¿Qué hacer en dos días en Las Vegas?

Si estás visitando el famoso "Strip" de Las Vegas pero es poco el tiempo, te contamos qué no podés dejar de visitar. Por Florencia Pulla. 

Las Vegas es una ciudad imposible. En el medio del desierto –de esos desiertos que en Argentina no tenemos- se levanta una ciudad de durlock imponente: metros y metros de edificios que crecen verticalmente y que maridan buena gastronomía, gran hotelería y, por supuesto, grandes casinos. Pero si hay poco tiempo en Las Vegas hay que utilizar el famoso concepto económico de costo de oportunidad: habrá que elegir porque, en una ciudad que se precia a si misma de ser la cuna del entretenimiento, algunas opciones quedarán afuera. 

 

¿Qué hacer con dos días libres en la ciudad de las luces de neón? 

 

La ciudad de día pierde parte de su atractivo aunque los shoppings y outlets son de visita obligada cuando el tipo cambiario favorece. Frente al hotel Palazzo está el Fashion Mall, un shopping con una pasarela que dos veces al día propone desfiles de moda con algunas de las grandes casas que exhiben sus vestidos en las vidrieras. Más allá de ser una buen alternativa para marcas de lujo como Cartier, Louis Vuitton o Prada, también aloja marcas populares con precios ad hoc como Forever 21, Vans, Zara o, para los amantes de la tecnología, Apple y Microsoft. Pero si está buscando verdaderos descuentos, no puede dejar de visitar los Premium Outlets que se encu

 

entral al Sur y al Norte de la ciudad de las luces: allí remeras Lacoste o camisas Ralph Lauren rondan los US$ 20. Ganga. 

 

Si uno de los mayores atractivos de Las Vegas es su capacidad para crear fantasías de la nada, entonces no puede dejar de visitar el famoso “paseo de la Plaza San Marcos”, en el hotel Venetian. Toda la Piazza San Marco pintada a mano y con heladerías y ristorantes italianos recrean la sensación de estar en otra ciudad. Se puede dar un paseo en góndola, incluso, aunque la opción cuesta bastante cara. 

 

 

 

Cualquiera de los casinos más antiguos representan una buena opción para visitar. Más allá del juego –si tiene o no suerte con las cartas, dados o maquinitas- la ciudad se construyó alrededor del paño verde de las mesas y los ruídos de las maquinitas que ahora se modernizaron con pantallas táctiles. El salón del Caesar Palace o del hotel MGM (donde Mayweather y Pacquaio se trenzaron a principios de mes) son buenas opciones.

 

A la noche, la cosa de complica. Hay muchas opciones de interés para el turista. Sin lugar a dudas, el famoso Cirque du Solei presenta varios espectaculos para todos los gustos. Uno de sus más famosos, Love, tiene canciones de Los Beatles y para los fanáticos de los Fab Four no habrá otra alternativa posible. Las entradas superan los US$ 100 pero bien los vale un espectaculo de este estilo.

 

Teatro y… ¿cena? En Las Vegas se reunen todos los restaurantes de los mejores cocineros del mundo. Hacen su aparición los cuchillos de Joel Rubuchon en el MGM Grand, de Mario Batalli en el Venetian o de el malísimo Gordon Ramsay en el Planet Hollywood Hotel and Casino con unas hamburguesas tan buenas que el nombre del restó es BurGR. 

 

 

En definitiva, dos días quizás no alcancen para explorar al máximo una de las ciudades más atractivas del mundo, pensadas para el placer de quien la visite… pero peor es nada. 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades