Aníbal Fernández es el nuevo ministro de la Producción

El ex secretario general de la Presidencia será el encargado de llevar adelante la "segunda etapa" del Ministerio, en la que las políticas implementadas apuntarán a la reactivación de la industria.

El anuncio fue realizado luego de una reunión de Gabinete
llevada a cabo esta mañana en la residencia de Olivos, al
cumplirse nueve meses del inicio de la actual administración.

“Vamos a relanzar el Ministerio de Producción porque hoy la
Argentina está en condiciones de comenzar su reactivación”,
aseguró el Gobierno a través de un documento titulado “Informe de
situación a nueve meses”.

En el informe, el Ejecutivo señaló que “la primera etapa” de la
gestión del presidente Duhalde apuntó a “salir del infierno,
pacificar los ánimos y atender a las emergencias laboral,
alimetaria, educativa y sanitaria con todos los recursos
posibles”.

“Ahora viene la segunda etapa que es la reactivación
industrial”, se indicó en el documento distribuido a la prensa en
la Quinta de Olivos.

Al término de la reunión de Gabinete, el ministro de Salud,
Ginés González García, fue el encargado de anunciar formalmente la
designación de Fernández como nuevo ministro de la Producción,
cargo que ocupó en su momento José Ignacio de Mendiguren.

“Hay un horizonte de posibilidades de volver a crecer, en este
contexto el presidente nos dijo que están dadas las condiciones y
nos anunció que habrá nuevamente un ministro de la Producción, que
será Aníbal Fernández”, destacó González García al hablar con la
prensa.

Las instrucciones del Presidente a Fernández para su nueva
tarea son una serie de directivas concretas, que figuran en el
informe difundido por el Gobierno.

Allí se indicó que la cartera de la Producción apuntará sus
políticas a “acompañar la competitividad de la economía con el
crédito, alentar desde el Estado todo emprendimiento productivo y
para ello crear fondos con aportes públicos y privados para el
financiamiento de la industria, en particular de las pymes”.

Asimismo, se indicó que el Ministerio ahora a cargo de
Fernández continuará con “la política de fomento a las
exportaciones, que -según se destacó- exitosamente se viene
dando en variadas ramas de la industria: agroelimentos,
cueros, madera, minería, químicos, papel, acero y aluminio”.

En el informe, se anunció el inicio de la “segunda etapa” en la
gestión de Duhalde, luego de señalar que el país era un “infierno”
en enero último.

“A fines de 2001 la Argentina se sumía en la más grave de sus
crisis. La sucesión de cinco presidentes en una semana era la
muestra cabal de la anarquía reinante. La Argentina estuvo a un
paso de perder la democracia y de precipitarse en el caos
absoluto”, se indicó.

El Gobierno aseguró que “ese infierno ha quedado ya en el
pasado” y se mencionaron una serie de índices económicos que
marcan “mejoras en diversas áreas”.

“Seguimos teniendo problemas, muchos de ellos graves, pero al
mismo tiempo muchos índices de nuestra economía comienzan a
reflejar mejoras en diversas áreas mientras una gran red de
contención social alcanza a millones de argentinos en emergencia”,
puntualizó el Ejecutivo.

Asimismo, se indicó que para lograr la reactivación se requiere
“mantener la estabilidad” en materia “económica y social y además
recuperar mecanismos de crédito para impulsar el proceso
productivo”.

“El freno que de hecho se ha venido dando en materia de
amparos, por ejemplo, permite pensar en inyectar un caudal
importante de créditos en el mercado porque hoy los bancos siguen
tomando depósitos”, se señaló.

De la reunión de Gabinete encabezada por el presidente Eduardo
Duhalde participaron todos los ministros, así como los titulares
de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño, y del Senado, Juan
Carlos Maqueda.

Durante el encuentro, el ministro de Economía, Roberto Lavagna,
brindó un informe sobre sus gestiones en Washington ante el Fondo
Monetario Internacional.

El anuncio fue realizado luego de una reunión de Gabinete
llevada a cabo esta mañana en la residencia de Olivos, al
cumplirse nueve meses del inicio de la actual administración.

“Vamos a relanzar el Ministerio de Producción porque hoy la
Argentina está en condiciones de comenzar su reactivación”,
aseguró el Gobierno a través de un documento titulado “Informe de
situación a nueve meses”.

En el informe, el Ejecutivo señaló que “la primera etapa” de la
gestión del presidente Duhalde apuntó a “salir del infierno,
pacificar los ánimos y atender a las emergencias laboral,
alimetaria, educativa y sanitaria con todos los recursos
posibles”.

“Ahora viene la segunda etapa que es la reactivación
industrial”, se indicó en el documento distribuido a la prensa en
la Quinta de Olivos.

Al término de la reunión de Gabinete, el ministro de Salud,
Ginés González García, fue el encargado de anunciar formalmente la
designación de Fernández como nuevo ministro de la Producción,
cargo que ocupó en su momento José Ignacio de Mendiguren.

“Hay un horizonte de posibilidades de volver a crecer, en este
contexto el presidente nos dijo que están dadas las condiciones y
nos anunció que habrá nuevamente un ministro de la Producción, que
será Aníbal Fernández”, destacó González García al hablar con la
prensa.

Las instrucciones del Presidente a Fernández para su nueva
tarea son una serie de directivas concretas, que figuran en el
informe difundido por el Gobierno.

Allí se indicó que la cartera de la Producción apuntará sus
políticas a “acompañar la competitividad de la economía con el
crédito, alentar desde el Estado todo emprendimiento productivo y
para ello crear fondos con aportes públicos y privados para el
financiamiento de la industria, en particular de las pymes”.

Asimismo, se indicó que el Ministerio ahora a cargo de
Fernández continuará con “la política de fomento a las
exportaciones, que -según se destacó- exitosamente se viene
dando en variadas ramas de la industria: agroelimentos,
cueros, madera, minería, químicos, papel, acero y aluminio”.

En el informe, se anunció el inicio de la “segunda etapa” en la
gestión de Duhalde, luego de señalar que el país era un “infierno”
en enero último.

“A fines de 2001 la Argentina se sumía en la más grave de sus
crisis. La sucesión de cinco presidentes en una semana era la
muestra cabal de la anarquía reinante. La Argentina estuvo a un
paso de perder la democracia y de precipitarse en el caos
absoluto”, se indicó.

El Gobierno aseguró que “ese infierno ha quedado ya en el
pasado” y se mencionaron una serie de índices económicos que
marcan “mejoras en diversas áreas”.

“Seguimos teniendo problemas, muchos de ellos graves, pero al
mismo tiempo muchos índices de nuestra economía comienzan a
reflejar mejoras en diversas áreas mientras una gran red de
contención social alcanza a millones de argentinos en emergencia”,
puntualizó el Ejecutivo.

Asimismo, se indicó que para lograr la reactivación se requiere
“mantener la estabilidad” en materia “económica y social y además
recuperar mecanismos de crédito para impulsar el proceso
productivo”.

“El freno que de hecho se ha venido dando en materia de
amparos, por ejemplo, permite pensar en inyectar un caudal
importante de créditos en el mercado porque hoy los bancos siguen
tomando depósitos”, se señaló.

De la reunión de Gabinete encabezada por el presidente Eduardo
Duhalde participaron todos los ministros, así como los titulares
de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño, y del Senado, Juan
Carlos Maqueda.

Durante el encuentro, el ministro de Economía, Roberto Lavagna,
brindó un informe sobre sus gestiones en Washington ante el Fondo
Monetario Internacional.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades