El triste éxodo de los emigrantes

Tijuana, la ciudad mexicana en la frontera con Estados Unidos, ya no tiene capacidad hotelera para alojar a los millares de inmigrantes que llegan de todas partes del mundo con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

27 diciembre, 2016

En un aumento que según los funcionarios mexicanos no tiene precedentes, unos 15.000 inmigrantes no latinoamericanos llegaron este año a Baja California , casi cinco veces la cifra de 2015. Llegan a cualquier parte de Sudamérica o Centroamérica para ir subiendo por tierra hasta llegar a México con estados Unidos por meta.

Esto abre un nuevo capítulo en la larga historia de inmigración al Nuevo Mundo. Mientras las generaciones anteriores llegaban en barcos desde Europa o en pequeñas barcas por el Caribe, muchos de los qwue llegan a la frontera sur de Estados Unidos llegan por avión y muvhasd veces desde la parte sur de América del Sur para luego viajar por tierra de a poco hasta México. Algunos a pie, otros en autobús y hasta en burro  para cruzar casi 10 fronteras internacionales.

Es gente que no va ya esperanza alguna para prosperar en sus países de origen y ven en Estados Unidos la última y única posibilidad de prosperidad o de “seguridad”. Algunos han sido presos políticos y cuentan historias personales escalofriantes.

Pero lo que los espera en la frontera también es escalofriante. Primera hacen fila días enteros, luego, cuando llegan a la ventanilla, los mandan a un interrogatorio para el cual también la espera puede ser de 24 horas y casi siempre la respuesta es: No tenemos lugar para ellos. Que vuelvan todos a México. 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades