Israel canjea Gaza y Cisjordania por Belén

Unos 10.000 palestinos podrán volver al trabajo en Gaza y Cisjordania. Belén sería cerrada en Navidad. Barak y Arafat confían que Bush trabaje por la paz en la región. Estados Unidos reclama actitudes conciliadoras.

14 diciembre, 2000

(EFE).- En un gesto que parece mostrar mayor voluntad para lograr la paz en Medio Oriente, unos 10.000 trabajadores palestinos –6.000 de Cisjordania y 4.000 de la franja de Gaza– podrán entrar en Israel a partir de mañana (viernes 15) después de permanecer durante más de dos meses desocupados debido al sitio impuesto por ese país a dichos territorios.

Así lo decidió hoy (jueves 14) el viceministro israelí de Defensa, Efraim Sné, tras consultarlo con el jefe de Gobierno, Ehud Barak.

Unos 100.000 palestinos trabajaban en Israel antes de que estallara el levantamiento palestino –la intifada– a finales del pasado mes de septiembre, después de que el líder derechista israelí, Ariel Sharón, visitara la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén Este.

Pero ni esos trabajadores ni el resto de los más de tres millones de palestinos de Cisjordania y Gaza tienen permitido entrar en Israel, lo que además de causar una grave crisis a la economía de esos territorios afecta también a la israelí, que se ve privada de mano de obra barata.

Asimismo, Israel podría declarar a la ciudad cisjordana autónoma de Belén zona militar cerrada durante la Navidad, lo que impediría que muchos fieles y peregrinos cristianos pudieran acceder a ese lugar, según informó la prensa israelí.

Barak, puede imponer dichas restricciones a los palestinos si no cesan los disparos desde la localidad de Bet Yala, próxima a Belén, contra el barrio o asentamiento judío de Guiló, en Jerusalén oriental.

Por su parte, el alcalde de Belén, el palestino Hasan Naser, dijo recientemente que cancelaría la tradicional celebración de la Navidad debido a la violencia entre israelíes y palestinos, que dura más de dos meses.

La prensa israelí destaca que Barak recibió una propuesta de los servicios de seguridad de cerrar Belén a los peregrinos cristianos –miles de los cuales acuden cada año a celebrar el nacimiento de Jesús– como represalia por los ataques armados palestinos, pero que adoptará una decisión definitiva al respecto poco antes de Navidad.

Dentro de este contexto, el líder israelí felicitó por su victoria al presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush, y se manifestó convencido de que continuará los esfuerzos de las administraciones anteriores para ayudar a los pueblos de Medio Oriente a alcanzar la paz.

Barak, que también deseó al republicano Bush éxito en su cargo, manifestó su certeza de que “continuará la valiente amistad y las relaciones especiales” que existen entre Israel y Estados Unidos, el principal aliado de su país.

“Los valores e intereses comunes caracterizan las relaciones de Israel y Estados Unidos desde hace decenas de años, y no tengo ninguna duda de que el presidente electo Bush, a quien conozco y respeto, continuará junto con nosotros estrechando esos lazos”, dijo el laborista Barak.

Paralelamente, la reacción palestina frente al triunfo de Bush no tuvo el mismo tono de felicitación que Israel.

El ministro palestino de Planificación y Cooperación Internacional, Nabil Shaat, manifestó su esperanza de que Bush adopte una política justa y objetiva en el proceso de paz en la región.

A su vez, el secretario del Gabinete palestino, Ahmed Abdel Rahmán, dijo esta mañana que “los palestinos esperan que el nuevo presidente de Estados Unidos tenga una influencia decisiva sobre el proceso de paz, en particular en el tramo palestino, y muy en especial después de las dificultades de los últimos años”.

Los palestinos consideran que el actual presidente estadounidense, el demócrata Bill Clinton, que abandonará la Casa Blanca en un mes, tenía una política cada vez más pro israelí y menos equilibrada.

Frente a esta actitud, Estados Unidos ha solicitado de nuevo a Israel y a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que apliquen los acuerdos que firmaron en la localidad egipcia de Sharm el Sheij, en octubre pasado, para poner fin a la violencia.

Así lo afirmó hoy en Túnez el Secretario de Estado adjunto estadounidense para Medio Oriente, Edward Walker, al término de una entrevista mantenida con el presidente tunecino, Zine el Abidín Ben Alí.

“La situación insostenible de violencia que sigue manteniéndose en esa región (Gaza y Cisjordania) aconseja que las partes enfrentadas vuelvan a la mesa de negociaciones lo antes posible y apliquen estrictamente los acuerdos a que llegaron en Sharm el Sheij”, manifestó el alto funcionario estadounidense.

Rehusando ser más explícito sobre el contenido de su conversación con el jefe del Estado tunecino, Walker también declinó comentar si la política de Estados Unidos en Medio Oriente podría sufrir cambios con la nueva administración de Bush.

Finalmente expresó que había transmitido a su interlocutor que el Gobierno estadounidense no cambiará su actual actitud hacia Iraq ni apoyará en las Naciones Unidas el levantamiento del embargo contra el régimen de ese país.

(EFE).- En un gesto que parece mostrar mayor voluntad para lograr la paz en Medio Oriente, unos 10.000 trabajadores palestinos –6.000 de Cisjordania y 4.000 de la franja de Gaza– podrán entrar en Israel a partir de mañana (viernes 15) después de permanecer durante más de dos meses desocupados debido al sitio impuesto por ese país a dichos territorios.

Así lo decidió hoy (jueves 14) el viceministro israelí de Defensa, Efraim Sné, tras consultarlo con el jefe de Gobierno, Ehud Barak.

Unos 100.000 palestinos trabajaban en Israel antes de que estallara el levantamiento palestino –la intifada– a finales del pasado mes de septiembre, después de que el líder derechista israelí, Ariel Sharón, visitara la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén Este.

Pero ni esos trabajadores ni el resto de los más de tres millones de palestinos de Cisjordania y Gaza tienen permitido entrar en Israel, lo que además de causar una grave crisis a la economía de esos territorios afecta también a la israelí, que se ve privada de mano de obra barata.

Asimismo, Israel podría declarar a la ciudad cisjordana autónoma de Belén zona militar cerrada durante la Navidad, lo que impediría que muchos fieles y peregrinos cristianos pudieran acceder a ese lugar, según informó la prensa israelí.

Barak, puede imponer dichas restricciones a los palestinos si no cesan los disparos desde la localidad de Bet Yala, próxima a Belén, contra el barrio o asentamiento judío de Guiló, en Jerusalén oriental.

Por su parte, el alcalde de Belén, el palestino Hasan Naser, dijo recientemente que cancelaría la tradicional celebración de la Navidad debido a la violencia entre israelíes y palestinos, que dura más de dos meses.

La prensa israelí destaca que Barak recibió una propuesta de los servicios de seguridad de cerrar Belén a los peregrinos cristianos –miles de los cuales acuden cada año a celebrar el nacimiento de Jesús– como represalia por los ataques armados palestinos, pero que adoptará una decisión definitiva al respecto poco antes de Navidad.

Dentro de este contexto, el líder israelí felicitó por su victoria al presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush, y se manifestó convencido de que continuará los esfuerzos de las administraciones anteriores para ayudar a los pueblos de Medio Oriente a alcanzar la paz.

Barak, que también deseó al republicano Bush éxito en su cargo, manifestó su certeza de que “continuará la valiente amistad y las relaciones especiales” que existen entre Israel y Estados Unidos, el principal aliado de su país.

“Los valores e intereses comunes caracterizan las relaciones de Israel y Estados Unidos desde hace decenas de años, y no tengo ninguna duda de que el presidente electo Bush, a quien conozco y respeto, continuará junto con nosotros estrechando esos lazos”, dijo el laborista Barak.

Paralelamente, la reacción palestina frente al triunfo de Bush no tuvo el mismo tono de felicitación que Israel.

El ministro palestino de Planificación y Cooperación Internacional, Nabil Shaat, manifestó su esperanza de que Bush adopte una política justa y objetiva en el proceso de paz en la región.

A su vez, el secretario del Gabinete palestino, Ahmed Abdel Rahmán, dijo esta mañana que “los palestinos esperan que el nuevo presidente de Estados Unidos tenga una influencia decisiva sobre el proceso de paz, en particular en el tramo palestino, y muy en especial después de las dificultades de los últimos años”.

Los palestinos consideran que el actual presidente estadounidense, el demócrata Bill Clinton, que abandonará la Casa Blanca en un mes, tenía una política cada vez más pro israelí y menos equilibrada.

Frente a esta actitud, Estados Unidos ha solicitado de nuevo a Israel y a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que apliquen los acuerdos que firmaron en la localidad egipcia de Sharm el Sheij, en octubre pasado, para poner fin a la violencia.

Así lo afirmó hoy en Túnez el Secretario de Estado adjunto estadounidense para Medio Oriente, Edward Walker, al término de una entrevista mantenida con el presidente tunecino, Zine el Abidín Ben Alí.

“La situación insostenible de violencia que sigue manteniéndose en esa región (Gaza y Cisjordania) aconseja que las partes enfrentadas vuelvan a la mesa de negociaciones lo antes posible y apliquen estrictamente los acuerdos a que llegaron en Sharm el Sheij”, manifestó el alto funcionario estadounidense.

Rehusando ser más explícito sobre el contenido de su conversación con el jefe del Estado tunecino, Walker también declinó comentar si la política de Estados Unidos en Medio Oriente podría sufrir cambios con la nueva administración de Bush.

Finalmente expresó que había transmitido a su interlocutor que el Gobierno estadounidense no cambiará su actual actitud hacia Iraq ni apoyará en las Naciones Unidas el levantamiento del embargo contra el régimen de ese país.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades