Grecia, entre cese de pagos y letales recetas

Las “ilusiones ortodoxas” de Alemania, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario se desmoronan. Hace un año, la Eurozona anunciaba un fondo de € 750.000 millones para rescatar deudas soberanas y terminar con la especulación. No lo ha logrado.

<p>Como se&ntilde;alaba hace tres d&iacute;as Standard&amp;Poor&rsquo;s, la degradaci&oacute;n de deuda helena (de B a CCC) era inevitable. El pa&iacute;s afrontaba la probabilidad de uno o m&aacute;s ceses de pagos. &ldquo;No ser&aacute; f&aacute;cil aplicar las normas Eurozona/Fondo Monetario, por disensos internos y renuencia a otro ajuste&rdquo;. <br />
<br />
Esta descalificaci&oacute;n sigue a la de Moody&rsquo;s Investors Services, que hab&iacute;a dejado los bonos soberanos griegos apenas un escal&oacute;n (Caa1) encima de S&amp;P. Esto intensifica presiones sobre cuatro gobiernos de la Eurozona &ndash;Alemania, Holanda, Francia, Austria- para detener la crisis de endeudamiento. Naturalmente, este martes marcaron nuevos r&eacute;cords los pases sobre cr&eacute;ditos en insolvencia. Los operadores temen que los esfuerzos de Grecia, Portugal, Irlanda y Espa&ntilde;a minen su capacidad de repago. <br />
<br />
Como es habitual ocurrir, las calificadoras juegan con los mercados. La plaza apuesta ya a un &ldquo;evento crediticio&rdquo; cifrado en Atenas. En realidad, las agencias acompa&ntilde;an el sesgo negativo anticipado por los mercados, no al rev&eacute;s. Al cierre, los pases sobre Grecia saltaron a un nivel nunca alcanzado, 1.625. Los contratos sobre Irlanda remontaban a 750 y los de Portugal lo hicieron a 795. Estas brechas toman de referencia los bonos alemanes.<br />
<br />
En este momento, ning&uacute;n estado llega tan bajo como el CCC de Grecia. Tambi&eacute;n influye un factor pol&iacute;tico: Alemania choc&oacute; este fin de semana con el Banco Central Europeo por un tema relacionado con Atenas. Berl&iacute;n exige que los bonistas privados acepten participar en los rescates &ndash;no solo el griego- y no dejarlo todo a los contribuyentes de cada pa&iacute;s. <br />
<br />
&nbsp;</p>

<p>Sea como fuere, este miércoles el salvamento heleno es un fracaso, al menos tal como se planteaba hasta ahora. Desde la caída en 2010, sucesivos planes de austeridad, tan duros como inútiles, no pudieron frenar la sangría griega. La deuda titulizada sube y las tensiones sociales se disparan y, en esta fase, Grecia necesita un segundo rescate. Pero las dificultades en reunir más fondos en la Eurozona hacen que tome cuerpo la idea de un cese de pagos. Esto es, la insolvencia lisa y llama, si no el abandono del euro por parte de ese estado.<br />
<br />
Desesperados por encontrar términos más elegantes, dirigentes políticos y financieros (los economistas serios miran de afuera) acuden a eufemismos como reestructurar, reesquematizar, reperfilar, etc., el endeudamiento griego. Más allá, se yergue una sombra sobre banqueros y especuladores: la inclusión de bonistas privados en un paquete de rescate que estire siete años los actuales vencimientos de títulos<br />
“Grecia no puede pagar, le es imposible. Alemania tiene razón, se pongan como se pusieren Bruselas, París, el BCE y el Eurogrupo” sostienen Joseph Stiglitz (Nobel 2001) o Barry Eichengreen. Al borde de una renuncia prematura –su gestión termina el 31 de octubre-, Jean-Claude Trichet insiste en que “no hay una reestructuración sobre la mesa”, acompañado por Christine Lagarde, aspitante al FMI. “Tampoco hay mesa” ironiza Alex Weber, ex Bundesbank.<br />
<br />
Tanto un segundo salvamento (€ 60.000 millones sobre los 110.000 millones de 2010) como un cese selectivo de pagos son pésimas noticias para banqueros y bonistas privados. En su caso “sería como repetir, corregida y aumentada, la experiencia argentina de 2003/4”, anota el analista griego Kostas Lapavitsas. “Una salida definitiva –presume Kenneth Rogoff, ex FMI- le exigirá a Alemania adoptar decisiones difíciles. Pero Berlín comparte un problema con otras instancias: ausencia de liderazgo político”. Los ortodoxos como él sugieren algo humillante para Atenas: un ente que controle privatizaciones (malas ventas en realidad), recaudación impositiva, despidos, bajas de salarios y jubilaciones. Rogoff no explica cómo hacer frente a la violencia social resultante.</p>
<p> </p>
<p> </p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades