Holanda se preocupa por ancianos con Alzheimer

Quien se pregunta hoy por qué los viejos se esfuerzan por no parecer viejos no tarda en encontrar respuestas. La vejez ha llegado a significar, en muchos casos, no sólo temor a la muerte sino además pérdida de poder adquisitivo, de calidad de vida, de respeto y hasta dependencia de terceros.

Cuando además la vejez llega con Alzheimer, o sea, con pérdida de memoria, desorientación y olvido de todos los conocimientos que se tenían, entonces además la vejez significa también pérdida de la dignidad. Vivir con hijos que se impacientan y se enojan, con nietos que se ríen porque no entienden, debe ser, con toda seguridad, una humillación permanente para el anciano que padece la enfermedad. Porque, no con equivoquemos, esas personas tienen pantallazos de lucidez, que aunque breves, alcanzan para darse cuenta del drama en que están inmersos.

 

Varios siglos después de que Shakespeare describiera los síntomas de esos desvaríos en su “Rey Lear” todavía no se ha encontrado una buena forma para cuidar a esos enfermos. Con el envejecimiento contsnte de la poblacion mundial, hoy uno de cada tres ancianos muere sufriendo demencia senil. El proceso k de descubrir y solventar el cuidado a largo plazo es difícil tanto para los pacientes como para sus familiares. Loe encargados de duidarlos en los jeriátricos están mal pagos, con demasiado trabajo y no dan, en general, el cuidado adecuado que debería esperarse de ellos. O sea, que en términos generales, la sociedad mundial no está preparada , desde el punto de vista financiero, de ingraestructura o social para un futuro con muchosj viejos enfermos.

 

La excepción está, sin embargo, en los Países Bajos, más precisamente en Holandadonde se ha experimentado con una idea novedosa: un puedo diseñado exclusivamente para pacientes con Alzheimer. En los alrededores de la ciudad de Weesp, bastión del progresismo social, han creado un pueblo habitado por pacientes de Alzheimer y sus cuidadores. El pueblo, denominado De Hogeweyk, se está convirtiendo en modelo para el resto del mundo.

 

Hogeweyk, desde cierta perspectiva, parece un fuerte, Un compacto de departamentos y edificios cerrado al mundo exterior con puertas y cercas de seguridad. Pero adentro, tienen su propio mundo, completo: restaurantes, cafés, supermercado, jerdines, un boulevard peatonal y muchas cosas más.

La idea fue diseñarles un mundo que mantenga tanta semejanza con la vida normal como sea posible, sin exponer a los pacientes a ningún tipo de peligro.

Por ejemplo, hay un tíntoma muy generalizado que es la urgencia por salir a vagar, sin aviso, que ha obligado a muchos centros a imponer la estricta ley del encierro En Hogeweyk, el interior del perímetro de seguridad es su propia pequeña ciudad, lo cual significa que los pacientesse pueden mover como quieran sin exponerse a peligro.

En cada departamento viven ocho personas, con cuidadores incluidos que visten ropa común y la relación con ellos es única. Los residentes ayudan en todo, desde cocinar hasta limpiar. Pueden comprar lo que quieran en el almacén, pueden ir a la peluquería. Esa posibilidad de realizar sus rutinas habituales les da una mejor calidad de vida.

Lo que Hogewey sugiere es que lo que separa a las personas con demencia de las que no la padecen es poco, casi una apariencia. Lo que se busca con una ciudad adaptada a sus ciudadanos es la deshumanización que invade a las personas a través de atención médica a largo plazo.

 

 Se busca lograr apariencia de vida normal.

 

 

 Calles tranquilas y seguras para deambular.

 

Solo se admiten casos graves de demencia senil. Las vacantes son raras puesto que se libera algún lugar cuando alguno de los residentes fallece, y la residencia trabaja a capacidad plena desde su apertura en 2009. Hogewey es financiada primeramente por el gobierno holandés y su construcción costó algo más de US$ 25 millones. El costo de mantenimiento de es unos US$ 8.000 por mes, pero el gobierno subsidia a los residentes (que tienen todos habitaciones individuales) en distinto grado; la cantidad que paga cada familia está basada en su ingreso, poero nunca supera los US$ 3.600.

Para poner esto en perspectiva, bastarà con salir a averiguar cuànto cuesta en Argentina una habitaciòn privada en un geriàtrico de primera calidad. 

 

 

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades