China, y los emergentes contra EE.UU. y el FMI

Hace apenas meses, el Fondo Monetario Internacional parecía superar años de decadencia, arbitrando salvamentos alrededor del planeta. Hoy, la crisis sistémica lo pone a la defensiva y, con él, a su sostén principal, Estados Unidos.

<p>Este deterioro se refleja en las reyertas en medio de las cuales se acerca otra cumbre del Grupo de los 20 (Londres), que parec&iacute;an augurar una nueva era y, ahora, quiz&aacute; repita los pobres resultados de la efectuada en noviembre (Washington).</p>
<p>La peor recesi&oacute;n desde 1933/7 y la reestructuraci&oacute;n econ&oacute;mica mundial encuentran la influencia del FMI reducida a una sombra. Especialmente fuera de los pa&iacute;ses centrales. Estados Unidos y la Uni&oacute;n Europea &ndash;hasta cierto punto- buscan que el G-20 fortalezca al organismo.</p>
<p>Por el contrario, China, India, Rusia, Turqu&iacute;a, Brasil y otros emergentes sostienen que la crisis, generada en Occidente, les resta peso a EE.UU. y sus aliados para fijar el temario de esta cumbre. Por ende, exigen ser escuchados en los inminentes debates; m&aacute;xime si se trata de dinero. </p>
<p>Timothy Geithner, secretario norteamericano del Tesoro (ex Reserva Federal, ex t&eacute;cnico en el FMI), ha propuesto elevar en US$ 500.000 millones los aportes a la entidad. La idea es triplicar su capacidad crediticia respecto de econom&iacute;as en problemas y volver ser prestamista de &uacute;ltima instancia.</p>
<p>Jap&oacute;n y la UE han prometido cada uno US$ 100.000 millones y EE.UU. har&aacute; igual. Pero su aporte demorar&aacute;, pues debe ser aprobado por el congreso. Sus vastas reservas (US$ 1,2 bill&oacute;n) hacen que todos miren a China. Pero Beijing y varias econom&iacute;as en desarrollo se manifiestan renuentes a seguir el ejemplo, a menos que tengan m&aacute;s voz y presencia en el Fondo, conducido por un franc&eacute;s, Dominique Strauss-Kahn, e influido por Bruselas y Washington.</p>
<p>Wang Qishan, miembro de Praesidium chino, reiter&oacute; que su pa&iacute;s est&aacute; dispuesto a aportar m&aacute;s. Pero &ldquo;si se actualizan los mecanismos de gesti&oacute;n y control en el FMI. En nuestro caso, debieran representar mejor el peso financiero y econ&oacute;mico del pa&iacute;s&rdquo;. En t&eacute;rminos de producto bruto por habitante, el aporte china rondar&iacute;a US$ 50.000 millones. </p>
<p>Las posturas de China, India, Rusia, Brasil y otros, reflexionan algunos economistas serios, no augura una nueva era. &ldquo;M&aacute;s bien ser&aacute;, quiz&aacute;s, el &uacute;ltimo intento de Occidente para superar una megacrisis solo&rdquo;, sospecha Simon Johnson, profesor del MIT y ex analista jefe del Fondo. Por otra parte, las econom&iacute;as centrales llegan divididas a la cumbre: la UE no emular&aacute; el plan de est&iacute;mulos lanzado por Barack Obama. <br />
</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades