Otra vez a la conquista del espacio

El espacio, un nuevo ámbito para la cooperación EE.UU. – China.

13 febrero, 2019

Luego de posar con éxito la cápsula Chang’e-4 sobre el suelo lunar el 3 de enero, China proyecta ahora lanzar la Chang’e-5, una sonda más avanzada para recoger muestras de la luna.

 

La misión Chang’e-4, la primera en toda su historia, marcó un hito importante en el programa de exploración lunar no solo de China sino del mundo. Cincuenta años atrás, la Apolo 11 de Estados Unidos depositó los primeros hombres en la luna. Desde entonces, tanto Estados Unidos como Rusia abandonaron sus ambiciones de explorar el espacio, fundamentalmente por una cuestión de costos. Para Estados Unidos, entonces, la investigación espacial dejó de ser prioridad.

 

Hasta ahora. En estos momentos la situación cambió porque la exploración espacial ya no es prerrogativa de Estados Unidos y Rusia. Están Rusia, China y la India trabajando en panes para llevar hombres al espacio en 2022. La mejora constante de métodos de fabricación y de nuevas tecnologías de materiales ha reducido notablemente el costo de los lanzamientos. Space X, una compañía privada estadounidense ya ha lanzado cohetes recuperables y el costo de lanzamiento por kilo es inferior a US$ 2.000, diez veces menos de lo que cuesta disparar una lanzadera espacial.

 

Otro gran cambio que ayuda a la exploración espacial es la tecnología de impresión en 3D. Todos estos avances han generado una nueva ola de entusiasmo por la exploración espacial en todo el mundo. Entonces, en Estados Unidos por un lado el presidente Trump reactivó el programa de exploración espacial que busca poner humanos en Marte para 2033. En el ámbito privado empresas como Space X y Blue Origin han aprovechado las últimas tecnologías para avanzar en la conquista del espacio.

 

Aunque China y Estados Unidos han hecho progresos en tecnologías espaciales todavía están en una etapa primitiva del desarrollo. Todavía ninguno de los dos países es capaz de construir una nueva estación permanente en el espacio, mucho menos en la luna. Pero, si cooperan, pueden reducir el costo del desarrollo espacial para ambos países.

 

Esa cooperación, en opinión de Li Zheng, columnista del China Daily, sería un ejemplo para que otros países unan esfuerzos para el desarrollo espacial en lugar de elegir entre Estados Unidos y China. La cooperación estimulará también el desarrollo de industrias relevantes y llevará beneficios tangibles a la gente. La exploración espacial pondrá en marcha una serie de industrias espaciales, tales como manufactura, agricultura, recursos, energía y turismo. Todo esto, a su vez, puede convertirse en fuente de crecimiento para la economía mundial., asegura Zheng.

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades