Ni té ni café en el avión

Las comidas a bordo son insulsas, pero el té y el café son desaconsejables.

 El personal de cabina nunca toma ni café ni té porque saben un poco más que nosotros.  De todas las bebidas que hay en un avión, desde las gaseosas hasta los licores,  son realmente el té y el café las que habría que evitar. ¿Por qué? Porque usan agua de los tanques de agua que, si bien son limpiados de vez en cuando, nadie sabe cómo ni cada cuánto.  De modo que los que saben se abstienen del té y del café.

Esto significa que, si se duda de la calidad del agua de tanque, solo habría que tomar el agua que nos dan embotellada y en botella sellada.

Un estudio reciente de la  Environmental Protection Agency descubrió que uno de cada 10 aviones comerciales en Estados Unidos habían dado resultado positivo en el test de la coliforme, una bacteria que se encuentra en las heces humanas.

Hace unas pocas semanas Anthony Bourdain expresó escepticismo sobre lo que se sirve en los aviones diciendo que prefiere pasar hambre a comer esas comidas.

“Creo que la gente come porque está aburrida. Yo no como en el avión. Prefiero llegar hambriento”, dijo.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades