Cuatro variables relevantes para pensar la economía 2022

Los factores esenciales a tener en cuenta son: tipo de cambio oficial, tasa de inflación, crecimiento del PBI, e incremento salarial, en todos los casos para fines del año próximo.

Junto a profesionales de empresas líderes, durante el Workshop Budget Time de LIDE Argentina se analizaron las principales variables económicas y financieras del país para el año próximo: tipo de cambio, índice de inflación, salarios y tasa de crecimiento.

Moderado por Rodolfo de Felipe, Presidente de LIDE Argentina, del evento contó con la presencia de destacados especialistas en la materia como Fausto Spotorno, Director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres & Asociados; Fernando Garabato, Socio en Finanzas Corporativas de BDO; y Álvaro José Galli, Socio en Derecho Laboral y Seguridad Social de Beccar Varela.

Rodolfo de Felipe, comenzó brindando el marco en el cual se desarrolló el evento: “Este taller tiene como objetivo que ustedes expongan, analicen y escuchen opiniones sobre cuatro variables económicas y financieras gravitantes a la hora de armar sus presupuestos para el próximo año, y en caso que ya lo hayan presentado, efectuar las correcciones necesarias. Las variables son: tipo de cambio oficial, tasa de inflación, crecimiento del PBI, e incremento salarial, en todos los casos para fines de 2022”.

Y prosiguió: “El valor del WBT está dado, por un lado, en la presencia de destacados especialistas en la materia, que nos ayudarán compartiendo sus conocimientos y experiencia; y por el otro, en que compararán sus opiniones y estimaciones con las realizadas por otros CEO de distintos sectores de la economía, como el comercio, la industria y los servicios”.

“Como resultado de este trabajo, elaboraremos el “Indicador Budget Time” (IBT), que les llegará a todos ustedes en pocos días. Esta es una herramienta que trabajamos entre todos y compartimos como legado, sirviendo como input o fuente de información, de entre las muchas que se utilizan, para las estimaciones que vuelcan en sus presupuestos anuales”, finalizó el Presidente de LIDE Argentina.

Economía versus política

Fausto Spotorno, inició su ponencia presentando el escenario internacional, principalmente lo que sucede en Estados Unidos.

Al respecto manifestó: “Estados Unidos está saliendo de la pandemia, Europa pronto va a salir y para el 2022, la mayoría de los países la habrán dejado atrás, y en materia económica esto va a dejar algunos problemas, y uno de los lugares donde más se notarán esos problemas es en Estados Unidos”.

“En el primer trimestre de este año la economía estadounidense se expandió al 6,4% anualizado, y desde el tercer trimestre del 2020 la economía crece por encima de su tasa de expansión promedio, con una tasa de desempleo en baja, que se ubica en el 6%, con una política monetaria muy expansiva que puede tener como consecuencia inflación y suba de la tasa de interés, afectando sensiblemente a los países emergentes”.

Y continuó su análisis: “En el panorama local el Gobierno tiene la disyuntiva entre seguir ordenando las cuentas o tomar las medidas para llegar bien a las elecciones”.

“El ministro Guzmán está llevando a cabo un ajuste fiscal importante buscando mantener cierta consistencia monetaria y contener subsidios, con la esperanza de sobrecumplir la meta del déficit del Presupuesto 2021. Lo cual aliviaría la asistencia del Tesoro desde el BCRA”.

“Por su parte, el ala política busca generar beneficios a corto plazo con el objetivo de mejorar sus chances electorales. La idea sería aumentar el gasto social, emitir dinero y controlar la inflación en lo inmediato. Por el momento, el déficit viene reduciéndose en línea con el escenario de Guzmán”.

Como previsión de las variables analizadas, Spotorno manifestó que “la inflación finalizaría este año en torno al 50% y se espera un valor similar para el 2022, en relación a la actividad económica pronosticó un incremento, por rebote, de un 6% para fines de 2021 y un poco más arriba del nivel alcanzado, en 2022. Por su parte el crecimiento del PBI para este año se encontrará en torno al 5,8% y 1,2% para el año que viene, con un crecimiento del salario real de 0,7% para el mismo período. El tipo de cambio oficial cerrará en $112 en diciembre, y se estima que el dólar valga alrededor de los $200 a fines de 2022”, concluyó.

Claves para pensar la economía

Fernando Garabato, aclaró que su exposición estaría centrada en el crecimiento y desde allí se desprenderían las demás variables y compartió ocho claves para pensar la economía en 2021 y 2022:

  1. Grado de confinamiento por la pandemia y extensión temporal; ritmo de vacunación.
  2. Evolución del salario real como driver determinante de la variable consumo y niveles de pobreza.
  3. Política fiscal expansiva contra-cíclica asociada a mitigar los efectos del confinamiento y en relación al año electoral.
  4. Acuerdo de la deuda externa con el Club de París y el FMI.
  5. Precios de los commodities con la soja como estrella.
  6. Controles de capitales y precios desincentivan la inversión.
  7. Niveles de confianza como drivers del consumo y la inversión.
  8. El crecimiento no es crecimiento, sino recuperación.

Por su parte, Álvaro José Galli abordó su presentación desde el ámbito laboral, contemplando dos variables muy importantes para las empresas: la prohibición de despidos y la doble indemnización.

“Las dos normas nacieron como transitorias y se fueron prorrogando en el tiempo, la doble indemnización continuará por lo que resta del año, con un tope de 500 mil pesos para la duplicación, en cuanto a la prohibición de despidos, las prórrogas comenzaron a efectuarse cada tres meses, luego cada dos meses y últimamente cada 30 días”.

Y continuó: “Estos dos temas me parecen fundamentales porque hay muchas compañías que están esperando que se levante la prohibición de despidos para poder desvincular personal, o que ya lo está llevando adelante, pero a un costo más alto”.

“Otro tema importante para realizar el balance de las empresas es el referido a los juicios laborales. Desde marzo del año pasado los tribunales laborales están paralizados o trabajando muy poco. Al mismo tiempo, la tasa de interés, en vez de subir al ritmo de la inflación, tiene a ir bajando, por lo que el valor de los juicios se ha ido devaluando significativamente, por lo que muchas empresas están aprovechando esta oportunidad para conciliar juicios por montos menores”.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades