La seda natural quiere seguir siendo natural

Los laboratorios no pueden imitar a la naturaleza. Lo mejor que consiguen, hasta ahora, es un buen nylon. La seda producida por arañas – no el famoso gusano – es de varios tipos y tiene inmensas posibilidades. Pero es escasa.

<p>Algunos científicos están dando un rodeo al problema de la arena y procuran reinventar la única seda que es abundante, la que producen los gusanos de seda. Están reconstituyéndola para hacer materiales que tengan la posibilidad de ir mucho más allá que el sueño del chaleco salvavidas. <br />
<br />
Entre ellos figuran David Kaplan y su equipo de la Tufts University, cuyas creaciones tienen posibilidad de ser aplicadas en medicina y en muchos otros campos de la actividad humana. <br />
<br />
Durante siglos y siglos, comenzando en China, la seda comercial se produjo cultivando gusanos de seda. Las larvas de una polilla, Bombyx mori — que, a diferencia de las arañas, no tienen inconvenientes en comer hojas y producen el material en cantidades suficientes para hacer una cosecha. El problema es que sólo producen un tipo de fibra mientras que las arañas son múltiples. <br />
<br />
Los esfuerzos por hacer sedas análogas a las de las arenas han dado como resultado materiales que no son demasiado diferentes de otros polímeros. Eso quiere decir que no se diferencian en mucho de un buen nylon. <br />
<br />
La seda natural es una proteína fibrosa, produce en las glándulas dentro de la arena o gusano y algunos otros insectos. Lo que esas criaturas hacen es algo que ningún laboratorio ha podido lograr: controlar la química de manera tan exquisita que la seda, que es un líquido dentro del organismo, se convierte en sólido al salir. <br />
<br />
Una de las principales ventajas de la seda natural es la forma en que las proteínas están organizadas. Se combinan de manejas complejas que dan a cada seda propiedades únicas. Los científicos no han podido hasta ahora replicar esas combinaciones pero los esfuerzos siguen y se multiplican. Seguramente no pasará mucho antes de que el mundo tenga novedades sobre el resultado de tanta investigación.</p>

<p>Como dicen algunos investigadores de la seda, si las ara&ntilde;as fueran vegetarianas gregarias el mundo ser&iacute;a diferente. Porque ellas son maestras naturales en fabricaci&oacute;n de la seda, y en millones de a&ntilde;os de evoluci&oacute;n desarrollaron sedas que &uacute;tiles para la gente, desde una pasta pegajosa parecida al dent&iacute;frico hasta hilos estirables. <br />
<br />
Porque las ara&ntilde;as no producen un solo tipo de material, seg&uacute;n explican investigadores de la Universidad de California que estudian la evoluci&oacute;n gen&eacute;tica de las ara&ntilde;as: &ldquo;Por donde se mire en la naturaleza se descubren soluciones que ya est&aacute;n hechas. &iquest;Se necesita pegamento? Hay una seda que ya es pegamento&rdquo;, dice la investigadora Cheryl Hayashi. <br />
<br />
Desde hace a&ntilde;os se viene hablando de la gran promesa la seda de ara&ntilde;a: que un d&iacute;a podr&iacute;a ser usada para hacer cables m&aacute;s fuertes que los de acero, por ejemplo, o chalecos antibalas m&aacute;s eficaces que los hechos con Kevlar. <br />
<br />
Pero siempre se tropez&oacute; con un peque&ntilde;o gran obst&aacute;culo: las ara&ntilde;as no producen material suficiente. Aunque una sola de ellas puede producir cinco tipos de seda, no hace mucho de cada una. Obtenerlas en cantidades comerciales es una imposibilidad pr&aacute;ctica &mdash; las ara&ntilde;as son bichos solitarios y requieren una dieta de insectos vivos; algunas son can&iacute;bales. O sea, cultivarlas no es una posibilidad.<br />
<br />
Los investigadores trabajan desde hace tiempo para superar esta limitaci&oacute;n intentando desentra&ntilde;ar el secreto de la capacidad de la ara&ntilde;a para hacer seda, con el objeto de poder hacerla en laboratorio o mediante transmisi&oacute;n gen&eacute;tica de esas habilidades a otros organismos que podr&iacute;an producir seda en cantidad. Pero hasta ahora los materiales producidos carecen de la resistencia, elasticidad y otras cualidades de la seda natural.<br />
<br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades