Quizá Richard Cheney no asista a la asunción de Joseph Biden

Sería algo sin precedentes en la historia nortemericana. Barack H.Obama y George W. Bush se tratan con guante de seda. Pero sus vicepresidentes se dicen cualquier cosa menos bonitos y no ahorran adjetivos.

23 diciembre, 2008

Según Karl Rover (ex numen evangélico de Bush) y allegado a Cheney, el vice saliente argumentará que su salud deteriorada no le permite largos actos públicos. Pero la verdad es que él y Biden están tirándose con todo, algo que congenia con sus caracteres agresivos.
<p>&nbsp;</p>
<p>La guerra, como otras, empez&oacute; por televisi&oacute;n. Desde ah&iacute;, Joseph Biden defini&oacute; a Richard Cheney como &ldquo;el vicepresidente m&aacute;s peligroso de nuestra historia. Ha llegado a promover un in&uacute;til espionaje de ciudadanos en territorio nacional. Caus&oacute; la guerra en Irak influyendo en Bush con informes inexactos&rdquo;. Duras palabras. </p>
<p>A su vez, el contrincante sostiene que &ldquo;envilecer&aacute; el cargo, donde ser&aacute; usado a su gusto por Obama, le negar&aacute; el papel eminente que tiene bajo mi gesti&oacute;n. Biden no es un halc&oacute;n de mis quilates&rdquo;. Curiosa, contradictoria autodefensa. </p>
<p>Pero los roces entre Biden y Cheney no son nuevos. En 2006, el vicepresidente &ndash;jefe nato del senado- intent&oacute; asumir la conducci&oacute;n real. Arg&uuml;&iacute;a que era preciso disminuir la autoridad del cuerpo en tiempos de guerra, pretexto que Woodrow Wilson y Franklin D. Roosevelt ni so&ntilde;aron es esgrimir (tampoco sus segundos). Por mucho menos, el matrimonio Kirchner zamarrea a Julio Cobos. </p>
<p>Anticipando a los argumentos del oficialismo argentino, el entonces senador Biden (presid&iacute;a la comisi&oacute;n de exterior) denunci&oacute; que &ldquo;el vicepresidente forma parte del poder ejecutivo, no el legislativo&rdquo;. A diferencia de N&eacute;stor K., poco ducho en la constituci&oacute;n &ndash;igual que los opositores rurales-, Biden record&oacute; que &ldquo;el congreso tiene preminencia sobre la Casa Blanca&rdquo;. </p>
<p>No obstante, Biden se equivoc&oacute; de art&iacute;culo &ndash;como Nelson Picchetto- y Cheney a&uacute;n se lo echa en cara. Pero su l&iacute;nea de debate es endeble, particularmente cuando se compara con Abraham Lincoln o Roosevelt u olvida que, durante las internas y la campa&ntilde;a electoral, casi no tuvo presencia en los debates. En estos nuevos choques, Cheney lleg&oacute; al extremo de admitir que hab&iacute;a sugerido a Bush un ataque nuclear sobre Ir&aacute;n sin pedir autorizaci&oacute;n parlamentaria. </p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades