Premiarán el recorte en el gasto público

La iniciativa es parte del proyecto de reforma del Estado. Habrá premios y sanciones de acuerdo al nivel de ajuste que logre cada organismo.

27 noviembre, 2000

Marcos Makón, quien hace sólo unos meses ocupa la Secretaría de Coordinación General de la Jefatura de Gabinete, ideó un proyecto por el cual los organismos estatales que encaren de manera satisfactoria el proceso de reforma del Estado que promueve el Gobierno, podrán disponer de hasta 70% del ahorro presupuestario que obtengan como fruto de la reforma administrativa aplicada para destinarlo al aumento de sueldos o a la capacitación de sus empleados, entre otros fines.

Los que no, serán castigados con la reducción de 10% de las partidas asignadas para gastos de funcionamiento del año próximo.

Makón, hombre que responde al ex vicepresidente Alvarez y que supo desempeñarse en la gestión de Domingo Cavallo , afirmó que la modernización del Estado, “no es un tema en sí mismo”; el objetivo de la administración delarruista es “modernizarlo para hacerlo más eficiente” .

“Tenemos la visión de un Estado amigo, al servicio del ciudadano, eficiente y eficaz. Queremos un Estado que cumpla con las funciones que tiene asignadas; no queremos volver al Estado elefantiásico, pero tampoco a uno ausente”, comentó.

Según Makón, para lograr esos objetivos es fundamental hacer un trabajo “organismo por organismo, para inculcar al funcionario público el sentido de que es servidor público”.

Se mostró convencido de que “tanto el Estado nacional como las provincias no le están devolviendo en bienes y servicios a la sociedad lo que ésta contribuye por medio del pago de impuestos” y justificó por ello el interés del Gobierno en “cambiar la gestión”.

Marcos Makón, quien hace sólo unos meses ocupa la Secretaría de Coordinación General de la Jefatura de Gabinete, ideó un proyecto por el cual los organismos estatales que encaren de manera satisfactoria el proceso de reforma del Estado que promueve el Gobierno, podrán disponer de hasta 70% del ahorro presupuestario que obtengan como fruto de la reforma administrativa aplicada para destinarlo al aumento de sueldos o a la capacitación de sus empleados, entre otros fines.

Los que no, serán castigados con la reducción de 10% de las partidas asignadas para gastos de funcionamiento del año próximo.

Makón, hombre que responde al ex vicepresidente Alvarez y que supo desempeñarse en la gestión de Domingo Cavallo , afirmó que la modernización del Estado, “no es un tema en sí mismo”; el objetivo de la administración delarruista es “modernizarlo para hacerlo más eficiente” .

“Tenemos la visión de un Estado amigo, al servicio del ciudadano, eficiente y eficaz. Queremos un Estado que cumpla con las funciones que tiene asignadas; no queremos volver al Estado elefantiásico, pero tampoco a uno ausente”, comentó.

Según Makón, para lograr esos objetivos es fundamental hacer un trabajo “organismo por organismo, para inculcar al funcionario público el sentido de que es servidor público”.

Se mostró convencido de que “tanto el Estado nacional como las provincias no le están devolviendo en bienes y servicios a la sociedad lo que ésta contribuye por medio del pago de impuestos” y justificó por ello el interés del Gobierno en “cambiar la gestión”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades