Imperio Murdoch, víctima de una guerra entre esposas

Tres mujeres juegan el destino de la dinastía Murdoch. Una es Anna Mann (61), segunda esposa del magnate y madre de Lachlan, James y dos hijas. Otra es Sarah (30), mujer de Lachlan. La tercera es Wendy Deng (36), cónyuge actual de Rupert.

Entretanto, dos niñas -3 y 2 años- son fichas de un tablero que no conocerán en años: Chloe y Grace, hijas de la segunda esposa de Rupert Murdoch. Ambas –mejor dicho, las intrigas de su ambiciosa madre- tuvieron que ver con la abrupta renuncia de Lachlan, hijo mayor y hasta hace poco príncipe heredero de Rupert.

Wendy libra desde hace algunos una guerra sin cuartel contra Anna, madre de los medio hermanos de Chloe y Grace. También pelea con Sarah, que tuvo hace poco una niña de Lachlan. Sin duda, la clave reside en los hijos de Wendy, Sarah y su cuñada, la mujer de James.

La partida es a varias puntas. Están, verbigracia, los derechos dinásticos de James, ahora elevado al rango de delfín , con menos poder ejecutivo que el hoy exilado hermano mayor. Lo siguen sus hermanas Elizabeth (37 años, dejó la firma al casarse son Matthias Freud, biznieto de Sigmund) y Prudence (46), hija del primer matrimonio de Rupert, saludablementer ajenoa a los nmgecoio del clan.

En síntesis, hay dos familias Murdoch. Una es la inicial, derivada de los dos primeros casamientos. Otra es la creada en torno de la tercera esposa, la china Wendy. Obviamente, el monraca de 74 años está muy sujeto a su influencia y, con el tiempo, podría preferir a Chloe y Grace por encima de los hijos mayores. Ademán, Wendy es mucho más joven que la otra “ex” y puede esperar el fin de Rupert. Sólo tiene que empujar a segundo o tercer plano a los vástagos de Lachan y James.

Entretanto, dos niñas -3 y 2 años- son fichas de un tablero que no conocerán en años: Chloe y Grace, hijas de la segunda esposa de Rupert Murdoch. Ambas –mejor dicho, las intrigas de su ambiciosa madre- tuvieron que ver con la abrupta renuncia de Lachlan, hijo mayor y hasta hace poco príncipe heredero de Rupert.

Wendy libra desde hace algunos una guerra sin cuartel contra Anna, madre de los medio hermanos de Chloe y Grace. También pelea con Sarah, que tuvo hace poco una niña de Lachlan. Sin duda, la clave reside en los hijos de Wendy, Sarah y su cuñada, la mujer de James.

La partida es a varias puntas. Están, verbigracia, los derechos dinásticos de James, ahora elevado al rango de delfín , con menos poder ejecutivo que el hoy exilado hermano mayor. Lo siguen sus hermanas Elizabeth (37 años, dejó la firma al casarse son Matthias Freud, biznieto de Sigmund) y Prudence (46), hija del primer matrimonio de Rupert, saludablementer ajenoa a los nmgecoio del clan.

En síntesis, hay dos familias Murdoch. Una es la inicial, derivada de los dos primeros casamientos. Otra es la creada en torno de la tercera esposa, la china Wendy. Obviamente, el monraca de 74 años está muy sujeto a su influencia y, con el tiempo, podría preferir a Chloe y Grace por encima de los hijos mayores. Ademán, Wendy es mucho más joven que la otra “ex” y puede esperar el fin de Rupert. Sólo tiene que empujar a segundo o tercer plano a los vástagos de Lachan y James.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades