Plogging: hacer ejercicio pero cuidando el ambiente

Es una modalidad deportiva que implica recoger la basura que se topa en el camino al salir a correr.

Es decir, al recorrido usual que se realiza en la rutina “runner” se le suma levantar basura en el camino como modalidad de ejercicio, como si se tratara de obstáculos que aportan dificultad a la actividad física.

Como tendencia comenzó en Estocolmo, Suecia, relacionada con la gran cantidad de basura que los corredores se encontraban al comenzar a realizar la rutina diaria (botellas, papeles, latas, entre otros). Rápidamente se esparció por una gran cantidad de países, entre ellos Estados Unidos y ahora, Latinoamérica. En Argentina ya desembarcó con iniciativas como la de la marplatense Paula Gosso Eguia, médica veterinaria preocupada por el impacto ambiental en el ambiente marino, según el informe periódico de la consultora Trendsity.

Gosso creó Plogging Argentina con sede en Mar del Plata y rápidamente el movimiento se extendió por todo el país promovido en forma individual o por agrupaciones, ONG, o desde establecimientos educativos o gubernamentales en provincias como Buenos Aires, Santa Fe, Salta, Chaco, Neuquén, Corrientes, La Rioja, Córdoba, Tucumán, Río Negro.

Lo interesante de este fenómeno es que surge desde las mismas personas la solución: ocuparse ellos mismos de la limpieza durante el recorrido. La mayoría de quienes lo practican refiere que realizar la actividad les produce la satisfacción de estar haciendo un bien al medioambiente y ellos mismos.

Este importante insight es relevante para las marcas que quieran sintonizar con el propósito. Un ejemplo en este sentido es Corona, una marca que se compromete con el cuidado del mar y las costas, su lugar de nacimiento como producto. Entre otras iniciativas llevaron a cabo Casa Corona, un parador playero con conciencia ambiental donde realizaron actividades alineadas con el lema “el plástico no pertenece al océano” invitando a las personas a realizar cleanups o jornadas de limpieza, donde los voluntarios -tanto turistas como locales- recolectan residuos de las playas.

Existe una clara posibilidad allí de poder combinar las inquietudes ambientales de las personas con los propósitos sociales, ecológicos y comunitarios de los negocios responsables.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades