Las marcas de lujo, reticentes en el mundo digital

Las marcas de lujo no son amigas de lo digital porque lo digital es masivo  y lo masivo no es para el lujo. Pero el mundo digital hace conexiones poderosas.

Hermes, por ejemplo,  sostiene que no quiere diluir  su imagen de marca e comprometer calidad para conseguir ganancias en el corto plazo.

Pero el problema está en cómo mantener la demanda y una gran base de clientes sin presencia digital. Los canales digitales exponen a las marcas con o sin su consentimiento, mediante artículos de prensa, comentarios y fotos que se publican a diario.

Hermés se ha resistido a vender sus marcas centrales online y dice que su página web es simplemente un canal para que los clientes exploren el mundo Hermes. Pero entiende que el medio es útil para llegar a las generaciones jóvenes, no muy afectas a visitas las tiendas físicas. Entiende, también,  que la revolución digital brinda  muchas posibilidades de creación de marca, siempre que las marcas usen la plataforma digital como trampolín para interactuar y vender.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades