Prueba de fragancias: reto de la transformación digital

La participación online de las ventas de fragancias se duplicó en 2020, pasando del 19% en 2019 al 33%.

Este aumento refleja cómo las marcas de fragancias -antes lentas para adaptarse al comercio electrónico- han tenido que realizar una migración digital debido a la pandemia. El gran problema que enfrentan es cómo poder ofrecer la prueba de nuevas fragancias sin contacto físico, advierte un ensayo de la consultora Trendsity.

Sus esfuerzos para captar al consumidor online han variado: en muchos casos, se retrasaron los nuevos lanzamientos y se focalizaron en las fragancias icónicas que las personas conocían como Dolce & Gabbana Light Blue o Chanel No. 5.

Otro camino ha sido el viraje hacia el “wellbeing” con la venta de aromas para la casa, difusores o velas, un mercado que creció durante los aislamientos. El envío de muestras de perfumes a domicilio también se popularizó en algunos países. En muchos casos, con propuestas a demanda, donde a través de cuestionarios online, se diseñan fórmulas a medida y se envían, como en el caso de Sillages . El Perfume Finder tool de Atelier Cologne también indaga tanto acerca de las preferencias de aromas como de las emociones que las personas gustarían evocar, para enviar una propuesta de fragancia personalizada al hogar.

También aparece una tendencia hacia la compra de cosmética online que incluye como adicional el envío de muestras de perfume. Estas muestras tienen muy bajos costos y llegan a la casa del cliente acompañando la compra de otro producto cosmético. De esta manera, se ofrece mayor accesibilidad al perfume con pequeñas muestras incentivando la compra futura.

La tecnología también entró en el mercado para facilitar el máximo la compra y prueba de fragancias. Se lanzó AI.Lice una nueva tecnología que permite conocer cómo huele un perfume sin tener que probarlo. Simplemente se le facilita al comprador la información más relevante sobre la materia prima que lo compone y ello les permite “imaginar” su olor.

Natura por su parte, se convirtió en 2020 en la primera empresa de cosméticos en apostar por la “fragancia digital” con el dispositivo Perfum.AR  que en formato de tablet y controlada por una aplicación, permite al consumidor elegir una fragancia a través de un cuestionario. Los dispositivos liberan la fragancia utilizando una tecnología de “aire seco” que no deja residuos de perfume en el aire o en el usuario.

Las innovaciones de esta industria -hasta ahora bastante conservadora- dieron el salto gracias a la pandemia. Fue necesario un gran cambio en el consumidor y en el contexto para generar el punto de inflexión, pero sin dudas, si retorna algo de la normalidad previa será un canal más de ingresos ganado para la industria.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades