Si te casaste, sonaste, ya no bailás

A ver cuántos hombres se sienten identificados con este descubrimiento de un estudio académico. Según la Universidad de Northumbria, el baile tiene como objetivo atraer a una persona. Por eso una vez que uno ya está casado, adiós baile.

14 febrero, 2017

El estudio descubrió que las mujeres que bailan meneando sus caderas y agitando los brazos con abandono, en realidad, conscientes o no, están indicando sus días de fertilidad y enviando un mensaje subliminal a las arraigadas urgencias evolucionarias de sus respectivas parejas. La lógica capciosa implícita en el estudio es que una vez que la pareja cayó en el lazo, la idea de bailar, especialmente en público pierde todo sentido y aveces se convierte en una fuente de conflicto.

 

Si uno se pone a pensar en esto, especialmente desde la perspectiva de una mujer, advierte que hay mucho de cierto, no sabemos si en la motivación pero al menos en los hechos visibles. Salvo raras excepciones, los muchachos jóvenes bailan casi todos. Bien o mal, pero bailan. Los casados prefieren quedarse conversando en la mesa mientras sus mujeres salen a bailar entre ellas en una fiesta de casamiento.

 Parecería que los pies de los casados han perdido el ritmo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades