2003.

Las elecciones generales de 1999 habían costado al Estado poco
menos de nueve millones de pesos, aunque en esa oportunidad no se
realizaron comicios internos como los previstos ahora.

Ahora, el Gobierno nacional ofreció a la Justicia una partida
total de unos 10 millones de pesos para organizar tanto la interna
del 15 de diciembre como la general de marzo de 2003.

Fuentes judiciales dejaron trascender, en este sentido, cierto
disconformismo porque hay costos que en la actualidad duplican y
hasta triplican a los de 1999, como por ejemplo los que implican
el valor de las resmas de papel para imprimir el padrón y el
soporte informático de los comicios.

El lunes pasado, la Justicia electoral había exhortado al
Gobierno a enviarle los recursos necesarios para confeccionar los
padrones, a una semana de la fecha tope para la distribución y
exhibición de las listas provisionales de ciudadanos habilitados a
participar de las internas del 15 de diciembre.

La advertencia para el Gobierno corrió por cuenta de la Cámara
Electoral, que señaló que pese a haber requerido al Poder
Ejecutivo “la provisión de los medios para que los tribunales que
tienen como responsabilidad la organización electoral puedan
ejercerla adecuadamente, no se ha obtenido respuesta alguna”.

Pero el ministro Matzkin minimizó la queja de la Cámara
Electoral y ayer se anunció un principio de acuerdo con la Corte
luego de la propuesta enviada por la Nación a la Cámara Electoral
y que discutieron luego Ritondo y Reyes, ya que la Corte Suprema
es la que administra los recursos.

En el texto, firmado por Matzkin, el Gobierno le informa a la
Cámara que “se han adoptado todas las disposiciones que
corresponden a los preparativos necesarios para asegurar la
correcta realización del acto comicial”.

Rechaza, en un párrafo específico, la solicitud “de la puesta a
disposición de la ciudadanía de un procedimiento gratuito -por
Internet- para hacer llegar las observaciones al juzgado
electoral que corresponda”.

“La inclusión errónea en un padrón partidario es fruto de la
actividad del propio partido, por lo que debe ser objeto de un
reclamo a costa del mismo partido cuyo padrón sea observado,
debiendo los jueces de cada distrito ordenar la tramitación ante
la Secretaría Electoral por la vía partidaria de las observaciones
que los ciudadanos deseen informar”, subraya el texto.

Así lo revelaron fuentes
oficiales, que además estimaron que este entendimiento será
convalidado la semana que viene por el presidente de la Corte,
Julio Nazareno, y el ministro del Interior, Jorge Matzkin.

El principio de acuerdo entre los poderes Ejecutivo y Judicial
llegó tras una fuerte queja de la Cámara Nacional Electoral, que
el lunes pasado había exhortado públicamente a la gestión de
Eduardo Duhalde a enviarle los fondos necesarios para la
organización del próximo proceso electoral.

Pero ayer la tensión entre ambos poderes cedió tras una reunión
que mantuvieron el secretario de Interior, Cristian Ritondo, y el
administrador de la Corte, Nicolás Reyes, quienes acordaron que la
Nación girará una partida de 1.250.000 pesos por mes hasta los
comicios generales de marzo para financiar el proceso electoral.

Con estas partidas
la Justicia electoral dispondrá de horas extras para sus empleados
y contrará personal temporario, con el objetivo de cumplir con
todos los pasos legales que establece el cronograma electoral.

Ese cronograma, que el presidente Duhalde fijó por decreto,
establece las elecciones internas de los partidos políticos el
próximo 15 de diciembre y los comicios generales para el 30 de
marzo de 2003.

Las elecciones generales de 1999 habían costado al Estado poco
menos de nueve millones de pesos, aunque en esa oportunidad no se
realizaron comicios internos como los previstos ahora.

Ahora, el Gobierno nacional ofreció a la Justicia una partida
total de unos 10 millones de pesos para organizar tanto la interna
del 15 de diciembre como la general de marzo de 2003.

Fuentes judiciales dejaron trascender, en este sentido, cierto
disconformismo porque hay costos que en la actualidad duplican y
hasta triplican a los de 1999, como por ejemplo los que implican
el valor de las resmas de papel para imprimir el padrón y el
soporte informático de los comicios.

El lunes pasado, la Justicia electoral había exhortado al
Gobierno a enviarle los recursos necesarios para confeccionar los
padrones, a una semana de la fecha tope para la distribución y
exhibición de las listas provisionales de ciudadanos habilitados a
participar de las internas del 15 de diciembre.

La advertencia para el Gobierno corrió por cuenta de la Cámara
Electoral, que señaló que pese a haber requerido al Poder
Ejecutivo “la provisión de los medios para que los tribunales que
tienen como responsabilidad la organización electoral puedan
ejercerla adecuadamente, no se ha obtenido respuesta alguna”.

Pero el ministro Matzkin minimizó la queja de la Cámara
Electoral y ayer se anunció un principio de acuerdo con la Corte
luego de la propuesta enviada por la Nación a la Cámara Electoral
y que discutieron luego Ritondo y Reyes, ya que la Corte Suprema
es la que administra los recursos.

En el texto, firmado por Matzkin, el Gobierno le informa a la
Cámara que “se han adoptado todas las disposiciones que
corresponden a los preparativos necesarios para asegurar la
correcta realización del acto comicial”.

Rechaza, en un párrafo específico, la solicitud “de la puesta a
disposición de la ciudadanía de un procedimiento gratuito -por
Internet- para hacer llegar las observaciones al juzgado
electoral que corresponda”.

“La inclusión errónea en un padrón partidario es fruto de la
actividad del propio partido, por lo que debe ser objeto de un
reclamo a costa del mismo partido cuyo padrón sea observado,
debiendo los jueces de cada distrito ordenar la tramitación ante
la Secretaría Electoral por la vía partidaria de las observaciones
que los ciudadanos deseen informar”, subraya el texto.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades