Preocupación en el sector automotriz nacional

La producción de autos de 2001 sería similar a la del año anterior. La industria reclama medidas para impulsar la demanda, aunque cada vez más concientes de que lo más seguro seguirá siendo por ahora el mercado externo.

18 febrero, 2001

Voceros de las principales automotrices del país admitieron que este año aparenta ser mucho menos favorable para la industria del automóvil que el anterior, y amenaza con ser también el área del sistema económico que menos aportes realizará a la tan mentada reactivación del país.

La industria automotriz cerró el año 2000 fabricando 340.000 vehículos. Una cifra irrisoria en términos de crecimiento si se tiene en cuenta la producción del año 1998 que alcanzó las 457.000 unidades, informó hoy (domingo 18) el diario Clarín.

En enero de este año se vendieron 12.860 unidades, 48,6% menos que lo que se vendió en diciembre de 2000, y 41,6% menos que lo comercializado en enero del mismo año.

De todos modos tanto las automotrices como las autopartistas coinciden en afirmar que la producción rondará los 300.000 o 350.000 autos este año, aunque no dejan de expresar su incertidumbre por la situación.

Para General Motors se viene “un primer semestre flojo y un segundo semestre un poco mejor. Así, la industria podría repetir los números del 2000”.

Mientras que la gente de Toyota consideró que “en principio el mercado interno puede seguir en baja”, entre otras cosas, porque ya no existe el plan canje, por lo cual planean fabricar este año un poco más de 17.000 unidades, mientras que el resto irá a Brasil, Uruguay y Chile.

Daimler Chrysler, que este año debió trasladar su planta de Córdoba a González Catán (en la provincia de Buenos Aires) debido a las duras condiciones a las que se vio sometida por la baja en las ventas, consideró que el blindaje les abrió una perspectiva de crecimiento pero sólo como para esperar alcanzar las cifras del 2000, ya que no son optimistas respecto a que se supere esa cifra, mucho menos después de la nueva devaluación del real brasileño.

Fiat y Volkswagen tampoco se mostraron demasiado confiadas en la mejoría y aseguraron que sus operaciones seguirán concentradas en la producción de vehículos para el mercado externo, preferencialmente, y hasta tanto no aparezcan indicadores de una sustancial levantada.

Renault prevé lanzar el Twingo 3 y hacia fines de año el Laguna 2. Y reforzar las exportaciones del Mégane, Kangoo, Clio y Trafic a Brasil.

Voceros de AFAC (Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes) coincidieron en afirmar que entre 1994 y 1996, gracias al Plan Canje, se vendieron un millón de autos y a esta altura con 6 años de antigüedad promedio esas unidades deberían ser reemplazadas.

Aunque admitieron que los autopartistas están con niveles de producción bajísimos, que algunas podrían cerrar y que lo más probable es que continúe el éxodo de empresas hacia Brasil.

Voceros de las principales automotrices del país admitieron que este año aparenta ser mucho menos favorable para la industria del automóvil que el anterior, y amenaza con ser también el área del sistema económico que menos aportes realizará a la tan mentada reactivación del país.

La industria automotriz cerró el año 2000 fabricando 340.000 vehículos. Una cifra irrisoria en términos de crecimiento si se tiene en cuenta la producción del año 1998 que alcanzó las 457.000 unidades, informó hoy (domingo 18) el diario Clarín.

En enero de este año se vendieron 12.860 unidades, 48,6% menos que lo que se vendió en diciembre de 2000, y 41,6% menos que lo comercializado en enero del mismo año.

De todos modos tanto las automotrices como las autopartistas coinciden en afirmar que la producción rondará los 300.000 o 350.000 autos este año, aunque no dejan de expresar su incertidumbre por la situación.

Para General Motors se viene “un primer semestre flojo y un segundo semestre un poco mejor. Así, la industria podría repetir los números del 2000”.

Mientras que la gente de Toyota consideró que “en principio el mercado interno puede seguir en baja”, entre otras cosas, porque ya no existe el plan canje, por lo cual planean fabricar este año un poco más de 17.000 unidades, mientras que el resto irá a Brasil, Uruguay y Chile.

Daimler Chrysler, que este año debió trasladar su planta de Córdoba a González Catán (en la provincia de Buenos Aires) debido a las duras condiciones a las que se vio sometida por la baja en las ventas, consideró que el blindaje les abrió una perspectiva de crecimiento pero sólo como para esperar alcanzar las cifras del 2000, ya que no son optimistas respecto a que se supere esa cifra, mucho menos después de la nueva devaluación del real brasileño.

Fiat y Volkswagen tampoco se mostraron demasiado confiadas en la mejoría y aseguraron que sus operaciones seguirán concentradas en la producción de vehículos para el mercado externo, preferencialmente, y hasta tanto no aparezcan indicadores de una sustancial levantada.

Renault prevé lanzar el Twingo 3 y hacia fines de año el Laguna 2. Y reforzar las exportaciones del Mégane, Kangoo, Clio y Trafic a Brasil.

Voceros de AFAC (Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes) coincidieron en afirmar que entre 1994 y 1996, gracias al Plan Canje, se vendieron un millón de autos y a esta altura con 6 años de antigüedad promedio esas unidades deberían ser reemplazadas.

Aunque admitieron que los autopartistas están con niveles de producción bajísimos, que algunas podrían cerrar y que lo más probable es que continúe el éxodo de empresas hacia Brasil.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades