Las 5 peores cosas para llevar al aeropuerto

Hay prendas de vestir que casi siempre causan problemas al atravesar el control de seguridad de un aeropuerto. Si nos detenemos un minuto a pensar cuáles son nos ahorraremos nervios en un proceso que de por sí ya es estresante.

Ahora que viajar en avión se ha convertido en un largo proceso en el que hay que demostrar que uno no lleva ni un líquido explosivo ni un paquete de droga ni un rifle de repetición; ahora que demostrar eso significa prácticamente desvestirse al llegar a los controles, ha llegado el momento de pensar también en vestirnos de la manera más adecuada no sólo para poner y sacar cosas de la manera más rápida posible sino para no llevar cosas que ni tenemos en cuenta y luego activan el detector de metales.

 

Qué no ponerse para viajar más tranquilos

 

Sandalias complicadas:

Sacarlas y ponerlas con una fila de personas impacientes detrás se puede convertir en un infierno.

 

Vestidos o polleras largas.

Con toda seguridad el o la oficial de seguridad te va a palpar detenidamente para asegurarse de que no escondés nada debajo.

 

Muchas hebillas en el pelo.

Aunque no lo creas las hebillas, por chiquitas que sean, despiertan el detector de metales. Si te son absolutamente necesarias, ponételas después de pasar seguridad. De otro modo, cuando suene la alarma, si ya te has sacado el reloj y también el cinturón y las monedas, serán las hebillas las responsables.

 

Pantalones con bolsillos por todas partes.

Una de las prendas que más complicaciones trae en un aeropuerto. Casi siempre hacen sonar la alarma porque aprovechamos los bolsillos para llenarlos de cosas útiles, algunas de ellas metálicas: encendedor, llaves, monedas. Sacar todo eso de los bolsillos, colocarlo en una bandeja y luego volverlos a poner cada uno en su sitio no sólo es una pérdida de tiempo sino un momento feo de nerviosismo. Además, casi siempre hay algún bolsillo escondido que nos hemos olvidado de vaciar.Y sigue sonando la alarma. Y nos siguen mirando feo.

 

Collares y pulseras de metal

 Las pulseras y los collares, especialmente si son grandes, siempre disparan el detector de metales. Sacarse una pulsera suele ser fácil, pero un collar no siempre es tan sencillo, lleva tiempo y, sobre todo, un poco de paciencia. Y la paciencia es algo que en un aeropuerto, con un oficial que sospecha mirando y personas detrás impacientes, no es fácil de mantener. Mejor, o te quitás todo eso antes o los ponés en la valija para usarlos al llegar a destino.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades