¿De qué hablan los presidentes?

CIPPEC estudió los Informes sobre el Estado de la Nación que presentaron los sucesivos presidentes durante las aperturas de sesiones legislativas entre 1996 y 2016. El uso de datos viene creciendo pero los indicadores que se mencionan no suelen reflejar el impacto o los resultados de las políticas. 

28 febrero, 2017

Un estudio realizado por CIPPEC repasa todos los discursos de apertura legislativa realizados desde 1996 a 2016 y concluye que si bien el uso de datos viene creciendo, los indicadores que se mencionan no suelen reflejar el impacto o los resultados de las políticas. Además, la información que se muestra no se contrasta con las promesas de campaña, un plan de gobierno, o compromisos internacionales que permitan dimensionar el avance de la gestión.

 

El documento de CIPPEC “De qué hablan los Presidentes. La rendición de cuentas desde la reforma constitucional de 1994” analiza la calidad de información que contienen los Informes sobre el Estado de la Nación correspondientes a los mandatos presidenciales que tuvieron lugar entre 1996 y 2016. En particular, se centra en siete aspectos: la duración de cada informe; los sectores de política que predominan; la cantidad de indicadores informados; los tipos de indicadores utilizados para rendir cuentas; las fuentes de información empleadas; la cantidad de propuestas de reformas y los sectores de política que predominan entre las propuestas de reforma.

 

La duración promedio de los 20 discursos dados entre 1996 y 2015 inclusive superó levemente la hora y media. En el período 2011-2015 la duración promedio llegó a 3 horas y 20 minutos. En contraste, el primer discurso de apertura de sesiones del presidente Mauricio Macri, en 2016, duró 62 minutos. 

 

En general, al rendir cuentas, todos los presidentes priorizaron los aspectos de empleo, producción, educación, salud y desarrollo social; y al hacer propuestas de reforma, promueven alguna medida vinculada al área educativa. 

 

El Informe del Estado de la Nación es una rendición de cuentas del Poder Ejecutivo al Legislativo y a la ciudadanía. Se refiere al período concluido pero también incluye las propuestas que serán enviadas al Congreso Nacional durante el ciclo que comienza. 

 

En los Informes sobre el Estado de la Nación que presentaron los sucesivos presidentes durante las aperturas de sesiones legislativas entre 1996 y 2016, hay denominadores comunes. “El uso de datos viene creciendo pero los indicadores que se mencionan no suelen mostrar el impacto o los resultados de las políticas”, advierte Natalia Aquilino, directora del Programa de Monitoreo y Evaluación de CIPPEC y autora del documento. Además, “la información se sigue presentando ordenada por ministerios, en vez de mostrar los avances o retrocesos respecto de las promesas de campaña, de un plan de gobierno o de compromisos internacionales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas”, agrega Aquilino.

 

“Para saber cuál es el estado de la Nación hacen falta datos creíbles basados en evidencia científica. Esto, a su vez, requiere perfeccionar instituciones que produzcan datos de calidad y reconstruir la confianza social en la capacidad del Estado para explicar cómo está la Nación”, concluye la directora de Monitoreo y Evaluación del CIPPEC.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades